CHESHIRE CAT (THE BOUNCING): Green Grin (Autoproducido 2014)

17/9/14
cheshire
cheshire2 Ya están de nuevo estas dos muchachas mostrando lo suyo. Ya están de nuevo demostrando que muchas veces menos es más y que los excesos barrocos, otras muchas veces, no son necesarios. Ya están otra vez aquellas que con Show Its Tail nos contaron que, si tienes muchísimo talento y creatividad, un bajo, una batería y una voz bastante personal pueden ser suficientes. Suficiente se queda corto, en este caso el resultado es extraordinario. Y es que las del gato consiguen sonar frescas y distintas pese a que se noten las cien mil influencias. También eso es extraordinario. Lady Of Altamont y Sabatel recrean lo mejor de los más teatrales y excesivos Virgin Prunes, lo más oscuro de toda la batcave ochentera británica y lo más gélido de la coldwave francesa clásica. Y lo recrean añadiendo al cóctel más locura, más oscuridad, más fuerza y más energía (esquizoide, claro). El resultado es fascinante. Ya lo era en el disco debut y lo sigue siendo en esta nueva demo.

Corta, muy corta. Cuatro temas solo. Cuatro temas con la intervención del gran Federico Iovino (The Land Of Passion, Popoï Sdioh) en la grabación y mezcla final, que ha sabido mantener el espíritu “artesanal” o casi de las canciones. Bueno, del proyecto en general. Digo esto porque incluso la (deliciosamente grotesca y macabra) portada desprende ese aura a trabajo cuidado, casero (en el mejor de los sentidos) y con enjundia y profundidad. Diseñada y dibujada por la propia Sabatel, resume de algún modo quienes son estas Cheshire Cat (The Bouncing). Pero vayamos con lo musical: Alchemy es el nombre elegido para el primer corte de la maqueta. La batería cíclica y repetitiva va guiando toda la canción para que el machacón bajo y la a ratos enloquecida voz de la Sabatel redondee el trabajo. Una pieza ochentera, eléctrica, oscura, teatralizada, quizá excesiva a veces… Un muy buen comienzo. Mary Had A Lil Lamb es distinta. Más grillada, más loca, más aguda, más cambiante. Los gorgoritos insanos y perturbados acompañan una conmoción continua, preñada de mal rollo, del bueno, del que apetece disfrutar. Macabra la emoción, alucinante la forma de expresarlo. Me recuerda un poco a los infravaloradísimos Sleeping Dogs Wake de sus mejores momentos. Pero con un toque todavía más inquietante. Dramáticamente redonda, son cinco minutos de desquicie maravilloso. Have You Ever Tried… (To Catch A Kitty?) es más acelerada y bizarra todavía. El bajo en una forma espléndida, la batería perfecta en su engañosa simplicidad y los excesos vocales (versátiles, capaces de transmitir un montón de sensaciones diferentes) llevando el peso en un crescendo rockandrollero, pantanoso y al mismo tiempo oscurísimo. Un ejercicio elegante, perturbador e hipnótico. Una de esas canciones que no cansan. La demo termina con Beast. Ritmos cercanos (de nuevo) al r’n’r oscuro. Gusto por lo extremo y lo macabro. Aires a buen psychobilly, bastardo de otros muchos estilos, entre ellos un afterpunk seminal de lo más sugerente. Compases más complejos para cerrar un CD cuyo único defecto (que no lo es realmente) es que es cortísimo. Esperemos que solo sea anticipo de algún próximo LP. Digo esperemos porque este es muy muy bueno. Aunque sepa a poco.


0 comentarios: