IMPRESIONANTE CARTEL DEL SGM FESTIVAL EN SU SEXTA EDICIÓN

24/6/14

ANA CURRA PRESENTA EL ACTO, 13 y 14 de junio de 2014, Sala El Sol y Sala Shoko, Madrid

14/6/14
Y llegó el día. Dos años largos después de su presentación en Madrid, tras una larguísima gira dentro y fuera de España, la criatura ponía fin a su periplo, de nuevo en Madrid. Esta vez, serían dos noches consecutivas, una a lo grande en la Sala Shoko y otra más íntima en la Sala El Sol (en un principio exclusiva para compradores del pack Premium, aunque luego se ofertaron entradas individuales también). Para ello, la misma banda de toda la gira, lógicamente, acompañando a Su Siniestrísima Majestad (como la presentó Manolo UVI): el susodicho al bajo, José Battaglio y Cesar Scappa a las seis cuerdas y Rafa Le Doc a las baquetas. E invitados, también invitados.

IMG_2799


IMG_2739
El primer acto de este último acto de Ana Curra Presenta El Acto (valga la triple repetición) fue en la Sala El Sol, en viernes primaveral y con fútbol al fondo. Obligada visita al puesto de merchandising (curioso que los precios variaran de un día a otro, con algún artículo más caro el sábado y algún otro más barato. ¿Ajustes? Ni idea): varias camisetas incluyendo alguna de la minigira mexicana, bolsos de tela, la edición especial limitada del vinilo publicado para la ocasión… Buen material que rápidamente llenó manos y vació bolsillos, como ha de ser. La sala con tres cuartos de entrada largos, suficientes para que hubiera ambiente y adecuados para presenciar el espectáculo de manera cómoda. Sí, he dicho espectáculo, pues eso era y no otra cosa lo que esperaba encontrar. No la reivindicación de nadie (quien pudiera haberlo hecho nunca lo necesitó); no la respuesta a nada; no la enésima vuelta de tuerca a ningún repertorio antiguo. Sólo (no es poco) espectáculo y la oportunidad de ver, escuchar y divertirme con un puñado de canciones que el que tuvo ocasión, disfrutó en su momento y que estos y los que no lo vivimos pudiéramos hacerlo otra vez. Entrar en más cuestiones me parece como poco temerario. Ahora, eso sí, espero que los adalides del “deja el legado como está” no sean tan hipócritas de dejarse los cuernos saltando y bailando cada vez que cualquier cantamañanas versionee Quiero Ser Santa, Autosuficiencia o Un Día En Texas. Ahí sí que el legado debe quedarse donde está.

IMG_3071

Pero vamos al grano sin perder más tiempo en algo que no interesa más que a cuatro porteras: lo que aconteció aquel viernes. Se resume rapidito. Si juntas un repertorio que (con sus luces y sombras) todo Dios en aquesto del siniestreo lleva coreando treinta años con una banda más que solvente, lo aderezas de una puesta en escena sobria pero cuidada, llevas dos años girando con la misma gente esa colección antes dicha… pues te sale lo que vimos aquel viernes. Un espectáculo con mayúsculas. Con sus momentos de dar botes y gritar en himnos como Unidos o Jugando A La Cartas; con sus pelos como escarpias en Esa Extraña Sonrisa; con la inclusión excelentemente interpretadas de canciones que no podían faltar como El Acto, Ahora Quiero Ser Tu Perro, Quiero Ser Santa, Yo No, Esto No es, Te Gustará, Todo El Mundo, Tengo Un Pasajero, Sangre, y, por supuesto, Nacidos Para Dominar o Héroes; con sus sorpresas en forma de temas de Seres Vacíos o en la recuperación de aquel primigenio y seminal Todo Sigue Igual (que terminó convertido, creo, en Te Gustará). Todo con un sonido excelente (como dijo alguien, la responsable de la sala hace “sus deberes”) y un grupo al que se le notaba muy mucho todos estos meses de ensayo y concierto. Conjuntados y siguiendo sin pestañear a una Curra que viéndola bailar y brincar sin desfallecer parece tener (ays la envidia) treinta años menos.

IMG_2483

Además apareció por allí el bueno de Rafa Balmaseda (preciosa dedicatoria a Eduardo Benavente, dónde esté) para aportar su bajo durante algunos temas, con mención especial a la sección “Seres Vacíos” que fue simplemente escandalosa: Más, Pájaros De Mal Agüero, Desnúdate y Ratas. Impresionante. Se pasó el concierto volando, cuando quise darme cuenta estaba ya casi esperando los bises. Tres incombustibles Adictos A La Lujuria, Autosuficiencia y Un Día En Texas. Con la locura ya desatada, increíble (y esperado) final. El resultado me pareció menos conmovedor que hace dos años (allí estaba todo mucho más a flor de piel y se notaban más ciertos nervios) pero también más y mejor ensamblado, menos nostalgia y más energía. Distinto y no sé si mejor. Sí sé que, de nuevo, me lo pasé como un enano. Y eso es lo que, al menos yo, le pido a un espectáculo, del tipo que sea. Quedaba además lo del día siguiente, ya para más gente, menos fiesta privada y más –suponía- “generalista”. El sábado añadiría o quitaría razones.

IMG_3091

Más pronto, mucho más, comenzó el acontecimiento sabatino. Era aún de día cuando el humo llenó el escenario de la Sala Shoko, más pequeña de lo que pensaba pero llena a rebosar. Muchas caras coincidían con las del viernes pero también había notables ausencias y, por supuesto, mucha más gente: el aforo máximo será aproximadamente el triple y como digo, estaba lleno. Entre el humo se acerca Ana Curra, con una capa calada con capucha y entre acordes de réquiem. Perfecta intro. En seguida, los primeros acordes de El Acto, que como el día anterior, abrían el recital. Algo es diferente al viernes. Continúa el buen sonido y el concierto avanza a ritmo parecido. Hay diferencias en el setlist (sobre todo porque faltan la inédita Todo Sigue Igual y la mitad de lo de Seres Vacíos – sólo se mantienen Más y Ratas-, la parte Parálisis es la misma aunque añadiendo Vamos A Jugar) pero no es solo eso, es algo más profundo, aunque no peor (indefinible para mí, es una sensación). El contacto con la gente es, obviamente, menos cercano pero las proyecciones y el mayor tamaño del escenario enriquecen el conjunto.

IMG_3300


Poco a poco se desarrolla el setlist, tan bien interpretado como decíamos del viernes y, quizá, sólo quizá, todavía más energético, más expansivo. La ausencia de intimidad (el escenario está demasiado lejos para que te salpique el sudor) se suple con las proyecciones del fondo, muy cuidadas. La falta de temas de Seres Vacíos (repite Rafa Balmaseda, un placer siempre) se reemplaza por la aparición de nuevos invitados: Dei Pei y Tere, de Desechables, convocados para recrear aquel himno “La Oración”. Han pasado muchos años, se nota en la ausencia el furor adolescente del que un día hicieran gala, pero aún con ello me encantó la versión.

IMG_3827

No sería la última sorpresa pues después de dejarse César Scappa parte de la garganta en Esto No Es (originalmente de Escaparates, aquel efímero y seminal combo que compartieron el citado, El Angel, El Porras –entre el público el viernes, dónde también la cantó César- y Eduardo), Ana presentó Adiós Reina Mía, del “único grupo honesto del mundo” Eskorbuto. Otro himno… Llegaba ya con esto el final (tras Jugando A La Cartas y Todo El Mundo), pero quedaba la presentación de “la criatura”, el videoclip creado ad hoc de Unidos. Un estupendo corto hace de intro y se desata (otra vez, van muchas ya) la euforia en las primeras filas. Quedan aún los bises, los mismos (lógico) que el día anterior y la despedida. El final de este proyecto que ojalá tenga continuidad –quisimos adivinarlo así en las palabras de la Curra, pero puede que el deseo confunda realidades- con nuevos temas o con nuevos formatos. Sería una pena que se rompiera lo que en dos noches consecutivas demostró ser una BANDA. De nuevo con mayúsculas. Queda la sensación de que aún tienen mucho que decir en conjunto.

IMG_3252


OBERER TOTPUNKT: Desiderat (Danse Macabre 2014)

9/6/14
Oberer Totpunkt son Michael Krüger (música y batería) y Bettina Bormann (letra y voz), dúo alemán desde 2006 que en este su cuarto álbum, “Desiderat”, nos presentan una fantástica combinación de letras apocalípticas y música acorde a éstas sin resultar ni repetitiva ni machacante. Desde la primera escucha me gustaron más de lo que pensaba que iban a hacerlo, pese a que tengo cierta predilección por las bandas alemanas. Así que con “Es war Immer So” (Siempre fue así) , la primera canción, oscura y agresiva tanto en la letra como en su base, y el hecho de que la letra esté recitada (como en una gran mayoría de las canciones) le dan un punto oscuro y morboso que empezó a engancharme.

“Langfristig Gesehen Sind Wir Alle Tot” (“A largo plazo todos estaremos muertos”) como se encarga Bettina de repetirnos en varios idiomas, incluido el nuestro, a lo largo de la canción, tiene un sonido algo más electrónico tradicional sin dejar ese lado oscuro y agresivo que tienen Oberer Totpunkt en general.

“(Das Ist Nicht) Menie Welt” (“(Este no es) Mi Mundo”) es mi favorita del disco. De esas que te hacen subir el volumen un par de puntos más para que te tralle bien la cabeza y los oídos; diferente a las anteriores es un llamamiento a la revolución, tanto en la letra como sólo escuchando la música, transmite lo que quiere decir. Lo bueno de “Desiderat” es que cuando más o menos crees que ya sabes por dónde va a ir el resto del disco, (que ya te parece que va a estar muy bien), aparece “Geisterfarhrt” (Paseo Fantasma) y cambia por completo el estilo con guitarras cañeras y coros , sin dejar las historias tétricas y profundas de sus letras . “Das Leben Wartet Nicht Auf Dich” (La vida no te está esperando”) es de las que necesitas saber alemán porque si no recuerda a las música de las cintas de relajación, a lo que ayuda la voz de Bettina pese a que su letanía es todo lo contrario a una cinta de autoayuda. Si sabes alemán, no te la pongas para dormir o te levantarás con ganas de cortarte las venas.

Con “Spiegel Im Kafig” (“Espejo en la jaula”) vuelve el sonido puro electrónico de sintetizadores como en “Alle Lügen” (“Todos mienten”) ambas con una letra tortuosa sobre la soledad y las mentiras a las que estamos sometidos. Las dos, más que canciones se las podría considerar performances, son para verlas en directo. Pero como ya he dicho que lo bueno de Oberer Totpunkt es que no puedes decir que son lineales, en “Nur Im Traum” (Sólo un sueño) encontramos una música y letra mucho más positiva, para saltar a “Fremde Seele” (Extraños”) animada, movida, con la velocidad y ritmo del tecno de los noventa, incluso se podría decir que la letra habla de amor (sumiso, pero amor), y por primera vez la letra no es recitada, pero tampoco cantada, y como siempre perfectamente adecuada a la base musical.

Y siguiendo este ritmo algo más, podría decirse, comercial “Sei Auf Der Hut” (“Estad en guardia”) , contiene una base notablemente más repetitiva (y bailable a la vez, como ordena en la letra), y pese a sus ocho minutos de duración no se hace nada pesada (algo que suele ocurrir con la música electrónica, que a veces un par de minutos, sobran) , para acabar el disco con “Hab Keine Angst Mein Freund” (“No tengas miedo, amigo mío”) donde las palabras superan en importancia a la base rítmica, y se despiden de nosotros con un “Manten la calma. Descansa un poco. Nunca me olvidaré de ti”.

Estaba segura de que podía existir la combinación de música electrónica con voz femenina que no suba el azúcar al tercer compás, y en Oberer Totpunkt la tenemos. La voz de Bettina, simplemente recitando, resulta tan variable y enigmática, que tan pronto te pone firme y te invita a la revolución como te sume en un relajante mantra donde cada una de sus impresionantes y trabajadas letras te sumergen en un trance tortuoso, triste o desesperante o te devuelve la esperanza a su antojo, siempre perfectamente combinada con la música que engancha en cada tema tanto si entiendes alemán como si no. Y conseguir eso con una música electrónica cuya cualidad básica es ser repetitiva, que Krugër haga que cada canción sea rítmicamente diferente a la anterior , y que después de unas cuantas escuchas las canciones se sigan manteniendo “frescas”, convierten a “Desiderat” en un disco muy recomendable.

Texto: Chatarrera Nórdica