BROTHERHOOD: The Dark EP (Afmusic 2013)

31/7/13
A estas alturas de la película simplemente con nombrar este grupo y decir que tienen un nuevo EP debería ser suficiente. Es más, sobra información en esa frase si has entrado aquí con la idea de decidirte a hacerte con dicho EP. Pero claro, sé que a ti (sí a ti) te puede la pereza y necesitas más datos, precisas de una recomendación más específica, más texto, más opinión. De modo que allá vamos, todo sea, amigos, ponéroslo más fácil. Vocación de servicio público, imagino.

Digamos para empezar que tenía muchísimas ganas de escuchar nuevas canciones del dúo sueco. Tanto su increíble debut (Turn the gold to chrome, me gustó mucho cuando lo escuché, con el tiempo me entusiasma todavía más, es de esos discos de largo recorrido que mejoran con el tiempo) como la versión que hicieran hace unos meses del Photographic de Depeche Mode (fantástica la manera de darle la vuelta a un tema tan simple –en el buen sentido- como hipnótico) tenían la culpa e imagino que los de Afmusic debieron pensar lo mismo cuando los ficharon tras el CD. El resultado, pocos meses después, es este The Dark EP que ahora presentan. Cuatro canciones que, sin perder de vista el disco citado, miran claramente hacia adelante. Cuatro canciones que reúnen en los escasos minutos (no llega a veinte el EP) que duran todos los elementos que deben caracterizar un trabajo de estas características: elegancia, oscuridad, épica, melancolía, tristeza, fuerza, oscuridad (¿ya lo había dicho?), profundidad… ¿Cómo lo logran? Veamos.

Blood Runs Cold empieza con una guitarra lejana, distorsionada, la caja de ritmos marcando el ídem hasta desembocar en una melodía marca de la casa. El “tema” central es directo heredero de lo mejor de la darkwave intemporal pero todo el abrigo que le prestan Stefan Eriksson y Micke Lönngren (la voz destaca por encima de todo, para mí, de las mejores que empuñan hoy un micro) hace que vaya mucho más allá de sus referencias. Exquisitamente producida, plena de sentimiento. Un tema increíble. El problema es que el EP no se detiene aquí, no repite cuatro veces la fórmula, no. A Heartbeat Away abre heridas con esa guitarra inicial y no las cierra después. De toda esa llaga abierta supura otro hit. De nuevo las influencias (el bajo habla de ellas, presta atención) no impiden que el desarrollo del tema sea tan personal como pleno de creatividad. De nuevo el cruce entre teclados y guitarras, entre los ochenta y el siglo XXI, entre primeras y terceras oleadas. Uffff. Un abrupto final sirve de anticipo para la más tranquila, lenta y oscura Things I Do At Night. Una de esas canciones que es imposible dejar de escuchar una y otra vez, una de esas piezas que a cada nueva escucha te enseña matices que creías que no podían estar ahí, facetas nuevas de sonidos “viejos”, una maravilla de cinco minutos de belleza y goticismo como debe ser éste. De ese que tantos (tantas veces) olvidan con insultante facilidad. Tres de tres, en definitiva. Tres cortes que son ya imprescindibles. Queda el cuarto que cierra el EP y que sabemos estará a la altura. Dead Inside es su nombre y huele a clásico en cada nota. Esa melodía arrastrada, la voz distorsionada que susurra para luego desgarrarse en un crescendo final que por sí solo vale más que la discografía completa de más de uno y más de dos cantamañanas de lo oscuro. El melancólico teclado, como corazón mismo de la canción… no sabría que destacar. Confirma lo que ya sabíamos, que cuatro de cuatro, amiga.

Sé que si has llegado hasta aquí (especialmente si todavía no te has echado a la oreja el EP), si has leído lo anterior, es probable que pienses que exagero. No lo sé, cabe la posibilidad de que me pueda la subjetividad, el enamoramiento del que reconoce que Brotherhood le encantan. Es posible, todo es posible. Es posible que me deje llevar, que esté engañado, que haya perdido paladar. Es posible, todo es posible. Aun así, elevo mi apuesta. En 2013, llevamos más de medio año ya, no vas a encontrar en este género y afines NADA semejante en calidad a este The Dark EP. Es, sin duda, los mejores cuatro temas que he degustado en lo que va de año. ¿Exagero? Puede. Es mi opinión, claro, pero reto a cualquiera (sí, a cualquiera de vosotros, habitualmente silenciosos lectores) a demostrar lo contrario. No lo vais a conseguir.

Escúchalo/Cómpralo: http://brotherhood.af-music.de/
Infórmate: http://www.brotherhoodsweden.com/ www.af-music.de/


0 comentarios: