WHISPERS IN THE SHADOW: The Rites Of Passage (Solar Lodge Production 2012)

25/4/12
Hay varias maneras de comentar “The Rites Of Passage” el último trabajo de Whispers In The Shadow. Hay varias formas, al menos tres o cuatro, de empezar una reseña como esta. Podría hablaros de que forma parte de un proyecto conceptual con cuatro discos (este hace el tercero) sobre el proceso alquímico. Por ejemplo. O podría insistir en parecidos más o menos razonables con trabajos de Garden Of Delight o Merciful Nuns, más incluso en este caso tras el fichaje por Solar Lodge (sello de Artaud Seth). O tal vez centrarme en explotar lo novedoso (o no) del sonido del proyecto susurrante este, insistiendo otra vez en aspectos creativos y de influencias; en originalidades y en la necesidad de aportar “cosas nuevas” y “sangre fresca”.

Cualquiera de los tres enfoques citados podría servirme para apoyar lo que quiero decir, pero no voy a detenerme en ninguno de ellos. Sin razón además, simplemente en esta ocasión (sin que sirva de precedente) solo quiero hablar de música (y afines). Ni siquiera ahondaré en las letras, en la exploración alquímica citada, por más que sea tentador. Muy tentador. Y es que ando gratísimamente sorprendido. No esperaba, francamente, que me gustara tanto. No soy un experto en la obra de Mr. Dayour y sus huestes pero sí que le había prestado atención a varios de sus discos anteriores (que ahora he de recuperar, claro) y me había parecido que no estaban mal, pero sin llegar a emocionarme. Y el caso es que en The Rites Of Passage no vas a encontrar nada que no estuviera ya antes: puro gothic rock de esencia noventera, guitarras a veces pausadas y otras lacerantes, bajos y baterías oscuros, contundentes, teclados que tejen atmósferas, algún sampler que otro, épica, épica y épica… Quizá la voz sea lo más “diferente” pues huye de la guturalidad tan en boga en este estilo dotando de innumerables matices al conjunto (algo que se perdería creo yo bajando octavas). E importantes percusiones diversas (¿darbukas?) que colorean más si cabe todo el álbum. Huelga destacar canciones aunque la pegadiza Calls To Arms o la oscura Revealed As Light se empeñen en no salir de mi cabeza. En el debe tal vez cierta reiteración rítmica, poco importante en el balance final. En general, creo que estamos ante un disco clásico sin dejar de sonar moderno, actual aunque beba de décadas pasadas. Un grandísimo disco, sin duda.

0 comentarios: