IRON FIST OF THE SUN: Who Will Help Me Wash My Right Hand (Cold Spring Records 2013)

25/4/13
Lee Howard es el responsable del proyecto británico Iron Fist Of The Sun, que lleva torturando oídos desde hace ya unos añitos (primer disco en 2007, concretamente, The Power Of September). Who Will Help Me Wash My Right Hand (tercera referencia que le publica a Mr. Howard Cold Spring Records) se presenta en dos versiones, un CD “convencional” y una edición limitada a doscientos ejemplares en vinilo amarillo. IFOTS se manejan con soltura en un bastante difícil de etiquetar industrial-experimental-rabioso (por definirlo de alguna manera, aunque muy probablemente no le haga justicia ninguna). Industrial por el germen del sonido, frío, mecánico. Experimental por el empleo instrumental, tan alejado del estándar habitual. Rabioso, especialmente en la voz y es que, ciñéndonos al disco que nos ocupa, Who Will Help Me Wash My Right Hand, es un auténtico puñetazo en el estómago. Sonidos y gritos duros, secos, permanentemente “enfadados”. Sonidos que mezclan a veces en plan tranquilo y otras frenético, ruidos y ritmos poderosos en una estructura que parece erigirse de algún modo en el caos que reina en cada surco. La voz, distorsionada, sucísima, enfangada, arrastra y llama a la rebelión, contra todo y contra todos. A gritos, por supuesto.

Llama la atención sobre todo lo poderosas que suenan las cinco largas canciones que llenan Who Will… No sé si es por la mezcla de opuestos: minimalismo formal repleto de matices, “melodías” tremendas pero llenas de belleza… For You I Will abre fuego. Sobre un colchón de ruido, por encima de un montón de texturas y experimentación sónica, un bajo demoledor y ominoso. Hipnótico. Un bajo que incluso a lo mejor no es un bajo siquiera pero que lo parece. Y la voz. Arañando, distorsionada, irreal, fantasmal incluso. Todavía no es rabiosa, ni mucho menos pero ya hiere. La letra, ininteligible. El tema, imprescindible. Después This Dog Has No Master. Otra vez la textura. Pero aquí en vez de hacer de soporte de una melodía de bajo, sostiene un latido. Un poco más rápido que si fuera real, con un compás poco creíble. Esta canción si es más puramente ambiental. Se mantiene el arañazo de la voz, ya más enfadada, se mantiene la hipnosis. Mucho más industrial en este caso, mucho más mecánica si quieres verlo así. En Be Forever Green el cabreo es palpable. Un paso más en la experimentación, más ruidosa, más violenta. Un martillo golpea en algún sitio, sobre ruido de máquinas y gritos que transmiten toda la rabia acumulada. Saltpulse es la más larga. Más de doce minutos de indisimulado mal rollo. Los cinco primeros minutos instrumentales. Tristes, desoladores. Luego, la llamada dicha a la pelea. El reproche (ahora ya si se entiende la letra) a la deshumanización. el odio, otra vez la violencia. Debe ser dirigida, no puede quedar todo esto así. Machaconamente. Tiene toda la canción un cierto aire postapocalíptico, futurista si entendemos ese futuro como el fin cierto del mundo tal y como lo conocemos. El disco se cierra con la homónima Who Will Help Me Wash My Right Hand. Algo más convencional (dentro de lo rupturista que es todo el CD) suena más electrónica, menos “rara”. Aun con ello, siguen los gritos, más desesperados si cabe. Realmente, siendo una pieza magnífica, me parece que desentona un poco con el resto, no parece de este trabajo, con los mil efectos de teclado y un cierto sabor antiguo. Podría haber sido un broche de oro pero se queda diluida en un simple final correcto sin más.

En síntesis, Who Will Help Me Wash My Right Hand reúne en su poco más de media hora todos los ingredientes que hacen grande el estilo: grandilocuencia, ruidismo, experimentación, creatividad, mala leche… y todos los que el oyente desee añadir. Porque yo aquí lo dejo, queda en tus manos el escucharlo, disfrutarlo, tal vez juzgarlo.

http://www.facebook.com/IronFistOfTheSun 
www.coldspring.co.uk 
facebook.com/coldspringhq 
twitter.com/coldspringhq 

0 comentarios: