DREADFUL SHADOWS + EÔN + THE ETERNAL FALL, 12 de mayo de 2012, Sala Ramdall, Madrid

12/5/12
Recuerdos, muchos recuerdos ocupaban mi mente aquel doce de mayo. Primero por la hora. Había perdido la costumbre de salir tan pronto y de repente fue como si tuviera dieciséis o diecisiete años de nuevo. Estaban las cervezas, faltaba el botellón-que-todavía-nadie-llama-botellón pero eso era lo de menos. La zona además, ayudaba. El cercano parque del oeste, con su Templo de Debod y todo, la buena tarde que hacía… la compañía. Todo ayudaba. Y luego, más tarde, más recuerdos, pero esos son después. Al acceder a la sala, poquísima gente, la hora, ya sabes. Registro de bolsos al entrar, dos muchachas de insultante juventud se ven obligadas a abandonar algo tras de sí. Imagino que peligrosísimas galletas (por el aspecto, también el de las galletas).


Rato de fotos y saludos y en seguida, cumpliendo a rajatabla el horario previsto, The Eternal Fall. Es decir, esa tarde, Sol (fuera y dentro) y Miguel. Y un ordenador. Rápidamente, un pensamiento o dos. El primero que manda cojones (o como se diga) que haya gente (mucha) que se compre una entrada para un concierto en el que actúan tres grupos y espere fuera a que termine alguno de ellos para entrar después. Aunque no los conozcan. Aunque no les gusten. Aunque sean idiotas (los que se quedaron fuera). En fin, poquísima gente vio la actuación de estos tipos, mucha menos que la que estaba en la puerta haciendo tiempo. Lamentable. El segundo pensamiento fue que hay que ver la falta que le hace a Sol (compositor de las canciones, vocalista, guitarrista y programador, es decir, lo más cercano a un hombre orquesta –para bien- que tenemos en la “escena”) una buena banda que respalde su propuesta. Hay que ver lo necesario que resulta no ya para los discos (ahí, además de que se nota menos, es menos importante) sino para el directo.


the eternall fall



Y no es, en absoluto, que el citado Miguel Palazón no lo hiciera estupendamente en el bajo. Es simplemente que es una lástima que canciones tan trabajadas y bien hechas como las de Sol no brillen en toda su expresión. No olvidemos, de los grupos que actuaban esa noche, The Eternal Fall son los que más repertorio y recorrido tienen, por más que los cabezas de cartel fueran Dreadful Shadows (ocho discos publicados son muchos discos). Una pena, porque un ordenador y dos tipos, por mucho que lo intenten, o son extremadamente carismáticos o algo más es necesario para crear un espectáculo. Dicho esto, musicalmente sonaron bastante bien, defendieron (en la medida de las posibilidades citadas) las canciones más que dignamente y trataron de involucrar al escaso público en lo que hacían. Ningún pero se les puede poner, por tanto. En el haber, lo comentado, un puñado de canciones que aunque relucirían mucho más con “algo” más detrás, dejaron bien alto el listón para los que vendrían a continuación. La sabia mezcla de darkwave con gótico clásico, de melancolía con fuerza, de tristeza con luminosidad y oscuridad alternas, estuvo todo el tiempo (tres cuartos de hora más o menos) presente. Gran concierto, sin duda. Y el que se quedó fuera, se lo perdió.




Eôn ya fue otro cantar. Y otro tocar, en todos los sentidos. Algo de gente entró en la sala (todavía no llena pero con mejor aspecto) y un quinteto llena más. Debo indicar que el estilo del grupo no está entre mis preferidos por lo que mi juicio musical está muy comprometido. De modo que me fío de lo que me dicen los amigos de criterio que me rodeaban. Y a ellos les gustó. Mucho. Incluso más de lo que esperaban. Doble bombo, claro. Guitarras a tutiplén. Bajos como taladros. Voces, voces. Eso que llaman nuevo metal supongo (porque me sonó moderno). Con su dosis exacta de oscuridad y de fuerza. No es mi estilo, pero lo hicieron muy bien. Y eso se nota, independientemente de que el gusto te permita disfrutarlo en mayor o menor medida. La gente también disfrutaba, la inteligente, la que estaba en la sala. El resto… supongo que disfrutaría de otras cosas, aunque no lo sé seguro.

IMG_4663


Repasaron profusamente el que será su primer CD In[Visible], de hecho tocaron todo el disco salvo dos temas (Psycho e Inertia, si no ando confundido) demostrando que si bien están al comienzo de su carrera, tiene pinta de que esta será más que prometedora. A poquito que los acompañe la suerte y que sigan por dónde van. Por el camino de hacer lo que les sale de dentro con tanta convicción como fuerza. Además, son más que capaces de transmitirlo incluso a zotes como yo, incapaces de deleitarse con esa clase de guitarrazos metálicos. Y eso es, sin duda, una virtud indiscutible. Dentro de mi desconocimiento absoluto de los temas y aprovechándome de la cercanía al setlist, puedo decir que las que más me gustaron fueron XIII (con la que abrieron), Ansiedad y Cobarde. Puedo decirlo y de hecho lo digo, aunque no haya una razón concreta. Simplemente fueron las que más me llegaron. Con dificultades, ya que me dio la sensación de que el sonido de la sala dejaba que desear, al menos en cuanto a nitidez. A estas alturas de la “velada”, lo achacaba a la posición tan cercana al escenario y a la tormenta que desde ahí se descargaba pero desgraciadamente el tiempo me quitó la razón…

Dreadful Shadows sobre el escenario. Aquí es dónde se volvieron a agolpar los recuerdos que comentaba en el primer párrafo. Recuerdos de un festival, Mise Noir; recuerdos de hace diecisiete o dieciocho años; recuerdos de un montón de grupos y del entusiasmo y los nervios de saber que seguramente nunca jamás se repetiría algo parecido (así ha sido, de hecho); recuerdos que en gran medida van de un grupo berlinés, bastante más joven (diecisiete o dieciocho años más joven) que ahora. La memoria me trae de nuevo aquella entrevista, antológica por tantas razones. Aquel Sven (el tipo esta casi igual, increíble), aquel Ron y aquel Jens que tocaron junto con otros dos tipos cuyo nombre he olvidado (¿Frank?). Todo eso me vino a la cabeza con los primeros acordes de Chains y eso que no sé si la tocaron por aquel entonces…

DShadows1


Ahora la sala sí que estaba llena, no hasta el agobio, pero indudablemente con muchísimo mejor aspectos. Imagino que las columnas esas que había por detrás no llegarían a incordiar demasiado. O no tanto como el freak de turno (os juro que no sé cómo lo hago, debo de tener alguna especie de imán o algo porque siempre, SIEMPRE, en cada concierto me toca algún flipado cerca), empeñado en agarrar la mano de Herr Friedrich, empujando, molestando sin más… Pero eso no era lo importante. Burning The Shrouds. Eso sí. Y A Sea Of Tears, claro. Ya con Ju Ri apoyando en las voces femeninas. Una lástima el mencionado mal sonido de la sala que impidió prácticamente del todo las evoluciones vocales de la muchacha. Un matiz que se echó en falta, a pesar de sus esfuerzos. Mientras el resto de la banda (los citados más André Feller y Norman Selbig) continúan dándolo todo. Saltando sin parar en un alarde de energía. Y de simpatía. Todos y cada uno estuvieron francamente majetes toda la noche. Sí, con los plastas también.

Vagrants In Space, New Day, Desolated Home, Hurt (de Nine Inch Nails), A Better God, Dead Can Wait. Subidas y bajadas continuas en lo que ya era un firme repaso a toda la discografía de los de Berlín. Evidentemente faltaban hits. Cada cual tiene los suyos. También faltaban canciones, no estaba todo terminado en absoluto. Pero ciertamente pocas quejas se podrían hacer al repertorio hasta ese momento. Ni después tampoco: Dusk, Ashes To Ashes (de Faith No More, creo), Craving, Homeless… por desgracia en versión ciber. Demasiado “bailable” para mi gusto, más si amas la original. Y hasta aquí la primera parte del recital, la principal. Quedaban los bises, obvios. Pero, ¿qué nos esperaba en ellos? Pues ojalá se mantenga el nivel. Hasta ese momento la interpretación no puede tener ningún pero. Bien tocado, bien ejecutado, transmitiendo, divirtiendo y divirtiéndose… no se puede pedir más.


dreadful shadows


Primer bis con Futility, Condemnation, Twist In My Sobriety (de Tanita Tikaram) y Beyond The Maze. Todo intachable, salvo el orden. Beyond The Maze (siendo un pedazo de canción) como final de concierto –tanto si hay más bises como si no- es un cortarollos absoluto. Siempre decimos aquí que hay que tratar de acabar arriba y en eso… pinchazo. Al menos para mí, pero como esto lo escribo yo, pues eso. Quedaban tres temas, tras una nueva salida del escenario, True Faith (super hit de los ínclitos New Order, la gente todavía más enloquecida, el grupo aún más entregado, uno de los clímax de la noche, sin ninguna duda), The Racking Call y The Cycle. De nuevo temazo para terminar, de nuevo mal escogido el momento, de nuevo épica lenta y oscura que sí, siempre, pero no para convertirse en el regusto de después de un concierto. Y de nuevo, y esto quizá sea lo peor, la preciosa voz de Ju Ri no se oía nada. Al menos desde delante, pero tengo entendido que fue algo generalizado.



Y más simpatía, y más entrega, y más majos que majos, y Sol (a Miguel no lo vi al salir), y Eôn también. Y todo el mundo habla, y comenta y sale de la sala poco menos que empujados por la seguridad, que quieren abrir en sesión discotequera. Son poco más de las once de la noche. Y parece que se alargará todo pero es una noche en la que me siento con muuuuchos años menos, opto por regresar a casa. Y digerir lo vivido de camino.

Solo me queda agradecer a quien lo hizo posible. A los responsables de esa especie de elixir rejuvenecedor que fue al final el concierto, a los grupos claro, y a los amigos…





SHRINE: Somnia (Cyclic Law 2012)

11/5/12
2658-67273_600Somnia es el tercer trabajo de Hristo Gospodinov, alma máter del proyecto búlgaro Shrine. Realmente cuando pienso en música búlgara me cuesta imaginarme algo que no sea folk, prejuicios propios, por supuesto. Y ciertamente, Shrine no podría estar más lejos de acordeones y “música tradicional”. Este Somnia es, como su propio nombre indica de alguna manera, un viaje onírico, dentro de eso que se ha dado en llamar dark ambient, etc. En este caso, la música no te lleva (o no solo) por paisajes de algún tipo sino que se introduce en el mundo propio de los sueños, haciéndote moverte por horizontes con ese punto de irrealidad que incluso las más prosaicas duermevelas tienen. La forma de hacerlo es la habitual en el género: samplers, teclados, instrumentos acústicos, algún sonido de procedencia desconocida aquí y allá…

Como sucede también con casi todos los proyectos de este tipo, es francamente difícil dar con la clave que permita separar calidades. Tan difícil como discernir entre sueños, entre melodías evocadoras, incluso entre ficción y realidad. Porque en el fondo de eso se trata. En el fondo lo que hace que un disco sea bueno o sea malo casi siempre está lejos de criterios objetivos y termina siendo una cuestión de “me gusta” o “no me gusta”. Siendo esto así, en el caso de este género musical, me atrevería a afirmar que el criterio debe ser incluso utilitario: logra lo que pretende o no llega a conseguirlo. Y dentro de eso, ¿hasta dónde te lleva la música? ¿Se queda en el intento de sugerirte sensaciones? Somnia logra, en la prácticamente una hora que dura, llevarte por dónde quiere. Consigue, en sus ocho canciones, que, aunque son independientes entre sí, puedas ver el disco como un todo. Un todo instrumental, sí, por supuesto, pero tan cuidado que hace que hasta la presencia de voces se antoje innecesaria. Un todo estupendo que recrea ese mundo familiar y desconocido a la vez de los sueños. Ese mundo surrealista al mismo tiempo que común a todo mortal que si perdiera el misterio de la no lucidez, tendría menos interés. Y lo consigue sin alardes innecesarios, solo (que no es poco) a través de capas y capas de sonido exquisito. A través de estratos a diferentes niveles, siempre tratando de sintetizar sin agobiar, que empapan los oídos del escuchante inundándolo por dentro. ¿Quién necesita más?


DATE AT MIDNIGHT: No Love (Manic Depression 2011)

No Love_coverLos italianos Date At Midnight nos muestran ahora su primer CD, tras el estupendo EP homónimo que ya reseñamos en estas páginas allá por el año 2008. Ahora entrecomillado, el CD es del año pasado (eso sí, a finales) aunque es en este momento, con unos meses de retraso, cuando por fin nos hacemos eco. Al grano. ¿Qué ha cambiado entonces desde 2008? Pues afortunadamente, nada en lo esencial. El deathrock sigue siendo quizá el estilo más presente aunque el sonido en general, mejor y más producido, ha madurado mucho. Lo más importante es que la frescura y la originalidad que siempre han sido seña de identidad siguen ahí. Y es que estos muchachos de las citas a horas ciertamente intempestivas (con todo lo que eso tiene de bueno) continúan dónde lo empezaron hace ya cuatro años: en la nebulosa línea que separa lo puramente siniestro del deathrock actual. Curiosamente, aunque he nombrado el DR ya un par de veces (y alguna quedará), te va a costar meterlos en ese saco, no todo es tan obvio, no todo es tan evidente.

Ojo, no se parecen al costrismo ese tan de moda, sobre todo hace unos años. Ojo, nada que ver con postpunks modernos. Más ojo, de hecho, no se parecen mucho a nadie. Eclécticos, se adivina el gusto por los mejores Christian Death, por los Cinema Strange de sus mejores días, por los Madre del Vizio más inspirados… en definitiva, por todo lo destacable en este mundillo de los últimos 30 años. Todo sin que se note mucho, que es lo mejor, por descontado. Los de Roma sabiamente mezclan (igual que mezclan idiomas, cantando ora en inglés ora en italiano) todo lo oscuro, lo supurante del deathrock, lo elegante de la darkwave, lo épico del gótico, demostrando que lo suyo más que un estilo, es talento puro. Para mí gusto, siendo difícil destacar temas entre los once que componen el trabajo, es en ese liberarse del corsé de la etiqueta donde tienen su mejor baza. Añádele que cuentan con un vocalista eficacísimo en dotar las canciones de personalidad propia y que instrumental y compositivamente es de lo mejorcito que hoy en día te puedes llevar a la boca y tendrás que estar de acuerdo en que este No Love es clarísimamente una obligación en tu discoteca, so pena de que quieras dejarla cojeando de lucidez y calidad...

BROTHERHOOD: Turn The Gold To Chrome (Autoproducido 2012)

Gratamente sorprendido he quedado con este Turn The Gold To Chrome. Casi todo lo último que había escuchado de Suecia provenía del entorno del dark ambient, del industrial ruidista y cosas así. Pero estos Brotherhood son bien distintos. Se salen de cualquier estereotipo con solvencia y presentan un álbum donde combinan con sapiencia y soltura instrumental lo mejor del clasicismo siniestro, del de antes de popularizarse el término gótico, con el aire melancólico y elegante de los mejores Depeche Mode y en ocasiones con la frialdad del afterpunk más añejo. La combinación no podía ser más acertada. En estos tiempos dónde tan de moda está el guitarreo indiscriminado y esa nueva etiqueta postpunkiana que no es más que la enésima copia de la enésima copia, resulta una propuesta de lo más refrescante. Así dicho, parece simple: cojo esto, lo junto con aquello, le meto un arreglo aquí, un teclado allá, un coro femenino que aligere un poco el resultado… esas líneas, esos fraseos, esos riffs… una mezcla bien hecha. Pero no, no, no, para nada. Capa a capa, cada tema puede ser desnudado buscando una esencia que como en una especie de muñeca rusa de esas, siempre tiene un estrato debajo distinto. Y vuelta a empezar, como en una cinta de Moebius. Vuelta a ese arreglo, a ese teclado, etc. Y sí, es verdad, So Many Stars tiene un indiscutible parecido con aquel temazo de los Sisters. Y sí, también es verdad que hay algún recurso vocal un poco forzado pero nada empaña que Brotherhood se han marcado un debut impresionante.

Turn The Gold To Chrome no es un disco fácil. O mejor, es engañoso. La primera vez que lo escuchas tiene una apariencia de música de fácil digestión que se complica con las ulteriores, descubriendo matices que no pensabas que existieran. No es fácil en el sentido de que son esos matices los que al fin y a la postre hacen de Turn etc (y del dúo) algo diferente e infinitamente disfrutable. En cualquiera de los nueve temas das con planteamientos similares, aquellos en los que manda la melodía, la canción gobierna, muy por encima de otras historias ni que decir tiene que menos importantes. Planteamientos que hacen del disco uno de los más agradables que he tenido ocasión de degustar en lo que va de año. No es poco eso, no.

LÍNEAS ALBIÉS: L.A. ROSA EN VINILO



Líneas Albiés lanza su primer proyecto de Crowdfunding para publicar L.A. Rosa en vinilo 

Líneas Albiés solicita a sus fans 2.250€ para publicar una edición en vinilo de 500 copias numeradas en la plataforma musical Firstclap.

Bläue ha establecido tramos de donación desde los 10€ a los 500€ y diferentes contraprestaciones según la cantidad aportada por su seguidor.

Barcelona 04 de junio de 2012

El grupo musical Líneas Albiés ha comenzado un proyecto de crowdfunding con el objetivo de financiar su próximo proyecto musical. Lo harán gracias a la colaboración de sus fans y a través de la plataforma musical Firstclap, desde donde esperan conseguir los fondos necesarios, mediante las donaciones de sus seguidores más fieles.

Líneas Albiés desea publicar una edición en vinilo de 500 copias numeradas y, para ello, han establecido diferentes contraprestaciones según el volumen de la donación, que pueden ser desde los 10€ hasta los 500€. Así, se puede disfrutar desde una copia del propio vinilo financiado L.A Rosa, a recibir una camiseta hecha a mano, una canción por encargo, un concierto Navideño y la posibilidad de cenar y tomar unas copas con los integrantes del grupo.

Las donaciones se pueden realizar a través de http://firstclap.com/es/lineas-albies/la-rosa-nuestro-3-lp-en-vinilo 

Para más información
Alberto Reboredo
alberto.reboredo@firstclap.com
telf +34 93 531 96 61

*El crowdfunding, en español financiación en masa o micromecenazgo, encuentra el dinero necesario para sacar adelante cualquier proyecto creativo a través de Internet. 

Texto: Alberto Reboredo

COME WITH REVERSE: Come With Reverse EP (Autoproducido 2012)

7/5/12
come withreverse
Nunca he estado muy al tanto de la escena griega, no sé si existe como tal, si es sólida o si, por el contrario, hay algunos grupos “sueltos” pero sin una base detrás. Hace años (bastantes) sí sé que funcionaban bandas (quizá Into The Abyss sea la más conocida) pero hoy en día reconozco que lo poco que me llega de la “cuna de la democracia” nada tiene que ver, desgraciadamente, con la música. De este modo, cuando cayó en mis manos este EP de Come With Reverse, lo primero que me llamó la atención fue su “exotismo”. Lo segundo, su magnífica imagen de portada y maquetación y lo tercero… lo tercero fue después. Después, cuando ya giraba en el reproductor el CD, cuando ya se me había pasado (uno es algo necio pero tampoco tanto como para dar prioridad a lo que es secundario) la impresión inicial. Entonces fue cuando Come With Reverse crearon en mí la sacudida más duradera.

Pues ¿qué tenemos aquí? Pues seis canciones, seis, de buena factura, claro que sí, amigos. Seis canciones, seis, que suman algo menos de treinta minutos para el absoluto disfrute de todo aficionado al gothic rock que se precie. Ya sabéis las claves del género, no me hagáis repetirlas de nuevo. Ya sabéis de qué hablo. ¿Cómo? ¿Qué? ¿Que a quién recuerdan? ¿Que a quién se parecen? Pues si os digo la verdad, a todos y a nadie. Esas guitarras tienen padres, desde luego, pero podrían ser perfectamente adoptadas. Algún difuso teclado… La voz recuerda, especialmente en el timbre, a los míticos (para los gothic rockers de mediana edad, los jovenzuelos no los conocerán y debieran) Dronning Maud Land. Lo que siempre es de agradecer. Pero no parece una cuestión forzada, seguramente sea una simple coincidencia tímbrica, no hay de qué preocuparse. Por lo demás, aunque me atrevería a apostar sobre lo que suele sonar en sus reproductores, no se asemejan demasiado a nadie. Y eso, es bueno, muy bueno. Y ¿qué es lo malo? Pues que el disco es corto y se queda uno con ganas de más y sí, puede oírlo de nuevo, pero no es lo mismo. Claro, que que eso sea lo malo es bueno. Y si eso es lo peor de este EP… Leí por ahí que se referían a ellos como newcomers. Pues que sea para quedarse.

GHOULTOWN: The Unforgotten (Rare and Unreleased) (Angry Planet 2012)

Este The Unforgotten no es desde luego el mejor disco para acercarse al particular mundo de los de Texas. Estamos ante una recopilación de demos, rarezas y tomas en directo, por lo que es, sobre todo, un complemento a una estupenda discografía. Veintiuna canciones que de algún modo resumen los trece años de historia del grupo en una edición digital (de momento no habrá edición física, en un futuro, ¿quién sabe?). ¿Por qué razón entonces hablamos de este disco? ¿Qué justifica su compra? Pues en tu caso no lo sé. En el mío, el completar como decía antes una magnífica discografía con un buen puñado de canciones inéditas o prácticamente inéditas; el poder escuchar una y otra vez diferentes versiones de canciones míticas como Killer In Texas, Skeleton Cowboys, Fistful Of Demons, etc, etc. El sonido, además, es bastante bueno, no es el típico disco de rarezas de sonido infame, ni mucho menos.

Son ochenta minutos de puro gothabilly, sea eso lo que fuere. Es decir, ochenta minutos de rock and roll, de aire del Oeste, del polvoriento Oeste, de letras que igual hablan de tequila o de calaveras, de asesinos en serie o de anocheceres en el desierto. Casi una hora y media de ese sonido que siendo equidistante de tantos y tantos sitios, resulta francamente diferente a todo. Sí, las influencias son claras. Sí, no deja de ser guitarra, bajo, batería y voz (con alguna trompeta de cuando en cuando). Sí, amigos, sí. Terror de serie Z y vaqueros malotes. Tan chungo como divertido, claro que sí. Y eso, en estos tiempos terribles de repetición de esquemas más que trillados, en estos momentos en los que encontrar algo original que llevarse a la oreja es tan desazonadoramente difícil, en estos días de copias y más copias y más copias, de ver como la creatividad se confunde o directamente no existe, supone un soplo de aire fresco, algo que trece años después obviamente no sorprende, pero edifica. Ghoultown son todo eso y mucho más. Imposible de poner en palabras, negro sobre blanco (o blanco sobre negro, mismo da). Imposible de describir pero no por eso (o tal vez precisamente por ello) menos importante o destacable. Completemos pues, disfrutemos. Escuchemos y descubramos nuevos matices en canciones que deberían ser de obligada audición. Lógicamente, si te gusta la música, claro.


THE MEN THAT WILL NOT BE BLAMED FOR NOTHING: This May Be The Reason Why The Men That Will Not Be Blamed For Nothing Cannot Be Killed By Conventional Weapons (Leather Apron 2012)

Con este nombre tan cortito (en lo sucesivo, TMBTRWTMTWNBBFNCBKBCW) los británicos The Men That Will Not Be Blamed For Nothing (en lo sucesivo, TMTWNBBFN) titulan su segundo disco “largo”, tras Now That's What I Call Steampunk! Volume 1 (que por problemas legales ahora se llama The Steampunk Album That Cannot Be Named for Legal Reasons, en lo sucesivo... no lo nombro más), un EP “navideño” y un directo. Debo, ante todo, reconocer mi absoluta ignorancia acerca de la escena steampunk que parecen representar (al menos en parte) grupos como éste. No conozco más que a algún grupo suelto y por supuesto la estética relacionada, que me parece cuando menos curiosa y en algunos casos bastante atractiva. Pero centrémonos en lo que importa y lo que importa en este caso es la música (como dicen ellos, el disco es basura, por lo que merece como mínimo un análisis algo más serio). MÚSICA con mayúsculas. TMTWNBBFN hacen fundamentalmente punk. Punk de letras graciosas y divertidas para más señas. De ese que se mueve siempre sobre la fina línea que separa lo frívolo de lo cachondo y que corre permanentemente el riesgo de que una vez pasado el chiste (casi nadie se ríe quince veces de lo mismo, por más que todos conozcamos a alguno) no haya nada “detrás” que justifique el seguir oyéndolo. De modo que en las canciones que llenan el CD puedes encontrarte desde zombies regios a odas a Nikola Tesla, pasando por Lovecraft y su Ctulhu y sus mitos. Todo revestido de punk bastante cafre y algunos momentos más reposados.

Pero claro, siendo ingleses, el cachondeo tenía que tener trasfondo. Y lo tiene, detrás de tanta comedia se tocan con bastante mala leche las “oscuridades” de una época victoriana a la que estos tipos se niegan a reinvindicar solo con sombreros, ropas y bigotes. La época de la represión sexual absoluta, de las diferencias entre clases, de los ricos y los pobres, del trabajo infantil… del siglo XIX. Pero, espera. También la del s. XX y la del XXI… O sea que en el fondo, todo es tremendamente atemporal. Lo mejor de el disco (y del grupo) es que esa línea que decía antes que pisaban constantemente los hace caer del lado bueno. Permanentemente. No se quedan en la gracieta, no se diluyen al perder gracia el chiste. Se mantienen al más alto nivel, porque detrás de toda esa parafernalia y esa comedia, se muestran más que sólidos, tanto en lo musical como en lo estilístico. Guitarras rapidísimas, ritmos contundentes, voces con la mezcla adecuada de calidad y mala hostia… Desde luego, si el steampunk ese es esto, ¡bienvenido sea! De hecho, este TMBTRWTMTWNBBFNCBKBCW es uno de los trabajos que más veces he escuchado en las últimas semanas y eso teniendo en cuenta el bombardeo habitual, ya es mucho decir.


DARK GATHERING FESTIVAL: NOSFERATU + JACQUY BITCH + SOROR DOLOROSA, 5 de mayo de 2012, Sala Ritmo y Compás, Madrid

5/5/12

Y por fin llegó el día. Nosferatu en Madrid, acompañados por Jacquy Bitch y Soror Dolorosa. Jacquy Bitch en Madrid, acompañados por Nosferatu y Soror Dolorosa. Soror Dolorosa en Madrid, acompañados por Jacquy Bitch y Nosferatu… a gusto del consumidor. Cartel que hace unos años, sin duda, hubiera ocasionado viajes al extranjero de españolitos de a pié. Conozco cienes y cienes de goticazos asiduos al Treffen. Conozco más aún que fueron (o hubieran ido) a Londres solo para ver a Nosferatu. De los que hoy prefieren salir a un garito o directamente quedarse en casa. De los que tienen probablemente cien mil excusas para dejar de lado un festival como el que nos ocupa. Claro. Era sábado. Claro. Eran veintitantos euros. Claro. Hay otros conciertos… Me cabrea mucho este tema. Me cabrea además tener que hablar de esto casi cada vez, pero, sintiéndolo mucho, me vais a tener que aguantar la chapa.
¿Sabéis que es lo que realmente me molesta? No, no es que vaya poca gente a los conciertos. No es eso, aunque pueda parecerlo. No es que me preocupe, ellos se lo pierden. Lo que me enfada, lo que me hace perder la compostura es que a pesar de llevar toda la vida oyendo el mismo soniquete, nada cambia. Y llegará un momento (porque al final todo llega) en el que gente como De Profundis se harte. Llegará un momento en que los actuales promotores de conciertos decidan que ya está bien de invertir salud y dinero. O tiempo. Y entonces, cuando eso suceda, nos quejaremos con motivo, no como ahora. No como en los últimos veinte años. Eso por un lado. Por el otro, lo que me revienta es no verle solución. No hay pauta. Da igual el día, la hora, las bandas programadas… da lo mismo. Hay ocasiones en las que sale bien y muchas en las que sale mal. Sin que se adivine la razón. Por eso no veo solución posible. Y eso SÍ es un problema…

Sorordolorosa


Sorordolorosa-001Centrándonos en el festival y pidiendo disculpas por la retahíla, diré, empezaré diciendo, que era de día aún cuando se abrieron las puertas de la sala. Era media tarde de primeros de mayo y la lluvia que llevaba todo el día amenazando decidió caer a saco justo cuando caminábamos hacia la sala. No hubo daños, no obstante, los cardados se conservaron más o menos y alguna, aún con el paraguas roto, mantuvo su dignidad sin problemas. Ya dentro, rápido vistazo al merchandising y a coger sitio cerca del escenario. Enseguida se apagan las luces y deja de sonar la música pinchada. Soror Dolorosa sobre el escenario. Cuarteto, guitarra a la derecha del público, bajo a la izquierda, voz en el centro y batería detrás. Tradicional. Chupa de cuero con montones de chapitas, gafas oscuras, pelo largo liso… Eldritch en More… Bajista con barba y pelo rizado que herido hace poco confiamos en que se haya recuperado, tímido guitarrista con coleta y batería… con aspecto de batería. Detalles sin importancia, en general. Lo que cuenta es lo que vendrá después de esa primera impresión visual. Lo que saldrá de sus instrumentos y lo que serán capaces de hacer llegar abajo. Lo demás, simples descripciones que cualquier foto mejoran…

Sorordolorosa-002

Tenía ganas de ver si los franceses me llegaban tan dentro como lo habían hecho en disco y si la “tradicional” buena puesta en escena gala continuaba siendo seña de identidad. No defraudaron mis expectativas. Así, abrieron con la estupenda Cristal Lane, que sonó fría, demasiado fría. Poco a poco fueron entrando en calor, el bajo de Hervé más presente que nunca y los parches de Frank, tímidos al principio y cada vez más entonados según iba pasando el tiempo y sucediéndose los temas. Emey afilando cuerdas y Andy tan entregado como enajenado (estrellaza rock sobre el escenario, dónde se debe ser, infinitamente humilde y buen tipo después, como sus compañeros, al bajar con el/su público) de chulazo contoneante.

Sorordolorosa-004

43º y Beau Suicide recuerdan que antes del melancólico Blind Scenes existió un EP mucho más afterpunk, mucho más ácido y corrosivo. Sobran chaquetas ya, la gente lo nota y todos, los que están allí por ellos y los que no tanto, se dan cuenta de que la ocasión es inmejorable, lo que sale por los altavoces y lo que empapa las retinas es único y no sabemos lo que durará. No, yo tampoco. La voz suena un poco baja en algunos momentos, no importa demasiado pero me hubiera gustado un poco más alta. Tampoco tengo forma de saber si influye la posición frente al escenario. In A Glance y empieza a ser necesario moverse rápido para esquivar el pié de micro que amenaza con golpearnos… no llega a pasar nada. Todo el mundo jalea los primeros acordes de Autumn Wounds, hit por aclamación popular. A estas alturas, con todo ya desatado, solo apetece seguir disfrutando del magnífico espectáculo. Seguir comprobando que no, no estaba equivocado, los pollos estos son de lo mejorcito que actualmente recorre escenarios por ahí.

Sorordolorosa-003

Scars Of Crusade y Low End confirman lo anterior. Muy bien interpretadas, muy sentidas, con bajo y batería pegando fuerte, con la guitarra lacerando lo necesario y con las voces teatralizadas empastando todo. Probablemente los prejuicios me traigan a la cabeza recuerdos y otros sonidos del otro lado de los Pirineos. Lucie Cries, Corpus Delicti… grandes bandas. Pero estamos en oro momento y queda esperar que dentro de veinte años haya otro grupo que me traiga recuerdos igual de felices, pero de Soror Dolorosa. Me he dejado a propósito Trembling Androgyneous para el final. Increíble epílogo a un concierto impecable. Tremendo colofón, su mejor canción para mi gusto que dejó, a mí al menos, con ganas de más. Pero no, no había tiempo para más. Quedaba festival, claro.

Jacquybitch-001


Jacquy Bitch. Más franceses. Míticos en este caso, centrados en el deathrock… aspecto indescriptible. Me hubiera encantado que me explicaran el grifo que llevaba el bueno de Jacquy pegado a la chupa en la espalda. No hubo ocasión. De nuevo es lo de menos, de nuevo lo importante es lo que vendrá a continuación. Empieza todo con Surprise, rápidamente seguidas por Crowel, Suicide y Hérésie. Repaso exhaustivo a su último trabajo (When Walls Cry) que será la base de casi todo el setlist. Vamos, como si vinieran cada año, más de uno hubiera agradecido un toque a temas añejos, incluso de Neva… pero no. Esta noche no. Suena todo estupendamente, la voz ahora se oye mejor, a pesar de que las letras son absolutamente ininteligibles. Al menos para mí.


Jacquybitch


Jacquybitch-002Se suple con saber hacer y estar. Teatro, puro teatro. Alma en cada nota. Se interpreta más que se canta, se actúa… otra vez un concierto impresionante. Apocalypse, Abandonné, Le Pas. Poco importa. Qué más da. Unos tema u otros, unas canciones más o menos conocidas. El público se desgañita con los artistas, no es para menos, hay sensación de nuevo de acontecimiento importante. “Vamos Jacquy” grita alguien. No hace falta. Ya va todo sin necesidad de insistir… Y la versión de Cavity (Christian Death-Rozz Williams). Personal, mucho. Interesante forma de ver y tratar una canción conocidísima, llevándola a tu terreno, como debe de ser una versión, qué duda cabe. Aquí ya nadie se resiste. Y eso que todavía falta para que termine pero ha ido tomando todo una temperatura cada vez más alta. Hace calor, mucho y del escenario llega más calor. Se agradece la ausencia de agobio, por más que el hecho en sí duela…


Jacquybitch-004


Black, Death, Vision. O lo que sería finalmente una especie de colofón a un rato de deathrock del bueno. Y del original, además. Del que no copia (o no mucho) al DR americano clásico. Del que no se nutre solo de guitarras punzantes e influencias punk. Del que disfrutamos los asistentes y deberían envidiar los que no fueron. Black, Death, Vision. O lo que es igual, después de Black, las dos únicas concesiones al pasado, Death (de Haine) y Vision (de ¡Neva!), así, para cerrar. Para cerrar porque tras ella abandonaron el escenario. Dejando detrás unos 45 minutos largos de buen hacer. De teatro, como comentaba antes, pero también de excelencia instrumental, de interpretación singular, de calidad en definitiva. Muy buen concierto para el que aún quedaba un “postre”, un bis previsto en el setlist: Sans Retour.


Jacquybitch-003


Como postre, estuvo bien. En realidad solamente confirmó y reiteró lo que ya habíamos visto, oído y sentido durante el resto del concierto: que es tremendamente injusto que esta banda sea tan poco conocida por aquí, que es increíble que haya cientos de moñas (obviaré dar nombres) haciendo el chorra, plagiando con mayor o menor fortuna y con menor o mayor vergüenza lo ya hecho antes, y que esos indecentes tengan más cartel que los citados tiene tela. Siguiendo con lo que importa, que me voy por las ramas, Sans Retour fue el perfecto final para un conciertazo. E iban dos esa noche. Quedaban Nosferatu.

Nosferatu


Tras una larga espera (las preparaciones se prolongaron más que en los otros conciertos), con Supergothic sin lugar a dudas sobrevolando la sala, los vampiritos ingleses comenzaron su recital. En mi cabeza, muchas dudas. Realmente nunca he sido muy fan de este grupo, tienen canciones que me parecen correctas (otras no tanto) pero no están en mi Olimpo particular. Aún así, entendía que era (y es) fundamental ver a una banda como la dicha en directo, al menos una vez. Porque verdaderamente han sido muy importantes dentro de la, generalmente estancada y bastante dada a la autocomplacencia, escena inglesa y porque oyes, hay que hablar con conocimiento de causa.

Nosferatu-002





Nosferatu-004Tras una intro, Alone. Empezamos con Rise (clásico entre los clásicos) aunque después el recorrido fue más o menos por toda la discografía murcielaguera. Con especial acento en su reciente Wonderland pero sin obviar éxitos añejos. De ese modo, Bombers, Black Hole y Dark Angel, a continuación. Y las dudas que se van despejando. Efectivamente, siguen sin llegarme allá dónde sí me llegan los más grandes, pero el espectáculo es magnífico. Las guitarras entonadísimas, los bajos y parches definiendo el clasiquísimo gothic rock del grupo y un Louis DeWray haciendo de superestrella del gótico cuando se acerca al micro y de timidísimo tío normal cuando no está cantando. Simpáticos y encantadores… Horror Holiday, Lament, The Witching Hour. De nuevo la mezcla entre lo antiguo y lo reciente. De nuevo impresionantes en la interpretación. Ahí está el riff que los encumbró y el que los apartó de mis escuchas frecuentes, por su repetición… no importa demasiado ya, no tiene demasiada importancia. Han pasado muchos años, han pasado muchas canciones, muchos discos. O los suficientes, al menos. En esta época en la que todo el mundo vuelve (muchos diciendo que nunca se fueron, sea o no cierto) es agradable ver que quien tuvo, desde luego retuvo. Y Ausonio en su casa. Manda de eso que tú mandes, anda.


Nosferatu-001Darkness Brings, Wonderland y, para cerrar, Wiccaman. Junto con Lament, las dos concesiones a sus inicios. Se me está pasando el concierto volando, buena señal. La gente a mi alrededor parece disfrutarlo también. Han sido solamente diez canciones (inevitablemente corto dadas las características del evento) pero la sensación es de que han sido más. Muchas más. Ya con las dudas completamente despejadas, va acercándose la hora de las conclusiones finales. Y respecto a Nosferatu, la conclusión es que es una verdadera lástima que no estén entre mis bandas favoritas porque el concierto, fue objetivamente estupendo. La interpretación de las canciones escogidas estuvo francamente bien y el setlist… bueno, el setlist fue mejorable, por supuesto. Siempre lo es. Cada escuchante tiene un conjunto de temas propios que sería el que elegiría para cualquier concierto y es imposible contentar a todo el mundo. ¿Que faltó Lucy In Red? Pues posiblemente (Lucy is dead, me pareció entenderle a Louis ante la petición popular). ¿Que sobró algún tema de Wonderland? Pues a lo mejor también. ¿Que un concierto de Nosferatu sin Vampire’s Cry es poco menos que inadmisible? No lo sé. Pero vamos, que fueron diez canciones que perfectamente representan la discografía del grupo en su (creo) primer concierto en España. Y como decía antes, habría diez elegidas casi para cada asistente…


Las conclusiones respecto al festival en general, pues de dos tipos. Respecto al mismo, organización, grupos, etc., impecable todo. Para mi gusto personal, el concierto fue de más a menos. Pero no en cuanto a calidades objetivas, solo en cuanto a preferencias musicales. En cuanto a público y todo eso, para que abundar más en lo dicho. De vergüenza. Sólo espero que no estemos cada vez más cerca de arrepentirnos del escaso interés demostrado. Sólo espero que De Profundis mantenga las ganas y podamos seguir disfrutando de espectáculos como este.


KOVALSKI + NORTON COMANDO EN DIRECTO EN MADRID


AURA NOCTIS EN DIRECTO EN MADRID: ESPECIAL WAVE GOTHIC TREFFEN

MAUD THE MOTH: Home Futile Home (Autoproducido 2012)

Para alguien tan dado a la verborrea como el que escribe, resulta harto complicado forzar la contención. Pero es que solo desde esa contención se puede (o se debe) uno acercar a este Home Futile Home. Y lo digo porque es necesario experimentar esa especie de austeridad sónica para dejar después que la música te envuelva y se derrame dentro de ti. Desde el “maximalismo”, ya sea escrito o sónico, no es factible. No se disfruta igual. Trataré de hacer lo posible para cumplir lo propuesto. Me acerqué al proyecto “preparando” el concierto de Ana Curra Presenta El Acto, donde estas chicas se (me) dieron a conocer en directo, abriendo el show. Arriesgando mucho, vamos. Al degustar el disco, las referencias me parecieron claras, más aún que sobre el escenario: piano, contrabajo, voz femenina… con algún añadido más, secundario, en forma de guitarra, batería y coros. Letras en inglés, influencias múltiples y que no se comen la personalidad de nadie. ¡Bien! Todo con gusto y calidad, muy bien interpretado y compuesto. Amaya López-C como miembro unigénito, aunque con pinta de que la simbiosis con Cecilia Tallo (aquí parece que interviene solo en la adrenalina de 50 Cent Soul) va para largo. Once temas que bucean indistintamente en pop, rock, jazz… terminando por formar una amalgama que permite el placer del aficionado a cualquier estilo.

Por ahí se compara con Amanda palmer, por allá con Fiona Apple. Para mí va más allá, menos dulce que la segunda y menos punk que la primera, sí que comparte con ambas la transmisión de la pasión, el no ser capaz de resultar indiferente o intrascendente. Tienen algo además que se echa de menos en muchísimos grupos con más larga trayectoria: donde estos plantean una música plana, Maud The Moth está lleno de matices, lleno de juegos de notas, de arabescos vocales que permiten cienes y cienes de lecturas diferentes de cada canción. Será el propio piano, será la voz, da igual. Diferentes sensaciones para un montón de sentimientos. Decía al principio que era importante que permitiera el oyente que se derramara dentro de él la música. Decía que no había más maneras. Pues no las hay, no si quieres realmente asimilar lo ofrecido. Que es muchísimo, francamente. Y eso que estamos ante un primer álbum. Precioso y valiente, muy valiente. Decía también que era arriesgado. ¿Dónde está el riesgo? Si te haces esa pregunta, no has entendido nada. Debes empezar de nuevo. Coger Home Futile Home, escucharlo otra vez y volver a leer esto. Quizá entonces…

JAFI MARVEL + DEVOUT EN EL DÍA DE LA MÚSICA

4/5/12

EÔN EN JUNIO EN MADRID: PRESENTACION OFICIAL DE SU PRIMER DISCO IN[VISIBLE]

RECORDATORIO: STURM PROMOTIONS PRESENTA: DREADFUL SHADOWS + EÔN + THE ETERNAL FALL EN EXCLUSIVA EN MADRID