THE EDEN HOUSE: Half Life (Jungle 2013)

22/4/13
Half Life es el nombre del nuevo trabajo de The Eden House (a la venta a partir del 27 de mayo). En esta ocasión, a la formación más o menos estable de Carey, Petitt, Rippin y Jackson se unen ilustres como Simon Hinkler, Monica Richards, Phil Manzanera, Bob Loveday, Lee Douglas, Jordan Reyne, Laura Bennett, Queenie Moy, Meghan-Noel Pettitt y/o Phoenix J. Muchos de ellos, la mayoría, ya estaban en producciones anteriores del supercombo, pero estaréis conmigo en que la lista impresiona. A mí al menos, me aturde tanto talento añadido. Me pasma y, en cierto modo, me genera dudas. Por lo ya comentado en ocasiones anteriores, por aquello de la exigencia, de la obligatoriedad en la excelencia. Injusto a todas luces, pero ya se sabe eso de que la objetividad no existe. En ningún terreno, en éste lógicamente tampoco. Y siguiendo con los lugares comunes, digamos también que el miedo existe. En esta ocasión, pánico al cliché, por sobado; espanto ante la posibilidad de que tanta aptitud pura, arruine otra vez algo que se alimenta (o así debiera) con la misma cantidad de actitud que de lo anterior. En definitiva, dónde a mi modo de ver patinaban un poco The Looking Glass o Smoke and Mirrors (un poco menos Timeflows, su EP del año pasado): en el ALMA. Por lo demás, musicalmente se repiten los esquemas de los anteriores, se mantiene la indiscutible solvencia tanto en la interpretación como en la composición de las canciones. Aquí están de nuevo los cienmildetalles en cada minuto de grabación, las instrumentaciones barrocas (ahítas de matices, a veces aturullan un poco incluso), las voces excelsas, los largos paisajes y texturas instrumentales, la psicodelia floydiana, los medios tiempos… Todo en su sitio, todo perfectamente colocado, cuadriculado, estudiado. Todo, a un nivel altísimo. También.

Half Life abre con Bad Men (que ya fue single de adelanto hace unos meses, aunque ahora aparece bastante cambiada). Con Monica Richards en el micro, lo primero que llama la atención es la capacidad de esta mujer para llenar todo el tema. No es que cante bien, estupendamente bien, es más que eso. Es como un sabor (admítaseme la cursilería) que llena todas las papilas gustativas impidiendo que ningún otro las excite. En versión auditiva, por supuesto. O no, tras empaparme de ella ya no estoy seguro, no puedo estarlo. Y lo mejor es que es algo que sucede durante todo el disco, da igual que hablemos de Indifference, de Wasted On Me o incluso de Hunger o The Empty Space. Aunque ya no cante la Richards.

Butterflies llena toda la casa mientras suena con fuerza, mientras los teclados ponen orden y te hacen darte cuenta de lo importante que es saber lo que se hace, lo importante que es dominar tu instrumento, ser un buen –gran- músico. Tan fundamental como, desgraciadamente, poco corriente. Los que peinamos ya cierto número de canas (y quiero pensar que un porcentaje significativo de jóvenes también) estamos saturados de crestas y actitud juvenil sin nada detrás. Nada tengo en contra de la imagen y, por supuesto, la actitud se me antoja imprescindible, demonios, ¡hablamos de rock! Pero siempre y cuando haya unos mínimos, una cierta capacidad, un talento musical. Lo demás es fachada. En The Eden House, no hay nada de esto, lo artístico por encima de todo lo demás. Y claro, por descontado, The Tempest (esos dos últimos minutos tan Elizium, tan Psychonauticos) o City Of Goodbyes (tremendamente intensa, con el violín del impagable Bob Loveday) no son excepción, sino que demuestran (de nuevo) lo apuntado: qué maravilla cuando una canción está bien hecha y bien interpretada. Qué lujo inmenso.

First Light (que cierra el CD) es la canción que menos me gusta de todas, demasiado sosa, especialmente tras los excesos anteriores. Pero no consigue quitar el maravilloso regusto de todo Half Life. ¿Un poco fácil de digerir todo? Sí. ¿Se puede acusar al combo de arriesgar prácticamente nada? Pues también, claro. Sin embargo, la cota alcanzada es tan alta, la capacidad para sugerir sensaciones tan lograda, que, siendo importante, hace que esa falta de riesgo quede más que subsanada. Compensada de sobra.

http://www.theedenhouse.com
http://www.myspace.com/theedenhouseuk
http://twitter.com/TheEdenHouse

http://www.jungle-records.net
http://stores.ebay.co.uk/jungle-records
http://www.youtube.com/junglerecords
http://www.myspace.com/junglerecords
http://www.muzu.tv/junglerecordschannel
http://www.twitter.com/junglerecords 

0 comentarios: