SOPHIA + AURA NOCTIS + PETER BJÄRGO EN OCTUBRE EN BARCELONA

28/8/12

KIRLIAN CAMERA ¡POR PRIMERA VEZ EN MADRID!

THE BEAUTY OF GEMINA: Iscariot Blues (Danse Macabre 2012)

27/8/12
Aunque inicialmente se editó el 13 de Enero de 2012, y dado que hace pocas fechas pasaron por el festival Entremuralhas, es de recibo comentar, aunque sea con un poco de retraso, este nuevo CD (el cuarto para ser exactos), de los suizos THE BEAUTY OF GEMINA.
La banda de Michael Sele practica, desde sus inicios, un gothic rock elegante, atmosférico y profundo, enraizando con la onda más purista de la música oscura de principios de los 90.
Este último trabajo contiene, con absoluta certeza, los mejores temas de su discografía. Y es que, cuando parece que está todo firmado en el rock gótico, de vez en cuando nos sorprenden con alguna perla que dejará su impronta entre los más acérrimos fans de la música guitarrera y los ambientes oscuros.

Yo destacaría los cuatro primeros temas, que suenan como si de una sola canción se tratase, dejando hasta "Badlands"casi la mejor parte del disco.
A mí personalmente me recuerda bastante a aquellos primeros trabajos de bandas ya de culto dentro del estilo como THIS BURNING EFFIGY, o en menor medida THE PROPHETESS o THE HALL OF SOULS, con suaves guitarras, teclados sobresalientes y voces profundas. Hay que tener en cuenta que la palabra "blues" en el título no pasa desapercibida, pues las influencias son reales y palpables en alguno de los temas, como la propia "Badlands" o "Golden age", a modo de simples guiños o en el uso de algunas escalas de las que se usan para tocar blues. En cualquier caso es de agradecer que se intenten buscar nuevos caminos que enriquezan y engrandezcan la música, vengan de donde vengan.

De todas formas, quien se imaginara un disco clásico, con el sonido clásico ya paseado por nuestros oídos durante décadas, se equivoca de pleno, puesto que, al igual que se mantienen fieles al rock gótico, incorporan otros elementos de psicodelia, de rock moderno y new wave que versatilizan más los temas, consiguiendo un sonido fresco y una decena de temas que consiguen no aburrir al oyente y que se dejan escuchar de manera más que agradable.

Igualmente destacar el tema "Dark revolution", contundente, épico y potente. Realmente contiene todos los ingredientes para convertirse en un himno, como en su día lo hicieron el "2nd Generation", "Boy sinister" (ambos de THE MERRY THOUGHTS), "Nineties" o "Nightime", por poner algunos ejemplos de sobra conocidos. Si tuviera que ponerle alguna pega, pero que no deja de ser una opinión personal, es en el Artwork, con un fotomontaje bastante típico y pobre. Por lo demás, un buenísimo disco que sin duda quedará para la posteridad entre los mejores de 2012. Les seguiremos la pista de cerca, desde luego. It´s time for a dark revolution!!!!

Texto: Espíritu


SPOOKY PROM 2012, 15 DE SEPTIEMBRE EN BARCELONA

23/8/12

BIRDEATSBABY: Feast Of Hammers (Dead Round Eyes Records 2012

21/8/12
Hay estilos, géneros musicales, cuyos propios planteamientos parecen condenarlos a repetirse hasta la saciedad sin aportar nada nuevo. Eso es algo que con frecuencia sucede por ejemplo en el punk clasicorro (con tres acordes y en menos de dos minutos es difícil ser creativo) o en el pop facilón. Dentro de los palos que solemos tratar, es frecuente en el deathrock y también en eso que llaman dark cabaret en ambos casos en cualquiera de sus mutaciones. Por eso, cuando me entero de que este o aquel grupo han sacado nuevo disco o incluso con los advenimientos de nuevos practicantes del género, siempre me entran dudas. ¿Será otra vuelta de tuerca más a lo ya conocido? ¿Otro disco más que no aporta nada? El espacio en casa es lógicamente limitado por lo que me he de negar a acumular y acumular CDs que no volveré a escuchar por ser lo mismo de siempre.

Todas estas cuestiones tenía yo en la cabeza al recibir este Feast Of Hammers de los de Brighton, de los que conocía alguna canción suelta en algún recopilatorio pero que no había tenido ocasión de paladear en “disco largo”.“Todas estas cuestiones” que me podía haber ahorrado, pues ya al empezar Love Will Bring You Nothing (tema que tras breve intro abre el CD) me doy cuenta de que aquí hay algo más que voces femeninas, pianos e influencias de Kurt Weill. Sin duda. Es más, según van sonando Anchor, What The Water Gave Me o la propia Feast Of Hammers, me doy cuenta de que estoy ante algo muy grande. Enorme. Los ritmos son mucho más complejos de lo habitual, las guitarras no están de adorno, la inclusión del violín no es casual y, en general, aunque por supuesto todo lo dicho está supeditado a la canción (como no podía ser de otra forma), se nota el infinito cuidado en composiciones e interpretaciones. La estupenda Incitatus o la también maravillosa Double Nine enmarcan y redundan lo apuntado. Sailor's Wife o Tastes Like Sympathy se te quedan en la cabeza en cuanto las oigas dos veces. Todo grita que ni Birdeatsbaby (fantástico nombre) son un grupo más, ni FOH es un disco por el que se deba pasar de puntillas. Tú sabrás que es lo que le pides a un disco. Tú y solo tú conoces cual es tu exigencia para que un grupo ocupe un lugar preeminente en tu colección. En mi caso, como no me harto de señalar, la originalidad y la transmisión de sentimientos y sensaciones están muy muy por encima de estilos o, si me apuras, de excelencia instrumental o artística. Si lo primero es seña de identidad y lo segundo no falta… Y sí, las comparaciones son odiosas y, en este caso, fáciles. Hay otros grupos de similares características. No los nombraré aquí, ya sabéis de quienes hablo. Hay otros grupos capaces de sintetizar la energía punk con el pop, de conjugar decadencia bizarra y belleza oscura, de aunar lo macabro y lo dulce. Hay otros, claro, pero no son mejores.


COLD IN BERLIN: And Yet (Candlelight Records 2012)

Hace tiempo que la escena inglesa se empeña en la autocomplacencia más absoluta, en la creencia infame de que el haber acogido en su seno tantas y tantas obras maestras les permite, veinte o treinta años después, vivir de las rentas. Hace tiempo que pienso que el mero autocalificativo de “The Real Goth” que tanto abunda más allá del Canal de la Mancha los retrata y define: es poco menos que imposible crear nada realmente bueno mirándose sólo (y tanto) el ombligo. Hace tiempo que (salvo honrosísimas excepciones) de las británicas islas no llega nada demasiado interesante. Hace tiempo que no me llevo a las orejas discos como el que nos ocupa ahora, este And Yet de los estupendos Cold In Berlin. Ya en su momento, su álbum debut Give Me Walls nos impresionó vivamente por lo que, al recibir éste, las expectativas eran máximas. Y han sido plenamente satisfechas. De hecho, lo han sido mucho más allá de lo esperado. Me explico.

Hay varias consideraciones, poderosos motivos por las que los de Londres han dado con la tecla correcta. La increíble voz de Maya es una buena razón. Fuerte, poderosa, decidida, sin alardes (no los necesita) pero sin fallas. La aridez de las guitarras (parecía perdida para la causa, pero no, todavía quedan de estas), la contundencia rítmica y los puñetazos del bajo también. Completa el cuadro una intención y una energía ciertamente punk que entronca al combo con lo mejor del pasado. Pero quedarse en eso solo sería una tontería. Quedarse en la superficie, perderse todo lo que las once canciones esconden en su interior, como de alguna manera la misma portada sugiere, es una bobada. Así que, vayamos al hueso pues. Y es que And Yet no da respiro, cada canción es mejor que la anterior, cada tema es una bocanada fresca ya que, a pesar de las innegables influencias, todo suena verdaderamente original. Y cargado de mala leche, por cierto. Algo fundamental en este estilo, desterrando del todo las “canciones bonitas”, los colores brillantes. No está mal, se puede hacer bonito, se puede buscar la belleza (esta página que lees está repleta de ejemplos), pero esas investigaciones quedan para otros. Esto es en blanco y negro, oscuro y enfadado. Así ha sido siempre y así ha de seguir siendo. Cuestión de estilo. Claro que de este modo se alcanza la hermosura también. No es incompatible, simplemente es una beldad mucho más enferma, morbosa y de esa manera, atractiva. No me extiendo más, hacía realmente mucho tiempo (pero mucho) que no daba con un proyecto tan prometedor y al mismo tiempo, tan “de presente”. And Yet es un imprescindible de esos que solo aparecen muy de vez en cuando, una de esas joyas que uno ya, escéptico, había casi perdido la esperanza de recuperar. Tal vez sea la voz, tal vez la música, tal vez la energía citada… ni idea. Pero vamos, es lo de menos. Escúchalo atentamente, encontrarás tus propias razones. No me extiendo más, marcho a oírlo de nuevo.


KILLING JOKE: MMXII (Spinefarm Records 2012)

Los británicos de la broma macabra viven de un tiempo a esta parte una segunda juventud. Pioneros de esos que hicieron oscura la cresta, asiniestrando el “no future”, firmaron en esos finales de los setenta-primeros ochenta algunos trabajos ciertamente sublimes para luego encadenar otros tantos bastante mediocres y no sería hasta el siglo XXI cuando retomaron el camino del disco bien hecho. Y el caso es que llevan ya unos años en los que no dan una de arena. Este MMXII no es excepción, lleno de buenos temas de principio a fin. De hecho, todos lo son, sin que sea sencillo poner unos por delante de otros. Ritmos fríos y sincopados en algunos momentos, apoyados por un bajo demoledor, o acelerados en otros, marcando por donde tiene que escapar tanta rabia, guitarrazos consecuentes con lo apuntado y por encima de todo ellos, erigiéndose como protagonista casi absoluta, esa forma peculiar de cantar-gritar de Mr. Coleman que ha sido seña de identidad en estos años de la resurrección. Personalmente debo decir que prefiero sus primeros discos a estos últimos pero, yendo esto por delante, reconozco que este 2012 (en árabe) es un discazo y no me canso de oírlo.

Entrando en lo que es el trabajo en sí, desde el largo trallazo Pole Shift que lo abre, no hay respiro alguno hasta Primobile, seis temas después. En medio, la complejidad instrumental, las letras comprometidas, los gruñidos del micro y la fuerza trallera de la música, componen una especie de banda sonora tan impresionante como apocalíptica. Para terminar, después de dos nuevos puñetazos (Glitch y Trance), On All Hallow's Eve empieza ochentera (mucho) para terminar tan enardecida como el álbum merece. A lo bestia, que este MMXII les ha quedao brutico brutico. En cuanto al artwork, dos puntos a destacar, uno en lo positivo y otro en lo negativo: empezando por el segundo, debo decir (es mi opinión, más o menos como el resto de lo escrito) que la portada es horrorosa, la pesadilla de un diseñador gráfico modernito. Da la sensación de que intenta ser alegórica pero lo hace de una forma bastante pueril. Lo positivo citado es que después la letra de cada canción, vienen unos enlaces a páginas web que permiten profundizar (o justificar) ideológicamente las letras de las mismas. Esto permite que, estés de acuerdo con el posicionamiento político del grupo o no, por lo menos tengas acceso a fuentes directas de lo escupido. Me parece muy bien que hagan esto, la verdad. Encima, con el soporte detrás de tan estupendo disco. Que no deja de ser lo más importante, por supuesto.


MERCIFUL NUNS: Xibalba III/Genesis Revealed EP (Solar Lodge Production 2011/2012)

Con muchísimo retraso (debéis disculparnos, no le podemos dedicar a esto tanto tiempo como nos gustaría), nos acercamos a la tercera obra de los insignes Merciful Nuns tras los dos binomios anteriores (Lib. I/Body Of Light, Hypogeum II/Ancient Astronauts). Artwork muy cuidado, como viene siendo habitual en la casa. Posibilidad de adquirir ediciones limitadas con extras en forma de mechandising variado, cierto misterio alrededor del disco, y, en lo musical, que es lo que nos atañe, Magna obra de nuevo. Con mayúscula el Magna, claro que sí. ¿Qué tenemos entre manos entones? Pues lo de costumbre, con todo lo que tiene eso de bueno y de malo. Otra vez un CD “principal” con ocho temas y un EP “complementario” con cuatro más. Otra vez doce, por tanto, manteniendo la propuesta inicial, cosmológica (doce son los planetas de los sumerios, ocho estrellas asociadas con Nibiru…). Y otra vez, esto es lo importante, nos encontramos con un magnífico trabajo. Merciful Nuns (o su cabeza pensante, Artaud Seth) es a día de hoy, sin ningún género de dudas, la banda más prolífica en esto del gótico.

Lo bueno es que siendo así, no hacen una canción mala. No señor, no dan puntada sin hilo, que diría aquel. Las doce canciones, cada una en su punto, representan o representarían un cierto “cenit” dentro de la discografía mercifulnunsiana. ¡Son todo singles! ¡Vive Dios!. Cada tema está más que pensado, su ambiente, sus guitarras, las voces ora fuertes y agresivas, ora frías y distantes… puro rock gótico. Con todo lo que eso tiene de bueno y de malo, claro. Esta gente dio con la tecla hace un porrón de años y desde luego, no van a cambiar a estas alturas. Siguen mezclando con sabiduría pasajes cuasi psicodélicos, profundamente oscuros, ambientales incluso, con temas puramente rockeros, acelerados, bailables. Siguen conjugando lo mejor de cada oleada, lo más exquisito de sus más que conocidas influencias. Siguen haciendo lo que les da la gana, como ha sido toda la vida desde el primer CD de G.O.D. Siguen con sus sempiternas obsesiones: Sumer, antiguas civilizaciones, arquetipos, mitos prereligiosos, Annunakis, Nibiru, etc, etc. Lo hacen, además, de una forma sorprendentemente creativa, no repiten esquemas, por más que el estilo no varíe demasiado entre discos. Así que si te gustó lo anterior, tanto Xibalba III como Genesis Revealed te encantarán (no dejan de ser partes de un todo). Con todo lo que eso tiene de bueno y de malo, claro.


ADRIAN H AND THE WOUNDS: Adrian H And The Wounds (Projekt 2012)

17/8/12
Comparar a esta gente con alguien es ciertamente injusto. Intentar hacer ver que Adrian H and the Wounds transita lugares comunes con gente como Nick Cave o Tom Waits (por más que el parecido sea razonablemente evidente) es tan accesorio como torticero, tan arbitrario como caprichoso. Sí, de acuerdo, voces rasposas y graves. Ok, claro, gusto por los paisajes crooners. Por supuesto, muchos de los temas tratados en las letras ya han sido en mayor o menor medida por los citados. Pero ¿y?, ¿en qué medida tienen dichas similitudes importancia? Pues a mi modo de ver, en muy poca. La razón es sencilla. Existen multitud de detalles que hacen a Mr H y sus heridas especiales y únicos en lo suyo. Aclaro que lo suyo, evidentemente, es hacer canciones. Hacerlas bien, se entiende. Para ello se rodea de pianos, vientos, guitarras, voces femeninas en algún coro… en fin de todo aquello con lo que vestir “su” historia. Pues esa es la clave: hacer canciones para contar historias. Para contarlas bien, se entiende.

No parece el blues una influencia obvia (como sí sucede con los citados como referencias) mientras que escuchando atentamente cada tema, te parece oler el humo de algún ignoto garito en alguna ciudad olvidada. No parece que haya aires country tampoco (ídem de lo anterior). Sin embargo, sí que coinciden en tener las canciones tanto glamour como el filo de un cuchillo. Sí que la afición por narrar el lado menos plácido y luminoso de la vida está presente, pero en este caso, se hace desde la exposición de atmósferas ciertamente oscuras y malsanas. Entonces, ¿por qué no valorar a los de Portland por ellos mismos? Hagámoslo. Y esa valoración, no puede ser más que positiva. Muy positiva. Adrian H and the Wounds logran en este homónimo trabajo emocionar cuando se lo plantean e inquietar cuando intentan lo propio; atrapan con esa visión al lado chungo, tanto a través de las letras (sangrientas y oscuras, llenas de humor negro) como de la música, en algún punto equidistante entre el cabaret sórdido y los Bauhaus de las tres sombras. Lo hacen además, de nuevo alejándose de comparaciones, sin artificio. Tienen talento, mucho, se nota en cada surco. ¿Canciones? Todas. Aunque me hace especial gracia la versión (que encima le dan de tal manera la vuelta que parece propia, es decir, como debe ser una versión) de la otrora infantil "Chim Chim Cher-ee", cualquiera podría ser destacada. De modo, que, permíteme una recomendación. Déjame darte un consejo: Olvídate de referencias, supuestos parecidos e influencias. Céntrate en lo importante solo, en lo que estos tipos sean capaces de transmitirte. Son (y este disco lo demuestra otra vez) lo suficientemente buenos como para que todo eso de los lugares comunes tenga una importancia más que relativa, inexistente. Solo queda disfrutarlo. No es poco, no.

THE DEADFLY ENSEMBLE: An Instructional Guide For Aspiring Arsonists (Projekt 2012)

Llevamos una estupenda racha de encontrarnos con discos “distintos” de artistas “diferentes”, si se me permite la expresión. Hemos tenido la inmensa fortuna de reseñar recientemente varios discos de bandas que se apartan de lo establecido, incluso dentro de un saquito tan (para algunos) limitado como el que suele robarnos el tiempo a los que aquí escribimos. Pero, desde luego, si hay ahora mismo en el panorama un grupo totalmente ajeno a modas, corrientes, escenas, etc; si hay un grupo “personal”, de los que no dejan indiferente a nadie, ese es The Deadfly Ensemble. Es decir, Lucas Lanthier y adláteres. Y el quinteto usamericano está de vuelta. Regresan también por tanto los títulos largos, las historias surrealistas y el cuidado de los detalles de principio a fin (da igual que hablemos de las composiciones que del artwork, todo está perfecta y delicadamente hecho). Vuelve la locura. Toda, la bien entendida y la otra. Digo esto porque de nuevo, su tercer disco, este An Instructional Guide For Aspiring Arsonists (en adelante, AIGFAA) que nos ocupa, está repleto de originalidad, decadencia, ambientes añejos, todo envuelto en cellos, guitarras, bajos y percusiones nada convencionales y, por supuesto, la menos convencional todavía voz de Mr. Lanthier. De esas que o te encanta o aborreces. Me recuerda (siempre lo ha hecho) a Andi Sex Gang, aunque todavía más decadente y más “perro verde” que el británico. ¡Qué ya es decir!

En este AIGFAA se vuelve un poco al camino marcado por los imprescindibles Cinema Strange, haciendo las canciones un poco “más canciones”, algo menos conceptual todo. Siguen abundando los aires a banda sonora, los pequeños (o no tanto) pasajes instrumentales y el decadentismo cabaretero, pero, en mi opinión, temas como el que cierra el álbum, el tremendista y estupendo Marvelous Murderess está más cerca de incluso unos Virgin Prunes pasados de vueltas o del postpunk oscurete que frecuentaban los citados CS que en anteriores trabajos, dónde todo era aún menos tópico. ¿Eso significa abandonar el aire “arty”? Pues no, claro que no, pero a mi entender, AIGFAA es el disco más “rockero” de los tres. No faltan los hits (Concerning Two Lunatic Vagabonds of the Middle Ages sin duda lo es, más incluso que el escogido como single-presentación Hammer, Anvil and Stirrups o incluso el que abre el CD, Wild-Eyed Hounds, con su abundancia de guitarras y cuerdas varias, por más que el solo de batería que contiene rompa a mi gusto el clima creado por el cello, es perfectamente pinchable, en una sesión con buen gusto, claro), no faltan momentos sublimes, de esos que degustas una y otra vez. No faltan instantes irrepetibles, sensaciones únicas de esas que sólo el Arte (el de verdad) puede provocar. No faltan... de hecho, no sobra nada. Desconozco si el fichaje por Projekt (hoy por hoy, aunque siempre lo han sido, un referente en cuanto a los sellos dedicados a lo “oscuro”) tiene que ver, pero para mí The Deadfly Ensemble han hecho su mejor disco hasta la fecha. Solo falta que toquen por aquí, que en eso sí que se prodigan poquito.


ENTREMURALHAS 2012, CASTELO DE LEIRIA 25-26 AGOSTO

13/8/12

FIESTA DE PRESENTACIÓN DE LA SEMANA GÓTICA DE MADRID IV EDICIÓN

12/8/12

FESTIVAL MELODIAS DE SOMBRAS EN OCTUBRE EN MADRID


ANNE CLARK 30 ANIVERSARIO EN MADRID, VALENCIA Y BARCELONA




RECORDATORIO: OOMPH!: TOUR XX ANIVERSARIO EN OCTUBRE EN MADRID