DARK GATHERING FESTIVAL: NOSFERATU + JACQUY BITCH + SOROR DOLOROSA, 5 de mayo de 2012, Sala Ritmo y Compás, Madrid

5/5/12

Y por fin llegó el día. Nosferatu en Madrid, acompañados por Jacquy Bitch y Soror Dolorosa. Jacquy Bitch en Madrid, acompañados por Nosferatu y Soror Dolorosa. Soror Dolorosa en Madrid, acompañados por Jacquy Bitch y Nosferatu… a gusto del consumidor. Cartel que hace unos años, sin duda, hubiera ocasionado viajes al extranjero de españolitos de a pié. Conozco cienes y cienes de goticazos asiduos al Treffen. Conozco más aún que fueron (o hubieran ido) a Londres solo para ver a Nosferatu. De los que hoy prefieren salir a un garito o directamente quedarse en casa. De los que tienen probablemente cien mil excusas para dejar de lado un festival como el que nos ocupa. Claro. Era sábado. Claro. Eran veintitantos euros. Claro. Hay otros conciertos… Me cabrea mucho este tema. Me cabrea además tener que hablar de esto casi cada vez, pero, sintiéndolo mucho, me vais a tener que aguantar la chapa.
¿Sabéis que es lo que realmente me molesta? No, no es que vaya poca gente a los conciertos. No es eso, aunque pueda parecerlo. No es que me preocupe, ellos se lo pierden. Lo que me enfada, lo que me hace perder la compostura es que a pesar de llevar toda la vida oyendo el mismo soniquete, nada cambia. Y llegará un momento (porque al final todo llega) en el que gente como De Profundis se harte. Llegará un momento en que los actuales promotores de conciertos decidan que ya está bien de invertir salud y dinero. O tiempo. Y entonces, cuando eso suceda, nos quejaremos con motivo, no como ahora. No como en los últimos veinte años. Eso por un lado. Por el otro, lo que me revienta es no verle solución. No hay pauta. Da igual el día, la hora, las bandas programadas… da lo mismo. Hay ocasiones en las que sale bien y muchas en las que sale mal. Sin que se adivine la razón. Por eso no veo solución posible. Y eso SÍ es un problema…

Sorordolorosa


Sorordolorosa-001Centrándonos en el festival y pidiendo disculpas por la retahíla, diré, empezaré diciendo, que era de día aún cuando se abrieron las puertas de la sala. Era media tarde de primeros de mayo y la lluvia que llevaba todo el día amenazando decidió caer a saco justo cuando caminábamos hacia la sala. No hubo daños, no obstante, los cardados se conservaron más o menos y alguna, aún con el paraguas roto, mantuvo su dignidad sin problemas. Ya dentro, rápido vistazo al merchandising y a coger sitio cerca del escenario. Enseguida se apagan las luces y deja de sonar la música pinchada. Soror Dolorosa sobre el escenario. Cuarteto, guitarra a la derecha del público, bajo a la izquierda, voz en el centro y batería detrás. Tradicional. Chupa de cuero con montones de chapitas, gafas oscuras, pelo largo liso… Eldritch en More… Bajista con barba y pelo rizado que herido hace poco confiamos en que se haya recuperado, tímido guitarrista con coleta y batería… con aspecto de batería. Detalles sin importancia, en general. Lo que cuenta es lo que vendrá después de esa primera impresión visual. Lo que saldrá de sus instrumentos y lo que serán capaces de hacer llegar abajo. Lo demás, simples descripciones que cualquier foto mejoran…

Sorordolorosa-002

Tenía ganas de ver si los franceses me llegaban tan dentro como lo habían hecho en disco y si la “tradicional” buena puesta en escena gala continuaba siendo seña de identidad. No defraudaron mis expectativas. Así, abrieron con la estupenda Cristal Lane, que sonó fría, demasiado fría. Poco a poco fueron entrando en calor, el bajo de Hervé más presente que nunca y los parches de Frank, tímidos al principio y cada vez más entonados según iba pasando el tiempo y sucediéndose los temas. Emey afilando cuerdas y Andy tan entregado como enajenado (estrellaza rock sobre el escenario, dónde se debe ser, infinitamente humilde y buen tipo después, como sus compañeros, al bajar con el/su público) de chulazo contoneante.

Sorordolorosa-004

43º y Beau Suicide recuerdan que antes del melancólico Blind Scenes existió un EP mucho más afterpunk, mucho más ácido y corrosivo. Sobran chaquetas ya, la gente lo nota y todos, los que están allí por ellos y los que no tanto, se dan cuenta de que la ocasión es inmejorable, lo que sale por los altavoces y lo que empapa las retinas es único y no sabemos lo que durará. No, yo tampoco. La voz suena un poco baja en algunos momentos, no importa demasiado pero me hubiera gustado un poco más alta. Tampoco tengo forma de saber si influye la posición frente al escenario. In A Glance y empieza a ser necesario moverse rápido para esquivar el pié de micro que amenaza con golpearnos… no llega a pasar nada. Todo el mundo jalea los primeros acordes de Autumn Wounds, hit por aclamación popular. A estas alturas, con todo ya desatado, solo apetece seguir disfrutando del magnífico espectáculo. Seguir comprobando que no, no estaba equivocado, los pollos estos son de lo mejorcito que actualmente recorre escenarios por ahí.

Sorordolorosa-003

Scars Of Crusade y Low End confirman lo anterior. Muy bien interpretadas, muy sentidas, con bajo y batería pegando fuerte, con la guitarra lacerando lo necesario y con las voces teatralizadas empastando todo. Probablemente los prejuicios me traigan a la cabeza recuerdos y otros sonidos del otro lado de los Pirineos. Lucie Cries, Corpus Delicti… grandes bandas. Pero estamos en oro momento y queda esperar que dentro de veinte años haya otro grupo que me traiga recuerdos igual de felices, pero de Soror Dolorosa. Me he dejado a propósito Trembling Androgyneous para el final. Increíble epílogo a un concierto impecable. Tremendo colofón, su mejor canción para mi gusto que dejó, a mí al menos, con ganas de más. Pero no, no había tiempo para más. Quedaba festival, claro.

Jacquybitch-001


Jacquy Bitch. Más franceses. Míticos en este caso, centrados en el deathrock… aspecto indescriptible. Me hubiera encantado que me explicaran el grifo que llevaba el bueno de Jacquy pegado a la chupa en la espalda. No hubo ocasión. De nuevo es lo de menos, de nuevo lo importante es lo que vendrá a continuación. Empieza todo con Surprise, rápidamente seguidas por Crowel, Suicide y Hérésie. Repaso exhaustivo a su último trabajo (When Walls Cry) que será la base de casi todo el setlist. Vamos, como si vinieran cada año, más de uno hubiera agradecido un toque a temas añejos, incluso de Neva… pero no. Esta noche no. Suena todo estupendamente, la voz ahora se oye mejor, a pesar de que las letras son absolutamente ininteligibles. Al menos para mí.


Jacquybitch


Jacquybitch-002Se suple con saber hacer y estar. Teatro, puro teatro. Alma en cada nota. Se interpreta más que se canta, se actúa… otra vez un concierto impresionante. Apocalypse, Abandonné, Le Pas. Poco importa. Qué más da. Unos tema u otros, unas canciones más o menos conocidas. El público se desgañita con los artistas, no es para menos, hay sensación de nuevo de acontecimiento importante. “Vamos Jacquy” grita alguien. No hace falta. Ya va todo sin necesidad de insistir… Y la versión de Cavity (Christian Death-Rozz Williams). Personal, mucho. Interesante forma de ver y tratar una canción conocidísima, llevándola a tu terreno, como debe de ser una versión, qué duda cabe. Aquí ya nadie se resiste. Y eso que todavía falta para que termine pero ha ido tomando todo una temperatura cada vez más alta. Hace calor, mucho y del escenario llega más calor. Se agradece la ausencia de agobio, por más que el hecho en sí duela…


Jacquybitch-004


Black, Death, Vision. O lo que sería finalmente una especie de colofón a un rato de deathrock del bueno. Y del original, además. Del que no copia (o no mucho) al DR americano clásico. Del que no se nutre solo de guitarras punzantes e influencias punk. Del que disfrutamos los asistentes y deberían envidiar los que no fueron. Black, Death, Vision. O lo que es igual, después de Black, las dos únicas concesiones al pasado, Death (de Haine) y Vision (de ¡Neva!), así, para cerrar. Para cerrar porque tras ella abandonaron el escenario. Dejando detrás unos 45 minutos largos de buen hacer. De teatro, como comentaba antes, pero también de excelencia instrumental, de interpretación singular, de calidad en definitiva. Muy buen concierto para el que aún quedaba un “postre”, un bis previsto en el setlist: Sans Retour.


Jacquybitch-003


Como postre, estuvo bien. En realidad solamente confirmó y reiteró lo que ya habíamos visto, oído y sentido durante el resto del concierto: que es tremendamente injusto que esta banda sea tan poco conocida por aquí, que es increíble que haya cientos de moñas (obviaré dar nombres) haciendo el chorra, plagiando con mayor o menor fortuna y con menor o mayor vergüenza lo ya hecho antes, y que esos indecentes tengan más cartel que los citados tiene tela. Siguiendo con lo que importa, que me voy por las ramas, Sans Retour fue el perfecto final para un conciertazo. E iban dos esa noche. Quedaban Nosferatu.

Nosferatu


Tras una larga espera (las preparaciones se prolongaron más que en los otros conciertos), con Supergothic sin lugar a dudas sobrevolando la sala, los vampiritos ingleses comenzaron su recital. En mi cabeza, muchas dudas. Realmente nunca he sido muy fan de este grupo, tienen canciones que me parecen correctas (otras no tanto) pero no están en mi Olimpo particular. Aún así, entendía que era (y es) fundamental ver a una banda como la dicha en directo, al menos una vez. Porque verdaderamente han sido muy importantes dentro de la, generalmente estancada y bastante dada a la autocomplacencia, escena inglesa y porque oyes, hay que hablar con conocimiento de causa.

Nosferatu-002





Nosferatu-004Tras una intro, Alone. Empezamos con Rise (clásico entre los clásicos) aunque después el recorrido fue más o menos por toda la discografía murcielaguera. Con especial acento en su reciente Wonderland pero sin obviar éxitos añejos. De ese modo, Bombers, Black Hole y Dark Angel, a continuación. Y las dudas que se van despejando. Efectivamente, siguen sin llegarme allá dónde sí me llegan los más grandes, pero el espectáculo es magnífico. Las guitarras entonadísimas, los bajos y parches definiendo el clasiquísimo gothic rock del grupo y un Louis DeWray haciendo de superestrella del gótico cuando se acerca al micro y de timidísimo tío normal cuando no está cantando. Simpáticos y encantadores… Horror Holiday, Lament, The Witching Hour. De nuevo la mezcla entre lo antiguo y lo reciente. De nuevo impresionantes en la interpretación. Ahí está el riff que los encumbró y el que los apartó de mis escuchas frecuentes, por su repetición… no importa demasiado ya, no tiene demasiada importancia. Han pasado muchos años, han pasado muchas canciones, muchos discos. O los suficientes, al menos. En esta época en la que todo el mundo vuelve (muchos diciendo que nunca se fueron, sea o no cierto) es agradable ver que quien tuvo, desde luego retuvo. Y Ausonio en su casa. Manda de eso que tú mandes, anda.


Nosferatu-001Darkness Brings, Wonderland y, para cerrar, Wiccaman. Junto con Lament, las dos concesiones a sus inicios. Se me está pasando el concierto volando, buena señal. La gente a mi alrededor parece disfrutarlo también. Han sido solamente diez canciones (inevitablemente corto dadas las características del evento) pero la sensación es de que han sido más. Muchas más. Ya con las dudas completamente despejadas, va acercándose la hora de las conclusiones finales. Y respecto a Nosferatu, la conclusión es que es una verdadera lástima que no estén entre mis bandas favoritas porque el concierto, fue objetivamente estupendo. La interpretación de las canciones escogidas estuvo francamente bien y el setlist… bueno, el setlist fue mejorable, por supuesto. Siempre lo es. Cada escuchante tiene un conjunto de temas propios que sería el que elegiría para cualquier concierto y es imposible contentar a todo el mundo. ¿Que faltó Lucy In Red? Pues posiblemente (Lucy is dead, me pareció entenderle a Louis ante la petición popular). ¿Que sobró algún tema de Wonderland? Pues a lo mejor también. ¿Que un concierto de Nosferatu sin Vampire’s Cry es poco menos que inadmisible? No lo sé. Pero vamos, que fueron diez canciones que perfectamente representan la discografía del grupo en su (creo) primer concierto en España. Y como decía antes, habría diez elegidas casi para cada asistente…


Las conclusiones respecto al festival en general, pues de dos tipos. Respecto al mismo, organización, grupos, etc., impecable todo. Para mi gusto personal, el concierto fue de más a menos. Pero no en cuanto a calidades objetivas, solo en cuanto a preferencias musicales. En cuanto a público y todo eso, para que abundar más en lo dicho. De vergüenza. Sólo espero que no estemos cada vez más cerca de arrepentirnos del escaso interés demostrado. Sólo espero que De Profundis mantenga las ganas y podamos seguir disfrutando de espectáculos como este.


0 comentarios: