JOY/DISASTER: Sickness (Manic Depression 2012)

20/12/12
Desde los primeros acordes de Shinning Monday, te das cuenta de que este Sickness es un disco especial. Desde que entran la batería y el bajo a dar soporte a la filigrana de la guitarra comprendes que (aunque sea pronto, todavía son solo unas notas), de alguna manera, positiva o negativa, no tienes entre manos otro disco “al uso”. Pero empecemos por el principio. Los franceses Joy/Disaster llevan ya unos añitos mezclando de una manera bastante personal rocks de diversos pelajes con punk modernito y oscuridad postpunkera. Todo muy actual, como un cruce raro entre Queen of the Stone Age y The Wars o entre Deftones y la Joy Division. Enérgicos, casi vigorizantes, de esos grupos con los que apetece levantarse por la mañana porque destilan buen rollo. No porque sean excesivamente alegres (insisto en que son más oscuros que tres cuartas partes de los nombrados) sino porque tienen una forma de hacer las cosas que te da brío y te activa. Un poco como sucedía con los también franceses Lucie Cries (Absolute me trae a la cabeza a los de Niza desde el principio, será el bajo o será la nostalgia).

En este último disco de los de allende los Pirineos (que se abre con Shinning Monday como decía antes) la sensación es todavía más fuerte, más profunda. Canciones de tres o cuatro minutos, hechas para gritarlas, para cantar en el coche a todo trapo. Todas (o casi, Between Us se presta menos). Pero ojo, no nos llevemos a engaño. En Sickness hay mucho más, no estamos ante un disco simplemente “divertido” pero vacío. No estamos ante el enésimo grupo “cachondo”, para vocear una canción y dejarse de todo lo demás. No, amigos, las letras están lo bastante trabajadas como para casi obligarte a profundizar en ellas. Las melodías, aunque tengan ese aire frívolo que decía (It Makes Me Sick por ejemplo es, sobre todo de inicio, tan jovial y festiva como pueda ser una canción), tienen muchas más lecturas que las meramente alegres. En fin, un disco de aspecto y maneras optimistas que sin embargo permite ir más allá. Guitarras preponderantes, bajos potentes, baterías con constantes cambios de ritmo y la voz como una de las grandes responsables del destilado de energía. ¿Canciones a destacar? Pues prácticamente todas, tal vez la nombrada Between Us me gusta un poco menos, me resulta un poco obvia. Por el lado de favoritas, Absolute o Aeroplane podrían ser dos de ellas, pero de verdad que no me quiero quedar con eso solo. Sería un poco injusto reducirlo a unas cuantas canciones cuando todo el CD está a una altura similar, la de los casi imprescindibles. Parece que se prevé disco en directo para 2013, si consiguen que refleje lo que son sobre un escenario, estaremos ante uno de los destacados el año que viene. Al tiempo.

0 comentarios: