GIRA ACÚSTICA EUROPEA DE BRIGITTE HANDLEY (THA DARK SHADOWS)

27/4/14

De momento, sin fechas para Madrid...



RAKTA: Rakta EP (Dama Da Noite Discos & Nada Nada Discos 2013)

22/4/14

Hace algunas semanas hablaba en una tienda de discos con dos buenos amigos sobre la evolución de los sonidos en la música. Cierto es que muchas de las bandas, llegadas a un punto, deciden evolucionar, no sólo porque acaban cansados del sonido practicado hasta ese momento, sino porque a fuerza de escuchar nuevas bandas y otros estilos musicales, sus influencias van haciendo que sus composiciones y su forma de transmitir lo que sienten vaya variando. De la misma manera, hay nuevas bandas influenciadas por esos sonidos “pasados” que tanto nos gustan y que quedan claramente plasmadas en sus discos. Y este es el caso que nos ocupa…

Cuando una mañana recibes un mensaje de un buen amigo diciéndote que hay una banda brasileña que merece (y mucho) ser escuchada, surge entonces el ansia por comprobar cuál es la propuesta musical recomendada. Localizo el disco e inmediatamente paso a escuchar los temas… Con ganas, muchas ganas… Y van cayendo, uno tras otro.

La primera impresión no siempre es la que cuenta, con lo que tras esa primera escucha, me meto de lleno en una segunda, para tratar de darme realmente cuenta de lo que estoy oyendo. Y sí… suenan bien, pero que muy bien… Y en seguida me doy cuenta de que tengo que hacerme de inmediato con el vinilo…


RAKTA son una banda de Sao Paulo formada por 4 chicas muy jóvenes y con muchas ganas (Paula, Carla, Natha y Laura), y editaron este vinilo 12’’ de 6 temas en diciembre del 2013 (aunque fue grabado justo un año antes, en noviembre de 2012). Las influencias de la libertad filosófica y musical del post punk de los primeros años 80 y la psicodelia son patentes desde el mismo inicio del disco con el sobresaliente “Run to the forest – Repetition”.

En éste caso, y rompiendo la tradición de las críticas de discos, no voy a hablar de cada uno de las composiciones por separado, para que el oyente se enfrente a ellos sin “la mala costumbre” de conocer de antemano “a que suenan” esta sorprendente banda. Sí describiré su música como ellas la entienden: Pura energía femenina desde la misma tierra, expresada en sonidos distorsionados de bajo y guitarra, ambientes atmosféricos en los teclados (un peculiar “krautrock” repetitivo) y la poderosa voz de Paula… Según ellas mismas “un ritual pagano en un bosque donde la brutalidad de los edificios de hormigón de Sao Paulo tomó el lugar que ocupaban los árboles y la naturaleza”. Misticismo y reivindicación unidos…


En definitiva, estamos hablando de un disco sin fisuras, muy directo, arrollador y notable en cuanto a su ejecución y su propuesta. Existe un magnífico futuro para estas chicas…

Sinceramente IMPRESIONANTES… Un 9 sobre 10…

Texto: Jesús Der Erzengel


SESIÓN DE PROFUNDIS 10 DE MAYO DE 2014

20/4/14



LAS NOVIAS: QUIEN NO SE RINDE BRILLA INVICTO

10/4/14
Las Novias han publicado recientemente su cuarto LP: Invicto. Porque es buenísimo y porque les teníamos “ganas” desde hace más de veinte años, decidimos entrevistarlos. Decidieron aceptar, además. Generosamente. He aquí cuánto:




- Sois un grupo sobradamente conocido por cualquier aficionado a la música que se precie (y nos consta que nuestros lectores los son), pero aún así, ¿querríais presentaros por si hay por aquí algún despistado?

Las Novias es un grupo de largo recorrido, formado por tres adolescentes -Toño Leza, Óskar Díez y Pedro García Ferrer- a finales de los 80 y que funcionó como cuarteto -con Roberto García como batería- durante el s. XX. Desde su marcha hemos cambiado dos veces de batería; del actual, Luismi Yoldi, esperamos una relación duradera.
No nos hemos prodigado demasiado. Somos un grupo semioculto. Hemos editado discos con cuentagotas -el último es el cuarto de larga duración- y hemos tocado cuanto hemos podido; ahora, más bien, cuando nos apetece.
Empezamos “a lo grande” (Sueños en Blanco y Negro, 1992), con contrato con multinacional y presencia en los principales medios de radio y televisión. Sabemos lo que es tocar en lugares como el estadio de La Romareda o el Palau Sant Jordi, ver grandes colas de gente en la Gran Vía madrileña esperando en una firma de discos; salimos a tocar al extranjero (Bélgica); creamos nuestra propia discográfica “A la Inversa Records” con el que fue el productor de nuestros dos primeros discos, Enrique Bunbury pero el proyecto terminó enseguida.
Después de nuestro segundo disco -Todo/Nada sigue igual, 1995- espaciamos nuestra presencia y con Discos del Amor y del Odio -gracias, Santi Rex- editamos Largo Tiempo Esperando, un mini-LP que incluía versiones de algunos de nuestros primeros maestros: Gabinete Caligari, Parálisis Permanente y Leño. Por el camino se perdieron temas que nadie o casi nadie ha oído y que tal vez hubieran encantado a nuestrxs seguidorxs, ahora que lo pienso.
Después -creo- desaparecimos de la escena pública, pero nunca hemos dejado de ensayar y tomar cervezas juntos: el grupo es la forma en que hemos vivido nuestra valiosa amistad. Con el cambio de siglo, Roberto se nos fue a Belgrado y pareció que era el fin. Ainhoa Tilve, nuestra factotum de toda la vida, fue decisiva en ponernos las pilas y sacarnos de nuestro local de ensayo: creó www.lasnovias.org al tiempo que preparábamos temas nuevos. Nacho Serrano, de Niños de Brasil -nuestro grupo hermano-, nos arrastró -¡y nosotros nos dejamos arrastrar encantados!- a su estudio Atmósfera. Ego (2009) e Invicto (2014) han salido de ahí, con Nacho como productor.

- Después de tanto tiempo dando el callo, con una trayectoria tan sólida como la vuestra, no os queda nada por demostrar a nadie. ¿Qué persiste de aquellas Novias de los primeros noventa?

No creo que el grupo haya cambiado demasiado. Seguimos trabajando esencialmente de la misma manera. Lógicamente nuestras expectativas han variado. Entonces soñábamos con hacer cosas grandes y vivir una vida de R’n’R. Ahora nos damos cuenta de que lo grande era algo muy parecido a lo que hemos conseguido y no aquellos sueños más estandarizados. ¿Hemos cambiado? Hombre, nos creemos más sabios, pero seguramente sólo somos más viejos. Cualquiera que nos conozca y le preguntes, te dirá que seguimos siendo los mismos.

- De todos vuestros trabajos anteriores, tan parecidos (en el buen sentido) y al mismo tiempo tan distintos, ¿con cuál os quedaríais y por qué?

Por cercanía, con EGO. Nos parecía y nos sigue pareciendo un disco extraordinario y sin desperdicio. Reescuchándolo últimamente tengo la impresión de que no ha perdido ni un ápice de su fuerza y frescura. Sin embargo, para la mayor parte de la crítica y el público pasó inadvertido. En nuestra tierra, nos valió el premio a Mejor Grupo del año, lo cual es ciertamente un agradable reconocimiento, pero te quedas con la sensación de que es un disco que podría haber llegado infinitamente más lejos. En todo caso, cada disco devora e incorpora al anterior y por eso -en su diferencia- comparten tantas cosas.

- Cinco años después de “Ego”, largo tiempo esperando, vuestro nuevo disco por fin está en la calle… El hecho de haber invertido todo este tiempo en hacerlo, ¿qué creéis que aporta al sonido?

En el tiempo de los relojes ha sido mucho el tiempo transcurrido, en el tiempo del trabajo ha sido menos. Bromeamos diciendo que nos ha costado dos años pero sólo los miércoles. El sistema social y económico que se nos impone a todos, no sólo te exige trabajar, sino que te demanda con cada vez más insistencia todo el tiempo disponible. El grupo nos ayuda a escapar de eso y a combatirlo, pero es complicado. Es el disco más cuidado en cuestión de arreglos y de estructuras. En las grabaciones anteriores nos plantamos en el estudio con los temas bastante definidos y acabados. En este, después de hablarlo con Nacho, decidimos darnos el lujo de hacerlo de otra manera. Llegamos a la grabación con los temas deliberadamente crudos, sin demasiados arreglos pero con muchas ideas por probar, con la intención de darles su forma final en el estudio. Hemos tratado cada tema como si fuera el “single”. De hecho, El León Enjaulado ha salido de single (“videosingle” más bien) porque la camarera de un bar, una china muy amable, sacó la boleta entre tres.


- Sacar un disco hoy en día, con la que está cayendo, se hace ¿por qué motivo? ¿Quizá hay un cierto romanticismo en la banda, no sólo en las letras sino también en el propio concepto de grupo?

Sí, nos sentimos muy cercanos a ese espíritu. Poner en marcha, mantener encendida la máquina de crear -especialmente cuando se trata de algo colectivo como un grupo de rock- es una excelente escuela. Como músicos nos sentimos absolutamente soberanos y libres y eso nos marca como personas. No rendimos cuentas a nadie más que a nosotros mismos. Hacemos las cosas -eso sí- desde un enorme respeto a nuestros seguidores. Ellos son Las Novias tanto como nosotros aunque de una manera diferente.
Respecto a editar un disco, no lo dudamos: el rock tiene un punto fetichista, nos gusta el objeto, la portada, la carne no exclusivamente el espíritu. No se trata sólo el hacer buenas canciones y colgarlas en internet: el objeto, el disco tiene su encanto y a nosotros nos gusta. Y a nuestros seguidores también.

- ¿Qué opinión tenéis de la crisis musical actual? ¿Internet está detrás de parte (o de todos) de los motivos de esa crisis o veis en este “nuevo” medio una oportunidad más que un problema?

La crisis musical actual tiene mucho que ver con los hábitos de la gente, que han cambiado profundamente y con un empobrecimiento de la experiencia inducido por el propio sistema para crear subjetividades más dóciles y sumisas a través del consumo y la reificación. En principio internet es algo maravilloso, el aleph de Borges convertido en realidad. Para gente como nosotros que nos comprábamos discos con cuentagotas a costa de ahorrar alargando indefinidamente las cervezas en los bares, el acceso a la música que te permite hoy internet hubiese sonado a ciencia ficción. Como aficionados a la música es fabuloso. Como músicos, la posibilidad de llegar a cualquier lugar inmediatamente y sin intermediarios, la posibilidad de interactuar diariamente con los seguidores es igualmente un avance extraordinario.
Sin embargo, para una inmensa mayoría de los nativos de internet la música parece haberse convertido en un mero elemento de consumo, otro más, convirtiendo la música en un producto basura que por su aparente sobreabundancia y disponibilidad ilimitada está casi totalmente devaluado. Puede que esté bien que ciertas cosas sean gratis pero eso no quiere decir que carezcan de valor, incluso que sean valiosas. Nos gusta pensar que si la gente ve la música como algo valioso va a acordarse de comprar de vez en cuando un disco o una entrada de concierto. No como quien consume un objeto-basura o una hora vacía ante el televisor, sino como alguien que hace un gesto para recordarte que lo que estás haciendo merece la pena, un guiño cómplice que te dice” joder, ya sé que el alquiler del local de ensayo hay que pagarlo todos los meses” o simplemente “me alegro de que sigáis existiendo”. En ese sentido, nos hemos convertido todos en músicos callejeros para bien y para mal.


- Decías (Toño) el otro día que “Invicto” era como un buen vino, un trabajo para escuchar reposadamente, saboreándolo… Una imagen con la que no puedo estar más de acuerdo. Sin embargo, vivimos tiempos en los que parece que todo tiende exactamente a lo contrario. Siempre a contracorriente…

Es exactamente lo que te estábamos comentando: el sistema en el que vivimos -lo llames capitalismo, espectáculo o como te dé la gana- invierte mucha energía en reducir todo a mercancía, a mero consumo intercambiable, cuanto más vacío y maquinal mejor. Hacerte dueño de tu tiempo para disfrutar de un disco, de un libro, de un paisaje, de un instante -¡o de una manifa!-, imponer tu propia velocidad a las cosas es también un modo de resistencia. Es obviamente ese público el que nos interesa. No aspiramos a ser easy listening.

- Además de lo dicho, “Invicto” es un disco bastante largo e intenso para lo que se estila, catorce temas que no son precisamente breves…

A ningún tema le sobra ni le falta nada. Han querido durar eso y nosotros lo respetamos.

- Pese a que cualquier canción de las vuestras tiene un poso muy reconocible, quizá, por esa fea manía de categorizar, se pueda decir de “Sueños en blanco y negro” que es bastante oscuro; de “Todo/Nada sigue igual”, endurecido y rockero; de “Ego” tal vez más épico… ¿cómo definiríais “Invicto” en un solo concepto?

Invicto. Ten en cuenta que esto ya lo habíamos pensado mucho antes, jajaja.

- Una de esas características que hacen vuestros temas tan identificables es la propia densidad de las letras, con una estructura y un calado tan profundo y cuidado. Incluso los títulos prometen digestiones largas y satisfactorias: Calendas de un fugaz invierno, por poner un ejemplo, propone más poesía que la que pueda haber en discografías completas de tanto “artista”. ¿Qué opináis al respecto?

Siempre nos ha gustado el surrealismo, escapar un poco de los lugares comunes y de lo narrativo, huir de la obviedad y de repetir lo ya sabido. Para eso está ya la propaganda del “es lo que hay”. Cada letra tiene su sentido propio aunque esté hecha de imágenes oscuras y parcialmente ilegibles. Hablan de sentimientos en estado puro, expresados como si no hubieran encontrado aún el lenguaje apropiado, la forma comunicable. A veces se parecen al tumulto del discurso interior asomando incómodamente en la superficie o se esfuerzan en intentar describir simplemente estados de ánimo distintos del sota-caballo-rey. En ese sentido son más realistas que la mayoría de las letras que se hacen por ahí.

- ¿Cómo es el proceso creativo letra-música? ¿Siempre ha sido el mismo o ha variado a lo largo de estos años?

Siempre hemos compuesto nuestros temas de manera parecida: ensayando en el local. Cada vez trabajamos menos con ideas previas. Primero viene la música y después la letra pero después puede volver a variar la música. Nadie piensa las canciones por separado, dejamos fluir juntos las ideas hasta que la canción va emergiendo de entre el ruido. Muchas veces hemos comentado que resultaríamos bastante inútiles y anodinos por separado o en cualquier otro grupo.

- ¿Podríais (y querríais) en pocas palabras describir cada tema del disco?

Buff, tú lo has hecho muy bien en la crítica del disco.

LasNovias_Invicto_HiRes- El diseño (precioso) del disco está también muy cuidado…

Puestos a hacer un objeto, seamos respetuosos con la estética. Lo que decimos de la música y de la secreta y automática complicidad que nos une vale también para Ainhoa Tilve que es la que se encarga de dar forma final a la imagen del disco.

- Las veces que he tenido ocasión de veros en directo (desde aquel lejano concierto en el Revólver (¿1994?) hasta la Semana Gótica de Madrid de 2011 habéis demostrado un sonido demoledor en vivo. Sin embargo, me da la sensación de que os prodigáis muy poco…

Nuestro tal vez equivocado sentido de la honestidad nos sugiere no importunar al público con una sobredosis de actuaciones, aunque es cierto que a veces nos pasamos de frenada. Realmente nos gustaría tocar mucho más pero no siempre es posible. No tenemos mánager y cuando lo hemos tenido tampoco variaba mucho la situación. Somo un grupo “de culto” en el sentido que gustamos mucho a un número relativamente reducido de seguidores y muy concentrado en Madrid, Barcelona y Zaragoza. Siempre decimos que nunca nos han llamado de Huesca para tocar!

- ¿Diríais que un concierto en directo es la mejor forma de disfrutar de vuestra música? ¿Qué parte de vuestro trabajo consideráis más importante, el trabajo en el estudio o los conciertos?

Bromeamos con el hecho de las muchas horas y esfuerzos que ponemos en hacer el disco perfecto, los arreglos, doblar guitarras, bajos y voces... y después, en directo, batería, bajo, guitarra y voz y ¡la gente dice que suena mejor!. Desde luego es un elogio brutal. Tratamos de que nuestros directos sean intensos y nosotros vivimos como un acontecimiento cada uno de ellos. Respecto a la otra pregunta, ya sabes lo que te vamos a responder. A la pregunta de qué es mejor si el instante o lo que permanece, la respuesta ni es fácil ni puede ser obvia.

- ¿Cuándo tenéis pensado empezar con la gira de Invicto? ¿será de forma más o menos inmediata o vais a esperar que el disco se “asiente” un poco?

Más bien lo segundo. Dejamos los conciertos para después del verano, aunque nunca puede descartarse una sorpresa. Queremos que la gente que acuda a nuestro próximo directo disfrute con cada tema del último disco y creemos que para eso hace falta dejar correr un poco el tiempo.

- ¿Qué planes de futuro tenéis?

Ninguno en especial, aunque sabemos que en algún momento habrá que dejar la música para hacer la revolución.


Para terminar, como venimos haciendo últimamente, quiero haceros tres preguntas (también más frívolas, todo hay que decirlo, en el caso de que las anteriores no lo fueran ya bastante).

- De todo el montón de canciones que habéis hecho en todos estos años de carrera, ¿qué tres escogeríais?

Yo (Óskar) te diría que “Eclypse” es una canción superlativa y que sólo una selecta minoría lo sabe. Pero la pregunta es irrespondible.

- Estamos seguros de que un buen número de bandas y de canciones os han influenciado… ¿Qué tres canciones de otros grupos os habría gustado escribir si hubierais podido hacerlo?

¡Cualquier respuesta sería falsa!

- Aparte de las tres anteriores y además de las versiones que ya habéis realizado anteriormente, ¿qué otras tres os gustaría versionar?

Ni idea, ¿En alas de la mentira de Radio Futura?

¡Muchas gracias por todo!

YABANCI: Grimorium (SwissDarkNights 2014)

Ya decía, con motivo de la aparición de Birth (el EP debut de la banda de hace unos meses), que Yabanci era uno de esos escasos ejemplos actuales de clasicismo evolucionado; de cómo con un puñado de temas (en el caso del EP eran solo siete) se puede demostrar originalidad sin perder la raíz; de por dónde van los tiros en ese nuevo rock gótico que bebe del antiguo pero que incorpora sin rubor alguno elementos que nunca le han sido realmente ajenos pero que tampoco antes (o no tanto) se habían incluido con tamaña soltura. Decía también que era pronto aún, que sería necesario esperar un poco (tal vez un directo, quizá un disco más largo) para confirmar lo que el EP apuntaba. Pues bien, Grimorium es la constatación. Si Birth planteaba preguntas, en Grimorium están las respuestas. Si no todas, que el tiempo seguirá –esperamos- dando y añadiendo razones, si una gran parte. Y eso que recupera los temas del EP, con modificaciones, mejorados, bastante cambiados en algunos casos, pero aun así, en lo que se ofrece como novedad novísima está también toda la esencia, todo el grueso de lo que los italosuizos pueden aportar. Hablaremos de ese puñado de temas nuevos que complementan perfectamente los ya conocidos.

Birth abría el EP y profundamente modificado, abre también el LP. En este caso bajo el nombre de Birth – Procession – Legemeton. Configurando una cierta trilogía que coincide en su primera parte con el EP pero que la amplía, la triplica. El comienzo me recuerda muchísimo a los franceses Lucie Cries, en el bajo profundísimo (Shino sentando cátedra, otra vez) y la guitarra cristalina por encima, con los parches pesados detrás y el buen gusto por todos lados. El trozo denominado Procession (como si de una minicanción se tratara) cambia el tempo, entra la siouxsiana voz de Ladyghost y un escalofrío te recorre la espalda. Ya comentaba en su momento que la reverb disfrazaba un poco el parecido tímbrico entre las dos cantantes y que no parecía una similitud forzada. Desde esta canción, aun siendo la primera, lo vuelven a dejar claro. Influencias sí, imagino. Personalidad y originalidad también. Birth – Procession – Legemeton, tres temas en uno, un clásico moderno. Ars Nova es prácticamente la misma que la del EP. No añadiré nada a lo ya dicho. Solve Et Coagula es uno de mis cortes favoritos. Aires deathrockeros bastardos de oscuridad postpunk. La voz y las guitarras de nuevo protagonistas. Casi cinco minutos de canónicos sonidos, de esos que no te cansas de escuchar. Anticipan The Covenant y The Bless que ya están también comentadas. Empiezan parecidos, con aires nephilianos rotos de nuevo por Ladyghost, se desarrollan por distintos derroteros. Como The Bless o Fear, de las que todo fue ya dicho también. Vaya, amigo, tendrás que leerte también la del EP… The Absolute, cambia un poco, limpia su sonido, se hace más translucido, sin tanto óxido en las cuerdas (ni en las seis ni en las cuatro). Otra e mis favoritas. The Deep es exclusiva de Grimorium. Esotérica como el resto, cambiante, hipnótica. Te engancha y se te retuerce el alma al degustarla, oscura, desgarrada y pura como el puto infierno. Como se clava esa guitarra, duele siendo placer. O tal vez por ello. Vision, otra de las novedades, tampoco deja indiferente. Mantiene el sello en las melodías, Yabanci no inventan nada, hacen lo que saben, saben lo que quieren, quieren lo que logran transmitir. ¿Para qué más? El pulso mantenido del primer al último corte, la extraña sapiencia oscura, el saber nadar y guardar la ropa. Demostrando, disolviendo dudas, desterrando prejuicios. Y eso que estamos ya terminando la degustación. Tan solo nos queda Last Page, en este caso en estudio (era en directo la versión del EP). El tema gana en complejidad, en arreglos, en profundidad, pierde (obviamente) la frescura de la interpretación en vivo. La a ratos dulce, a ratos hiriente melodía aguda de la guitarra de Valerio hace el resto. Por donde marca el paso Klark, no sé si crecerá de nuevo la hierba o no, pero vamos. Que un tema siendo instrumental (y partiendo de que ya hemos hablado largo y tendido del buen hacer de la vocalista, la señora fantasma) cierre un CD magnífico y no se eche de mens esa voz… dice mucho de la pieza escogida. Perfecto final.

La promo que hemos recibido no incluye las remezclas que a modo de bonus track se incluyen en el CD físico (a cargo del ínclito Oskar Terramortis) por lo que no podemos comentarlas. Sólo decir, tan solo, que no son necesarias para concluir que Grimorium es un discazo y que Yabanci vuelven a sugerir la importancia que el tiempo les otorgará (estoy convencido) en esto del rock oscuro, siniestro, gótico o como te dé la gana llamarlo. Es lo de menos, lo de más, las canciones. Aquí tienes unas cuantas. Sé que sabrás disfrutarlas.

Ya sabes que puedes escuchar y comprar Grimorium en: http://swissdarknights.bandcamp.com/album/birth 
O a través de laletracapital por correo o facebook


NOMADA SESSION 19: SABADO 26 DE ABRIL DE 2014: OFFICIAL RELEASE PARTY "REMIXES THROUGH TIME", DE THE EMPIRE HIDEOUS

9/4/14

NOMADA SESSION 18: SABADO 14 DE ABRIL DE 2014




LAS NOVIAS: Invicto (A La Inversa Records Reloaded & La Ley Seca Rock Pub 2014)

4/4/14
1782104_10152057364605095_2049384036_n
El otro día me invitaron a la fiesta de presentación del nuevo disco de los maños Las Novias y, claro, no podía decir que no. Ya de por sí la propia fiesta en sí era interesante, cuánto más si encima era una ocasión de escuchar en primicia (o casi) el nuevo disco. Porque sí, amiguitos, cinco años después de Ego, ya está Invicto disponible. Catorce temas que se dice pronto, algunos bastante largos y la promesa de que, como con los discos anteriores, ganarán con las escuchas. Catorce temas complejos, estudiadamente barrocos, cuidados hasta el paroxismo perfeccionista en estructura, rítmica, armonía y letra. Nada más y nada menos. Catorce piezas con la épica justa, la oscuridad medida, el sentimiento impreso. En fin, nada que no os suene si escuchaste Ego (o cualquier otro de los anteriores) o si simplemente os gusta el grupo. No sé si estamos ante el mejor de los cuatro discos largos de los de Zaragoza. Tampoco me preocupa. O no demasiado. Sigue leyendo, verás a que me refiero.

Con el digipack en la mano, lo primero que llama la atención es el diseño. Tres paneles negros con el logotipo de la banda en hierro en la portada. Aspecto antiguo, como si hubieran pasado muchos años por él pero se mantuviera indemne, a pesar de todo. Como el propio grupo supongo, que tras más de un cuarto de siglo de carrera y carretera, siguen intactos. Más mayores, claro, pero también más sabios. Con una cierta pátina, como la portada. Negro y plata. Un completo libreto con las letras y el cd en sí. Con cierta ceremonia. Play.

Invicto, dando nombre al trabajo, abre fuego. Inmediatamente trae consigo la influencia cultera, Ian Astbury en la cabeza. Pero, obviamente, el desarrollo es otro, queda la referencia como un (poco velado) homenaje. Y lo de abrir fuego no es, en este caso, un tópico. Es un tema caliente, abrasador. Te mete de golpe en lo que, será, todo el ambiente del disco. A guitarrazos secos y bajos contundentes. Como establece el rock, como dictan Las Novias, de toda la vida. Rock por prescripción facultativa. Casi. Rápido, se nos acaba el tiempo. Declaración de principios. El que ha sido segundo single (y videoclip), El León Enjaulado, no puede dejar indiferente a nadie. Ensillo mi alma y abandono este arenal. Inspirados como ese verso. Demostrando que si alguien tenía alguna duda, estaba en un error. Mayúsculo. Pero hay más, mucho más. Hypnos se te queda dentro durante un buen rato. Es una de esas canciones que gustan desde la primera escucha, que gustan más con las siguientes, pero que no necesitan larga digestión. El mundo de los sueños se mezcla con la realidad. Narcotizante atajo irreal. Seguimos con una de mis preferidas: La Bóveda Hundida De Las Retinas. Sobran palabras. En realidad es justo al revés, me faltan para poder describir con un mínimo de precisión lo que me emociona escuchar este tema. Me siento como un neurocirujano intentando hacer mi trabajo con un bate de béisbol. Contundente pero poco efectivo, el bisturí de madera. Puede que sea por los constantes cambios de ritmo (la culpa es de Pedro, la culpa es del bajo, grita una vocecilla en mi cabeza). Puede que por la poesía que destila cada frase. No lo sé. Pero la estaría oyendo todo el tiempo, como me pasa con Yugular, sin ir más lejos. Mucho más dura en todos los sentidos, es rock puro, oscuro y denso. Novias en estado de gracia. El regalo envenenado que me queda por abrir. Destaca además la producción, Nacho Serrano mediante, que abre la canción en canal y llega lejos, mucho.

Radiocontrol es un clarísimo single, una de esas que no tarareas porque la cantas a voz en grito y no sólo por el estribillo latiendo al ritmo de la transmisión. Sin embargo la escogida para hacer de presentación del disco (y primer videoclip) fue Postales Envenenadas. Que no es peor, sin duda. Para nada. Aunque sí un poco menos coreable; también menos obvia. Somos piezas de ajedrez de un embuste teatral. Ochentera, rítmica. Cojonuda. Seguimos en los ochenta con Calendas De Un Fugaz Invierno, aunque algo menos (Luismi, esa batería es más moderna). A mí es de las canciones que más me recuerdan a Ego, no sé la razón. Imposible otro lugar. Venial destaca los innumerables registros de la garganta de Toño y termina siendo otra declaración de principios: Cuando no te mire a los ojos, es señal de que algo no anda bien. Aires pop del bueno. No exento ni mucho menos de fuerza. Me encanta Claroscuro. Muy maña. Sí. Ya sabes. Acaso imploro en vano abrir mis ojos y esperar. Que se dice pronto. Extraordinario el talento lírico. Elegancia extrema en toda la pieza. Pegadiza además. Mucho. El Atlas De Un Corazón Escéptico. El peso de la trayectoria se nota en cada acorde de la guitarra de Oskar. Muy Novias toda. Especialmente la segunda parte, la más rápida. Montones de silencios que andan despistados por la vía y acercan sus oídos al raíl. Poco que añadir. Bokeh. Otra pegadiza. No siendo de mis favoritas, me puedo pegar tres horas chillando el Cuando esté muerto, despertadme; cuando despierte, desterradme. Gana sin duda la canción al desarrollar y decir que no es de mis favoritas no significa que no sea buena, es buenísima. El problema es la comparación. Algo parecido a lo que sucede con el único “respiro” del álbum: De Un Sorbo Amargo. Una preciosa lenta de esas épicas que bordan los zaragozanos. Sería todavía más perfecta si lo de alrededor no fuera tan tan bueno. Siéndolo, queda como una maravillosa pieza dulce y romántica (en el buen sentido, el del XIX), de ocho y medio sobre diez. ¡Joder, que ya es! Raíz secreta en mi bahía. Seis minutos y medio de beldad hecha armonía, en definitiva. Cielo De Medio Punto cierra Invicto. Nadie echará de menos la distancia… Esta sí necesita varias escuchas para enganchar. Luego no te suelta, pero reconozco que no me dijo mucho la primera vez que la escuché. Llamadme loco pero pienso además que sólo ya el incluir el adjetivo áureo en una letra debería ser motivo de compra obligada. De toda la discografía.

Queda quizá la sensación, releyendo las líneas anteriores de que Invicto es un disco irregular. No lo es. Es un magnífico disco, repleto de estupendas canciones. Es una clarísima demostración del buen hacer del grupo, es un resumen de veinticinco años largos de carrera. ¿Es su mejor disco? Ya decía al principio que no me preocupa en absoluto que lo sea. Aunque podría serlo. Al fin y a la postre, Quien no se rinde brilla Invicto…