CANIS LUPUS: Shape Of The Ghost (Gothic Music Records 2013)

27/12/13
Últimamente la otrora mucho más metálica Suecia (obviemos ABBAs y Roxettes) es un vergel en el que resplandecen (es un decir) un buen puñado de bandas góticas, en el sentido más purista del término. Incluso en laletracapital nos hemos hecho eco de los trabajos de grupos como Brotherhood, Ritual Reaper o Les Fleurs Du Mal. Sí, ya sé que justo estos tres son malos ejemplos pues, si bien sí son de ese trozo de Escandinavia, no son estrictamente góticos. O al menos, no solo. Con Canis Lupus (gran nombre) haremos una excepción: comentaremos un álbum de un grupo sueco tan puro en sus planteamientos Gothicrockeros que la propia promo define como el encuentro entre Sisters Of Mercy y Nosferatu. Vamos, más auténtico y clásico que el sombrero con chorreras. Tanto que de primeras echa para atrás, musitando aquello de “otro grupo más de guitarras, caja de ritmos y voz cavernosa”. Llámalo prejuicios pero es que hay taaaaantos grupos por ahí haciendo eso mismo... repitiendo una y otra y otra vez los mismos esquemas, los mismos riffs, los mismos ganchos incluso… Bueno, confiemos en el proverbial buen gusto de Mr. Terramortis (capo de Gothic Music Records) y en lo que parece prometer el excepcional libreto de veinte páginas que acompaña al CD. Play.

Canis Lupus no son unos recién llegados a este palo, si bien este Shape Of The Ghost es su primer “plástico”. Se formaron en 1999 y han ido sufriendo cambios de formación, separaciones y “arrejuntamientos” desde entonces. Tienen varias demos repartidas aquí y allá y una trayectoria de conciertos bastante respetable en una banda sin nada publicado oficialmente. Hasta ahora. Shape Of The Ghost recupera algunas canciones de demos anteriores y, sin ser un exhaustivo recopilatorio, tiene ese toque deslavazado entre temas, que en ocasiones resulta bastante irritante, pero que esta vez (aparte de lógico) no supone un problema, toda vez que el estilo en estos años se ha desarrollado de una forma continuada, sin saltos ni estridencias. Symmetry recuerda en el timbre de voz a los alemanes Dreadful Shadows, pero es solo un matiz. Filtrada, rítmica, es gothic rock puro de reminiscencias noventeras pero con una pátina actual y moderna que entronca a estos lobos del norte con esa tercera oleada de la que tanto hemos podido hablar (y disfrutar) en este 2013 que ya termina. Shine My Light es mucho más bailable, rápida y tarareable. Pegadiza, vaya. Rescatada de la demo Chasing the Gods de 2005, resiste perfectamente el paso del tiempo, podría ser de ayer mismo. Uno de los temas que más me gustan de este Shape Of The Ghost. Alone combina voz masculina y femenina y acentúa unos teclados, muy presentes en este tema, quizá uno de los menos ortodoxos (entiéndase el término) del CD. Ritmos complejos, cuidados al milímetro, para un tema deliciosamente ejecutado. Sorprendente pero no tanto como el inicio de Black Magic Dance que amenaza electrónico pero que recupera rápidamente el tono gothicrockero. Con las guitarras ardientes propias del género y todas las características habituales. Pero con la adición de esos teclados que equilibran la canción y le otorgan más matices, diferentes texturas sónicas. Mantra redondea los temas extraídos de la demo citada. También se inicia electrónica pero le cuesta más entrar al rockeo gótico. La forma de cantar, algo más tópica de lo habitual, no desmerece un mantra que seguramente fuera un llenapistas allá dónde queden pistas por llenar. Aquí, ya sabemos. Close Your Eyes es un medio tiempo muy en la línea de lo apuntado. Barroco en arreglos, hay momentos en los que se embarulla un poco el sonido con tanto añadido, nada, no obstante, que no enjugue el tono épico y adecuadamente grandilocuente de la composición. De todos modos, en mi opinión, el tema ganaría creo con más contención, con menos detalles a los que prestar atención y que pueden quitar ésta de la esencia misma del corte. Continuando con los tomados de Lights May Pass (2003) suena Levitation. Teclados que sostienen la melodía principal del tema, guitarras a caballo y ritmos tan concisos como contundentes. Voces de nuevo mixtas para otro de esos cortes que se quedan en la memoria del escuchante, mucho tiempo después de terminar. Tampoco inventa nada pero no era necesario hacerlo. Sedative es más rockera, menos murcielagosa. La voz es más protagonista que nunca y puedes notar en la piel los tonos graves de ésta, otra vez en la más pura tradición de lo que siempre ha sido el rock gótico escandinavo. Mil ejemplos hay. Las teclas suavizan la necesaria aspereza de las guitarras y la canción va creciendo y desarrollándose, va conquistándote con cada nueva escucha. Para terminar tenemos Calling. La canción de procedencia más antigua de todo el CD (once años ha) tiene en los cambios de ritmo, e incluso de registro, uno de sus puntos fuertes. Aunque no es el único. Las guitarras tienen mucho que contar todavía y en Calling lo describen, demostrando que hace más de una década estos suecos ya sabían muy muy bien lo que se cocía. Perfecto cierre para el disco, desde luego.

Un disco que, otra vez, demuestra con creces por dónde van los tiros en el gótico actual y que mantiene a Suecia como uno de los países que a día de hoy exporta mucho de lo interesante en cuanto a escena oscura se refiere. Un disco, limitado a solo 1000 ejemplares, que, por supuesto, puedes adquirir vía Gothic Music Records o a través de nosotros. O también por correo a laletracapital@hotmail.com. Una buena adquisición para terminar el año, sin duda alguna.


0 comentarios: