RECORDATORIO: DERNIÈRE VOLONTÉ + ELDAR EL 2 DE FEBRERO EN MADRID

30/12/12
De Profundis presenta: 




Dernière Volonté (Francia) DarkFolk/MilitaryPop, por primera vez en España

+

Eldar (Barcelona) DarkAmbient/DarkFolk/Industrial, nos revisitan tras agotar entradas la otra vez.

Sala Ritmo y Compás, c/ Conde de Vilches 22, Madrid 
2 de febrero de 2013. Apertura de puertas 20:30 h.

Entradas:
20 € anticipadas en Diskpol (c/ Jesus Del valle, 8) y Rara Avis (c/ La Palma, 40).
23 € en puerta. Reservas y compras por Internet en info@diskpol.com y pedidos@raraavisstore.com


Más información: deprofundiscrew@gmail.com

Colabora: Melodías de Sombras

--

De Profundis crew
www.de-profundis.es
www.myspace.com/dprofundis


ROME: Hell Money (Trisol 2012)

hell moneyReconozco sin ambages que Rome es un proyecto que me gusta desde siempre. Ha llovido ya mucho desde aquel lejano maxi, Berlin, y del CD que apareció poco después: el fantástico Nera y, desde entonces, como ya he dicho alguna que otra vez, hemos ido saliendo a disco por año (y a maxi casi también, complementando) considerando como tal incluso el mastodóntico Die Æsthetik Der Herrschaftsfreiheit. Todos magníficos, no sabría con cuál quedarme. Con lo arriesgada artísticamente que es la prolificidad extrema, en el caso del proyecto de JéRômeReuter tanto lanzamiento no empaña en absoluto la calidad de los mismos, ni en las composiciones, ni en el sonido, ni siquiera en la presentación estética (cuidadísima siempre) de los CDs. Dicho todo lo anterior, imaginad mis sentimientos y “esperanzas” puestas en este Hell Money. Pues bien, estaban más que justificadas. Pues bien, no han sido defraudadas.

Abre el disco un Tangier Fix que funciona un poco a modo de intro y que deja claro ya desde el primer momento por dónde van los tiros, aunque luego estos los dispare la estupenda Fester. Ya aquí se percibe que de nuevo no falta nada: la sensibilidad extrema, las guitarras acústicas, las letanías vocales, la mezcla de pop oscuro, dark folk y el largo etcétera que siempre aparecen en los discos estos. Por supuesto, también hay samplers, también hay pasajes ambientales de mayor o menor experimentación (Among The Wild Boys podría ser un buen ejemplo), también hay percusiones dónde y cómo tiene que haberlas. Asimismo hay alguna sorpresa menos convencional como en Amsterdam, The Clearing, como ese punteo que te taladra un poco de derecha a izquierda y viceversa y los cambios melódicos que (siendo algo rarita) hacen de este tema algo muy especial y que gusta (al menos a mí) más cuantas más veces lo escucho. Con Pornero sucede algo un poco parecido, un tema poco convencional, con un sonido diferente, ensuciado a veces, que cuanto más lo escucho más me llega. En ocasiones me recuerda incluso al Nick Cave más acústico, por mucho que pueda sonar a sacrilegio cualquier cita del de Melbourne. En definitiva, todo el disco es como el piano de Red-Bait, triste, bello, melancólico, oscuro… las señas de identidad de Rome, a mi modo de ver. Todo este Hell Money abunda en los mismos planteamientos de siempre, sin repetirse pero con una intención evidentemente continuista, la que, como en toda la trayectoria nombrada, sumerge al escuchante en un mar de melodías difíciles de resistir, tan complejas como poco sencillas de definir. El alma en cada nota, en cada palabra cantada, la importancia otorgada al detalle, la trascendencia en la música, el asegurar acorde a acorde que el arte lo es, más allá de frivolidades. Algo para mí cada vez más arduo de explicar, más trabajoso de etiquetar, cuadricular. Son sentimientos. Son sensaciones. Mucho mejor disfrutarlas, qué duda cabe.

AURA NOCTIS: Vitae Proelium (In The Morningside Records 2013)

28/12/12
Aura_Noctis_coverTras el indiscutible aldabonazo que supuso Itineris I en la escasa escena patria (sí, pese a que un alto porcentaje –tal y como está el patio- se muevan en las mismas aguas que los del aura nocturna, la cantidad y calidad de grupos oscuros en España sigue a años luz de la de otros países), el lanzamiento de Vitae Proelium tenía pinta de caramelo envenenado. Ya sabes, aquello del segundo disco (que se supone el más difícil); aquello de la dificultad de la segunda sorpresa; aquello de la imposibilidad de causar una segunda buena primera impresión… un largo etcétera de lo que los cursis llaman hándicaps. Por fortuna, el abajo firmante no participaba de ninguna de las sospechas. Sabía de las cualidades del ahora (más o menos, Pilar Molina y Olga B. García están bien acompañadas) quinteto. Sabía de la adición de un oboe –la participación de Carmen R. Revuelta es muy destacable- en algunas canciones, sabía del aumento de las percusiones (las manos de largos dedos de Fernando O. Paíno) que sin duda otorgarían mayor riqueza en las texturas, sabía de la capacidad compositiva, del buen gusto… insisto en que no había lugar a sospechas.

Aún así, cuando escucho por vez primera un disco (más si conozco a los autores, más si las expectativas son altas) no puedo evitar los nervios. Y éste no iba a ser excepción. Con la entrada de vientos en el Windtro que abre el CD (gran título) los nervios se van soltando. Ya ese tema instrumental apunta lo que luego será un hecho: que la aportación del oboe y el mayor número de sonidos de flauta (Rubén G. gana peso respecto de los discos anteriores) enriquecen melódicamente lo que ya era rico en sí mismo. Y a partir de ahí, todo es ya hacia arriba, algún toque darkfolero menor por allí (esa percusión en Amissi, los arreglos en Frater Mortis…), algún cello especialmente sublime, el impresionante piano (bastante clásico) de Lautir, las voces tan bellas –un acierto la colaboración de Blanca García en Omnia In Anima Manent-, las flautas tomando protagonismo (Verna o Arevaci –recuperada para la ocasión del del Kaelia de Zevlagh, ha ganado con la recuperación enjundia y peso, aunque la composición ya era más que buena- son muestras de ello). Es difícil para mí quedarme con una canción u otra, es complicado porque no sabría qué hacer, cuál escoger. Me gustan (mucho) las citadas, pero también me gustan (también mucho) las demás. No hay desperdicio, no hay ningún tema que (de ninguna manera) sobre. El trío final (Un Lugar, Quimera y Omnia In Anima Manent) no lo permite “rematando” un segundo disco que supera con creces (y era francamente complicado) lo anterior. Poco importa que te acerques al grupo desde el gusto neoclásico, desde el folk o simplemente desde el gusto puro por la música bien hecha. Da lo mismo, porque estoy seguro de que el estilo es lo de menos. Decía al principio que Itineris I había sido un aldabonazo, Vitae Proelium tira la puerta y demuestra que si decimos que Aura Noctis es –ya, ahora, a día de hoy- una de las más sólidas realidades del género (trascendiendo además cualquiera de los comúnmente citados al referirse a ellos), no podemos estar equivocados. Puedes comprarlo (y ratificar lo leído) en Rara Avis o a través del propio grupo (http://auranoctis.bigcartel.com/).

NUEVO SINGLE DE OPIUM TEA, EN DESCARGA DIRECTA


"Jaula sin reglas" es el nuevo Single de Opium Tea en descarga directa.

http://www.mediafire.com/?f6xi9xm86drcfov

Para más información visita: http://www.facebook.com/opiumtea.band

AMANDA PALMER & THE GRAND THEFT ORCHESTRA: Theatre Is Evil (8ft Records 2012)

25/12/12
Últimamente hay montones de artistas de todos los géneros, disciplinas, etc que “recurren” al micromecenazgo (o crowdfunding, en moñas) en general con bastante éxito. Imagino que la absoluta popularización del mecanismo terminará por hacer que a unos les funcione y a otros no, pero a día de hoy no conozco ningún caso en el que no se haya alcanzado el objetivo propuesto. Ahora bien, como el caso que nos ocupa, ninguno. El propósito era conseguir cien mil dólares, una cantidad ya de por sí impresionante para un proyecto de este tipo. Pues bien, la mocita ha recaudado en un mes la friolera de 1.192.793, sí, ¡un millón ciento noventa y dos mil setecientos noventa y tres dólares! Nada más y nada menos. De este modo, el micro que acompañaba la palabra mecenazgo sobra, desde los Médici no vi nada igual. Y con aportaciones entre un dólar y diez mil. Sencillamente increíble.

Pero vayamos al disco en sí. Aquí no se terminan las sorpresas, pues la Palmer se apoya en la Grand Theft Orchestra para facturar un nuevo disco repleto de decadencia cabaretera, de pop, de rock, de actitud punk… ya sabes, más o menos lo habitual. Tal vez este Theatre Is Evil sea menos dado a la introspección a golpe de voz y piano tan generalizada en los últimos trabajos de la Palmer y la mano de la Orchestra se nota –mucho- acercando el sonido general más a los mejores momentos de los Dresden Dolls pero, con mucha más instrumentación. Eso podría hacer resbalar a cualquiera hacia lo convencional, hacer que el oyente (no el escuchante, si se me admite el matiz) pensara que canciones casi perfectas como The Killing Type, Do It With a Rockstar o la mismísima Lost son facilonas o que están al servicio de “lo comercial”, esa difusa línea que para muchos separa el arte del negocio, el talento de la industria. Nada más lejos de la realidad. La de Boston vuelve a demostrar todo su poderío, tanto en lo compositivo como en la interpretación de los temas, tan llenos de garra y de energía como es marca de la casa. ¿Por qué decía entonces lo de las sorpresas? Pues porque sorprende (y mucho, al menos a mí) que canciones radicalmente diferentes, ejecutadas con músicos incomparables entre sí, en contextos distintos, etc, etc, mantengan el nivel de calidad, tengan todas una línea semejante y, lo que es aún más raro, me entusiasmen de la misma forma y me transmitan la misma barbaridad de sensaciones. Y encima, como decía aquel, se sigue follando al piano en cada tema. O lo parece, desde luego. Theatre Is Evil es un grandísimo disco, uno de esos que no te cansas de recomendar, a gente de todo tipo.

JOY/DISASTER: Sickness (Manic Depression 2012)

20/12/12
Desde los primeros acordes de Shinning Monday, te das cuenta de que este Sickness es un disco especial. Desde que entran la batería y el bajo a dar soporte a la filigrana de la guitarra comprendes que (aunque sea pronto, todavía son solo unas notas), de alguna manera, positiva o negativa, no tienes entre manos otro disco “al uso”. Pero empecemos por el principio. Los franceses Joy/Disaster llevan ya unos añitos mezclando de una manera bastante personal rocks de diversos pelajes con punk modernito y oscuridad postpunkera. Todo muy actual, como un cruce raro entre Queen of the Stone Age y The Wars o entre Deftones y la Joy Division. Enérgicos, casi vigorizantes, de esos grupos con los que apetece levantarse por la mañana porque destilan buen rollo. No porque sean excesivamente alegres (insisto en que son más oscuros que tres cuartas partes de los nombrados) sino porque tienen una forma de hacer las cosas que te da brío y te activa. Un poco como sucedía con los también franceses Lucie Cries (Absolute me trae a la cabeza a los de Niza desde el principio, será el bajo o será la nostalgia).

En este último disco de los de allende los Pirineos (que se abre con Shinning Monday como decía antes) la sensación es todavía más fuerte, más profunda. Canciones de tres o cuatro minutos, hechas para gritarlas, para cantar en el coche a todo trapo. Todas (o casi, Between Us se presta menos). Pero ojo, no nos llevemos a engaño. En Sickness hay mucho más, no estamos ante un disco simplemente “divertido” pero vacío. No estamos ante el enésimo grupo “cachondo”, para vocear una canción y dejarse de todo lo demás. No, amigos, las letras están lo bastante trabajadas como para casi obligarte a profundizar en ellas. Las melodías, aunque tengan ese aire frívolo que decía (It Makes Me Sick por ejemplo es, sobre todo de inicio, tan jovial y festiva como pueda ser una canción), tienen muchas más lecturas que las meramente alegres. En fin, un disco de aspecto y maneras optimistas que sin embargo permite ir más allá. Guitarras preponderantes, bajos potentes, baterías con constantes cambios de ritmo y la voz como una de las grandes responsables del destilado de energía. ¿Canciones a destacar? Pues prácticamente todas, tal vez la nombrada Between Us me gusta un poco menos, me resulta un poco obvia. Por el lado de favoritas, Absolute o Aeroplane podrían ser dos de ellas, pero de verdad que no me quiero quedar con eso solo. Sería un poco injusto reducirlo a unas cuantas canciones cuando todo el CD está a una altura similar, la de los casi imprescindibles. Parece que se prevé disco en directo para 2013, si consiguen que refleje lo que son sobre un escenario, estaremos ante uno de los destacados el año que viene. Al tiempo.

MERCIFUL NUNS: Goetia IV (Solar Lodge Production 2012)

19/12/12
Marzo de 2010: Lib I. Noviembre de 2012 Goetia IV. En medio Hypogeum II, Xibalba III y los tres EPs, The Body Of Light, Ancient Astronauts, y Genesis Revealed. Y también Infinite Visions y The Gathering. Es decir, en treinta y dos meses, cuatro discos, tres Ep’s, un disco en directo y un dvd + cd. Y en febrero el quinto “largo”, Goetia V. Usease una nueva producción cada tres meses y medio. Impresiona verlo escrito, al menos a mí. Pero impresiona más cuando los escuchas y te das cuenta de que lo prolífico no tiene porque estar reñido con la calidad. Comentaba el otro día con un amigo que con Merciful Nuns hay mucha gente que no profundiza nada. Se quedan en la imagen o en el sonido heredero del Sisters-Fields. Sin embargo, detrás hay un grupazo. Y claro, me diréis que por qué en este caso sí hay que profundizar, cuando yo mismo tantas veces he criticado eso mismo en otros grupos (el ser calcos de los citados). Pues, mentecatos, porque en este caso hay muchísimo dónde bucear detrás y quedarse en lo superficial, aparte de idiota, es perderse demasiado.

No me refiero solo al tema letras, a lo esotérico, a la búsqueda del mito primigenio, a las teorías (a veces delirantes, otras fascinantes) de extraterrestres prehistóricos, etc, que también. Me refiero a profundidad en lo musical. Al no quedarse en una supuesta semejanza (que existe) en ritmos y/o formas de cantar. Al darse cuenta de que detrás de ese montonazo de canciones hay metidas muchas horas de trabajo tanto compositivo como de interpretación. Pero, por descontado, no pido atención para Merciful Nuns por solidaridad de clase obrera. No digo que los escuches porque “trabajen mucho”. Lo digo porque si profundizas, te das cuenta de la tonelada de talento que hay detrás y de que esas horas invertidas (sin duda) en CREAR son horas de disfrute absoluto para el escuchante, a poco que esté atento.

¿Qué aporta Goetia IV? Pues nada que no hubiera sido aportado ya antes. Lo mismo que puedes encontrar en cualquiera de los trabajos anteriores, en forma de ocho canciones nuevas. Rock gótico, con todo lo que eso significa. Bien hecho además, por supuesto. ¿Entonces es más de lo mismo? Pues sí, pero no. Siguen las guitarras en una forma espléndida, sigue la profusión de ritmos, las voces heladas, profundas y oscuras, la densidad de los bajos y los medios tiempos fríos y desoladores. Siguen los ramalazos de puro rock (los dos adelantos, The Nazarene y Temple At The Dome Of The Rock son buena muestra de ello) y siguen los temas más ambientales, casi sicodélicos (Love Will Be Purified, en sus trece minutos y pico, es un buen ejemplo de esto). Pero también es una vuelta de tuerca a un estilo que perfectamente –con la cantidad de discos que sacan y con los referentes citados- podría haberse enquistado y limitarse el grupo a repetir y perpetuar esquemas trillados hasta la náusea. Pero no, no es así. Los últimos viajes de Mr. Seth se hacen notar, sobre todo en la preponderancia de temas babilónicos-judaicos-palestinos, o sea, todo lo que refleja toda esa zona. Que es mucho, desde luego, desde cualquier punto de vista. En las letras, en los títulos, en la estética… Salomón, etcétera. Y también en la música se aprecia una cierta evolución, dentro de lo canónico. Goetia IV no es Lib. I, es el perfeccionamiento de este. Es más fuerte, más rápido, más oscuro. Más denso. Mejor. Una especie de Citius, Altius, Fortius, pero en gótico. Debería ser suficiente.


SILENT SCREAM: Public Execution (Stupido Records 2012)

Lo primero que me llamó la atención fue la portada. La durísima fotografía de un soldado finlandés a punto de ser ejecutado en la Segunda Guerra Mundial es una imagen difícil de obviar. Lo segundo, lo cuidado de la edición, muy bonito el digipack. Ya solo quedaba que lo que viniera dentro (en forma de canciones) estuviera a la altura. Y este segundo trabajo de Silent Scream sin duda ninguna lo está. Public Execution está lleno de temas con nombres tan evocadores como Meat, Haunted o Rotten Days. Pero eso no tiene ninguna importancia. Lo importante es lo que ofrece el disco: afterpunk clásico tan ácido y adrenalítico como puedas imaginarte.

No, no, no he dicho postpunk. No, no, no he dicho moderno, no hay aquí nada (o casi nada) del revival ese actual que mira por igual a Joy Division o a Echo & The Bunnymen. He dicho Afterpunk, del de finales de los setenta y primeros de los ochenta. Del que murió en el 83. Del de, entre otros muchos, Killing Joke, Southern Death Cult, UK Decay, Theatre of Hate (esos saxos en Nine Black Sunrises…) o los Bauhaus más punks. Por comparar con alguien, porque lo mejor que tiene Public Execution (bueno, Silent Scream en general) es que, viendo todas esas referencias, notando que a ellos también les gustan, no copian a nadie. Me refiero simplemente a que escuchas empezar Last Living Witness (por ejemplo) y parece que escuchas un disco de 1981. Me refiero a que los saxos del tema antes dicho los podría firmar Daniel Ash pero no los firma. Tienen el sello personal y único de los de Helsinki, como el resto de la instrumentación. Y claro, que Finlandia es un sitio dónde el frío es norma, es una obviedad. Que están tan al norte como se puede estar, también. Que difícilmente con ese clima y ambiente te va a salir el hacer bossa nova (por suerte), huelga decirlo. Pero es que PE es frío hasta el entumecimiento. Es un disco que escarcha el oído, si el bajo no te lo ha destrozado antes. Las guitarras cortan como corta el hielo y la batería, machacona, insistente, tal dictan y mandan los cánones del género, alimenta el bajón de temperatura. Las voces francamente inhumanas son las que marcan la melodía, por llamarla de alguna manera y, en conjunto, dan todavía más personalidad a un disco que me parece, francamente, maravilloso.

Por descontado, habrá quien no encuentre sentido a crear hoy un sonido tan añejo. Habrá quien no disfrute del frío sincopado y de esa oscuridad tan propia de una época. De todo hay y de todo tiene que haber. Ellos se lo perderán; para los que nos empezamos a vestir de negro y a cardarnos el pelo con aquellos grupos (aunque fuera años después, que no somos tan viejos) es una bendición que aún hoy haya bandas dispuestas a continuar una senda prácticamente abandonada hace treinta años. Una jodida bendición.


THE BELLWETHER SYNDICATE: The Night Watch EP (Autoproducido 2012)

10/12/12

El 20/03/2012, a través de la página Kickstarter, comenzó a gestarse el nuevo proyecto musical de William Faith.

Se confirmaba así el rumor sobre el final de su anterior banda, Faith and the Muse, con la que junto a Monica Richards alcanzó la cima dentro del espectro musical del rock gótico, darkwave o como cada cual tenga a bien definir.

Para quien no sepa de quién estamos hablando, Monica Richards y William Faith dejaron una estela de álbumes desde su alianza a principios de los ’90 en la que aunaron muy diferentes estilos e influencias: el rock gótico y el post-punk bebieron de la mitología galesa, melodías medievales, música alternativa, folk, música neo – clásica, e incluso influencias del butoh japonés en su último trabajo.

Defensores del ecologismo activo y la permacultura, constituyen una de las mayores bandas de rock gótico de los últimos tiempos y en general todos sus discos (exceptuando quizás el malogrado The Burning Season) han recibido una cálida acogida por parte de sus seguidores.

Este mismo año 2012 veíamos cómo Monica Richards nos ofrecía su tercer lanzamiento en solitario, pero la duda ondeaba sobre el futuro de la música de William. ¿Pasaría a centrarse en colaboraciones con otras bandas? ¿Formaría la suya propia? Para los seguidores de Faith and The Muse, parecía difícil que el testigo se pasase a un grupo tan interesante y que alcanzase la calidad de trabajos previos.

Con el anuncio de The Night Watch EP en la página web Kickstarter, el Sr. Faith nos presentaba su nuevo proyecto, The Bellwether Syndicate, y en menos de un mes se recaudaba a través del micromecenazgo (para los pedantes, crowdfunding) la cantidad necesaria para gestar el EP.

En la página web del proyecto (www.kickstarter.com/projects/303880739/the-bellwether-syndicate-the-night-watch-ep-video) podemos ver que incluso una persona aportó los 2.500 $ necesarios para disfrutar entre otras cosas de un concierto privado de la banda.

Pasaban los meses y los colaboradores del proyecto se impacientaban. Sin grandes noticias sobre la fecha definitiva del lanzamiento, algunos comentarios de seguidores, lanzados en la página de Facebook de The Bellwether Syndicate, plasmaban las dudas sobre el desarrollo real del mismo… ¿qué estaba pasando?

Tras un anunciado lanzamiento a primeros de Diciembre, y una noche en vela ultimando los últimos detalles (tal y como explicaban en la página de Kickstarter), el 02/12/2012 The Bellwether Syndicate ponían a disposición de sus mecenas la descarga digital de The Night Watch EP y pudimos así escuchar los 5 temas que componen este EP.

¿En qué consiste The Night Watch EP? Bueno, en su perfil de twitter ya afirman ‘Call it what you want, but we call it Rock’n' Roll’. Algunos lo definirán como rock alternativo y otros como rock gótico. Para mí es ambas cosas, pero desde luego creo que podríamos encontrar los temas que lo componen desperdigados entre la discografía de Faith and the Muse.

Decir que William emplea ‘el mismo estilo que antaño’ me parece una temeridad, ya que incluso entre los discos de Faith and The Muse encontramos diferencias de peso, pero desde luego no se ha dado aquí un paso de gigante como el que constituyó Ankoku Butoh (último disco de la banda). No cabe duda de que estamos ante un muy buen EP que puede marcar el comienzo de una nueva fase musical del Sr. Faith, pero si quisiéramos encontrar un ‘pero’ sería justamente la previsibilidad del estilo empleado.

The Night Watch EP consta de 5 canciones y comienza lanzándonos sin contemplaciones un poderoso tema, All fire, que junto con el segundo corte, que da nombre al EP, constituyen para mí la mejor parte del lanzamiento. Poderosas melodías de enorme manufactura que son seguidas por 101 Go, en la que la presencia del rock puro y duro resulta más fehaciente. Genial rock gótico, sin duda.

Y de repente Translucent. Es evidente que aquí William ha dotado a su voz de mayor protagonismo y creo que su esfuerzo es claro en hacer una melodía vocal que además no cae en lo edulcorado. Quizás sea el tema más ‘novedoso’ en cuanto a estilos.
La mayor sorpresa del EP para mí fue You Can See Through Me. En ella, William nos presenta la  voz de su compañera Sarah Rose, alias Scary Lady Sarah. Tengo que reconocer que en el primer momento en que la escuché su punteo de guitarra me encantó; sin embargo, la melodía y letra sencilla de este corte lo convierte en el menos interesante del trabajo desde mi punto de vista.

En resumidas cuentas, a los seguidores de Faith and The Muse también les gustará The Bellwether Syndicate; pero quizás porque la sombra del anterior grupo es muy larga, somos más críticos con este lanzamiento que con cualquier otro de una nueva formación. Esto no quita para defender la calidad de The Night Watch EP. Es un mini disco de brillante rock gótico que sin duda presagia un genial futuro para The Bellwether Syndicate.

The Night Watch EP se comercializará a principios del año 2013.

Enlaces de interés:
Página Oficial de The Bellwether Syndicate (en construcción)… www.thebellwethersyndicate.com/
The Bellwether Syndicate en Facebook… www.facebook.com/pages/The-Bellwether-Syndicate/139059342837170          
The Bellwether Syndicate en Twitter… twitter.com//BellwetherSyn
Página Oficial de Faith and the Musehttp://www.mercyground.com/
Página Oficial de Mónica Richardshttp://www.monicarichards.com/

Texto: Alec



PRESENTACION OFICIAL EN MADRID DEL PRIMER ALBUM DE CUBE

6/12/12

LACRIMOSA EN ESPAÑA EL PRÓXIMO ENERO


¡DERNIÈRE VOLONTÉ + ELDAR EL 2 DE FEBRERO EN MADRID!

3/12/12
De Profundis presenta: 



Dernière Volonté (Francia) DarkFolk/MilitaryPop, por primera vez en España

+

Eldar (Barcelona) DarkAmbient/DarkFolk/Industrial, nos revisitan tras agotar entradas la otra vez.

Sala Ritmo y Compás, c/ Conde de Vilches 22, Madrid 
2 de febrero de 2013. Apertura de puertas 20:30 h.

Entradas:
20 € anticipadas en Diskpol (c/ Jesus Del valle, 8) y Rara Avis (c/ La Palma, 40).
23 € en puerta. Reservas y compras por Internet en info@diskpol.com y pedidos@raraavisstore.com


Más información: deprofundiscrew@gmail.com

Colabora: Melodías de Sombras

--

De Profundis crew
www.de-profundis.es
www.myspace.com/dprofundis


SGM FESTIVAL: JOY/DISASTER, THE BEAUTY OF GEMINA, MERCIFUL NUNS, 1 de diciembre de 2012, Sala Ritmo y Compás, Madrid

1/12/12
El cartel era bastante impresionante: los franceses Joy/Disaster que pasan por ser una de las más prometedoras bandas (aunque su impecable y larga trayectoria –culminada este año con Sickness- se empeñe en hacer inútil el calificativo) del país vecino; los suizos The Beauty Of Gemina, que son los responsables de uno de los mejores discos de 2012 (el precioso Iscariot Blues); los alemanes Merciful Nuns, hoy por hoy, los titanes del gothic rock, del auténtico, en el caso de que exista algo que merezca ser denominado así (y con Goetia IV calentito, calentito). La hora, temprana, se justifica por la actividad post de la sala, nosequé de una fiesta chundachundera o algo similar. La propia sala, baluarte de siempre y recinto elegido para la mayoría de los grandes eventos de siniestreo más o menos reciente: la lista es interminable. En fin, todo eran ingredientes suficientes para que la Semana Gótica de Madrid 2012, en su vertiente festivalera, fuera un evento inolvidable.

Buen aspecto de la sala, pese a lo citado de la hora temprana. Ha entrado ya bastante gente y aunque no esté lleno lleno, tiene pinta de ir a más. Completísimo puesto de merchandising con vinilos, cds, camisetas, etc, etc de los tres grupos. A precios más que razonables oiga. Confirmamos de nuevo viendo las tallas de las camisetas lo difícil que es la combinación de lorzas y gotiqueo y esperamos pacientemente que empiece el concierto. La sonrisa de Mrs. Creepshow y su amabilidad y paciencia infinitas hacen más agradable el cotilleo. Hay un tipo con cresta poniendo discos con la maestría habitual (no puede ser más que Mr. Creepshow, de sobra conocido) y un montón de gente con la que conversar, luego no habrá tiempo para todo.


IMG_7309


Enseguida Joy/Disaster empiezan su actuación. Conocía más o menos bien al grupo y sus canciones, pero tenía curiosidad por ver como desarrollaban sobre el escenario un estilo bastante personal tan oscuro a ratos como punki (moderno) otros. Tan enraizado a veces en eso que ahora llaman postpunk como inmerso en el rock sin más. La sorpresa fue mayúscula. Los Nico, Soupa, Julien y Simon dieron sentido a la palabra CONCIERTO EN DIRECTO. Sí, ya sé que son tres palabras. Y me quedo corto, cortísimo, porque… no hay palabras.


IMG_7050IMG_7138



IMG_7069

Abrieron fuego con Incest (de Paranoia, 2007 nada menos, única concesión) y ya en los primeros compases empezaron a demostrar que lo suyo es eso del escenario. Enérgicos, se notaban las ganas de agradar. Suicide, Twins of Misery, Shinning Monday o Absolute, en rápida sucesión. Repaso bastante exhaustivo a su reciente Sickness. Cambios de ritmo constantes, entraña, mucha entraña. Canciones que en el disco parecen “solo” frías en el ritmo, casi melancólicas a veces, en la R&C tienen otra dimensión, mucho más “vivas”, si se entiende la expresión. Joy/Disaster es una máquina de destrozar prejuicios, es una jodida ametralladora que escupe rabia y calidad. Tocan y aúllan como si les debieras dinero. Canciones de tres o cuatro minutos que tienen más de puñetazo que de caricia, en cualquier sentido. Y ahí arriba más.


IMG_7094

IMG_7103



IMG_7003
Artemis es una nueva visita al pasado, en este caso al 2006, a su primer (y homónimo) disco. Pasada por el filtro de estos seis años, lo que era una canción fresca, pasa a ser un trallazo en toda regla. ¿Quién quiere volar en avión? Aeroplane es otro cantar. Nunca mejor dicho. Aquí ya está todo absolutamente desatado, el público, el grupo… Impresionante. Con medio concierto por delante han saltado ya por los aires todas las ideas preconcebidas que me había hecho sobre el grupo. Por lo que solo queda ya disfrutar y esperar que lo apuntado se mantenga. Con Kill the Secret, Sweetie Monkey, The Light (sí, amigos, hay otro disco, del 2009, StäyGätôw), Lobotomy y Human Robots (ambas del homónimo antes nombrado) sólo puedo confirmar lo que ya he dicho. Suena mejor que nunca. Sí, es cierto, los temas tienen menos matices que en el disco, especialmente en la voz y hay veces en las que los otrora delicados dibujos de la guitarra quedan demasiado debajo de la trituradora que forman el bajo y la batería. Pero, si la música es una actitud, si es un sentimiento, no importa nada lo anterior. Lo que cuenta es lo que llega. Con hincapié en Human Robots. La canción que habrían querido firmar Warsaw o Crisis. Pero pasada por la muela, claro. Incluso más punk, si cabe. Sickness pone el certificado de calor y sudor y el grupo se marcha entre aplausos. Ovaciones más bien.



IMG_7391


No sabemos si habrá bises, hay dos previstos (Miss Trust y The Town) pero el horario aprieta. Finalmente, solo una de ellas será elegida, dejando la otra para próximos conciertos, que esperamos que sean pronto. Las conclusiones son, evidentemente, las ya dichas. Los franceses se marcaron un concierto como tiene que ser un concierto. Uno de esos en los que lo de menos es que te guste el grupo (que también). La sobredosis de ganas, de fuerza, de entrega, hizo que incluso importaran poco las canciones. Antes del recital, sabíamos que Joy/Disaster abrían el festival de la Semana Gótica de Madrid 2012. Después del mismo, la habían abierto, sí, en canal.


IMG_7514


Tras el buen sabor de boca que nos habían dejado J/D, el listón que se encontraron los suizos The Beauty Of Gemina estaba altísimo. Máxima expectativa por tanto. El buen recuerdo de Iscariot Blues (a mi modo de ver, sensiblemente superior al resto de su discografía), la duda de saber por dónde irían los tiros, si pondrían más acento en la elegancia o en la fuerza, en la darkwave o en el gotiqueo… Pues creo que optaron por la elegancia, o por lo que ellos entienden por ella. Ahora bien, quien esperara un setlist centrado en su último trabajo, confundieron el tiro. Solo tres temas aparecieron (de doce): Voices Of Winter, Golden Age (ambas para abrir boca) y Last Night Home (ya más avanzada la noche), repartiendo bastante los tiempos por su ya dilatada trayectoria.


IMG_7588

IMG_7536


IMG_7825Desde el primer momento se ve que el clima ha cambiado, dónde J/D ponían calor y energía, ahora solo queda una cierta frialdad, incluso independientemente de lo vivido (no es en la comparación dónde se hace grande la diferencia, o no solo) hasta ahora, da la sensación de que el grupo no está muy cómodo, parece, aunque podría estar equivocado, que no saben muy bien como hincarle el diente a la gente y a sus ganas. Tras This Time, se confirma. La “electrónica” de The Lonesome Death Of A Goth DJ, que debería ser un himno por lo menos por la intención, pilla con el pie cambiado a todo el mundo. A esas alturas, ya se ve que no va a seguir la línea ascendente. Kings Men Come, la nombrada antes Last Night Home, Suicide Landscape o Victims Of Love, no consiguen remontar (pese a que SL parece querer escapar al tono general). No es la aptitud, no son las canciones. Realmente no se que es, llámalo profesionalidad. TBOG resultan tan profesionales, tan en su papel, que no emocionan. Quizá si no tuviera el precedente del concierto anterior… pero no. Algo falla.


IMG_7951


IMG_7470Charla: al parecer el grupo no desea que su actuación aparezca reflejada en youtube, no hay problema con las fotos pero vídeos, no. Poniendo puertas al campo, no sé si tienen prevista alguna publicación en forma de dvd en directo o algo, pero suena rara la petición. Aún así, será obedecida. Tampoco es cuestión de molestar más de la cuenta. Dark Rain, One Step to Heaven y Rumours, para cerrar el recital. Más de lo dicho. Otra charla recuerda que en el puesto instalado a tal fin, se pueden comprar discos, chapitas, etc del grupo. Bueno es saberlo. Y de los bises que diremos. Pues que no hubo bises. Estaba previsto, al parecer, Kingdoms Of Cancer pero de nuevo los problemas de tiempo nos privaron de un tema extra. Una lástima.


A ver, no quiero terminar el “trozo” de The Beauty Of Gemina dando una sensación equivocada de lo que me parecieron. Fue un buen concierto, un muy buen concierto seguramente. Objetivamente (o todo lo objetivamente que se puede ser partiendo de la subjetividad absoluta), todo sonó en su sitio, los temas bien interpretados, el carisma de Michael Sele a prueba de bombas, guitarras, bajos y ritmos en su sitio, programaciones eficaces… todo medido y bien medido. Como en un disco, vamos. Y ahí es dónde entra lo dicho, en esa falta de espíritu, no para interpretar correctamente las canciones sino para transmitir MÁS que en un trozo de plástico circular. En definitiva, todo correcto pero escaso de alma. Bien ejecutado pero demasiado frío y distante. Ese es el único (aunque no sea pequeño) defecto que le puedo poner a la actuación. El único pero. En mi opinión, claro, habrá quien lo valore justo al revés y prefiera la excelencia a la entraña. Habrá, siempre los hay, que crea que es más importante la ejecución impecable, gélida pero sin fallos ni errores palpables a la interpretación menos fiel pero más “sentida”. Yo no. Ahora que para gustos…


IMG_8580

Sin tiempo casi para pensárselo, las primeras notas y samplers de Prediction anuncian el último concierto de la velada. Una espesísima niebla lo cubre todo. El abuso del humazo artificial ese no deja ver absolutamente nada. El caso es que a pesar de todo, en primera fila se agradece un cierto fresquito producido por la máquina de humo, hay un foco que nos está cociendo a fuego lento desde hace un rato. La caja de ritmos empieza su lento e hipnótico machaque y el bajo y la guitarra, a lo suyo. Se intuye a Artaud entre la niebla. Se intuye todo, porque lo que es ver… Espérate tú que no haya accidentes, realmente ¡no se ve nada! Pero sonar si suena, desde luego que sí, el inicio de Genesis Revealed. Entre hilillos de humo como mortajas se va desgranando la profunda voz de Mr. Seth (earth-forms-the astral-world), el contundente bajo de Jawa y la guitarra inmisericorde de Jon. Buen sonido, tremendas sensaciones.


IMG_8637-001


The Return. Mucho más rápida, con ese estribillo tan “conocido”. La niebla se ha disipado un poco, no mucho y se notan los juegos de luces y la pose magnética de Artaud. Alterna hieratismo con garra. Siempre distante, deliberadamente ajeno, como el líder inasequible. Es la imagen buscada y desde luego conseguida. Tanto como la seriedad de Mrs. Seth, ni una sonrisilla oyes. Walk away. El concierto a estas alturas ya se entiende diferente de los dos anteriores: menos “profesional”, menos “de aliño” que el de TBOG y menos fiero y rabioso que el de J/D. Pero este sí transmite fuerza y energía, aunque sea una energía diferente. Igual en Radiation, con la preponderancia guitarrera. Disease-pain-starvation-fear. Para dar paso a una “fase” más lenta de la actuación con All Days Are Black y Megalithic Dreams, oscurísimas, densas, repletas de sentimiento. I spiral down into the depths. Profundas…


IMG_8330

Hypogeum II. Los conciertos de los Nuns son como sus discos, un todo. Difícil separar canciones (aunque sean distintas), difícil determinar dónde termina un sentimiento y comienza el siguiente. Difícil detenerse, complicado el elegir momentos. En esta ocasión han sustituido las pantallas pequeñas a los lados (al modo del dvd Infinite Visions) por una gran pantalla que sube y baja de vez en cuando proyectando palabras e imágenes relacionadas con la canción, con el espectáculo. El problema es que en este caso en vez de estar todo integrado en uno, en lugar de configurar un único show, corta bastante el rollo. A mí no me molesta, desde dónde me encuentro no veo la pantalla salvo que decida hacerlo y sin embargo sí veo que las poses y actitudes del trío son las mismas (su teatralidad me refiero) que si no los tapara la propia proyección, pero parece ser que desde atrás la sensación es otra. Peor. Tras los casi ocho minutos de Hypogeum toca ahora Body Of Light. Christine! Christine! Christine! It’s just a body of light! Grandes momentos plenamente rockeros y plenamente góticos. Del auténtico que decíamos al principio. Del que bebe de los clásicos hasta haberse convertido en un clásico en sí mismo.

Merciful Nuns

Temple At The Dome Of The Rock no podía ser menos. Del recientísimo Goetia IV. Fuerte y oscura al mismo tiempo. Summoning like the wind let the Nazarene sing. El faro en la oscuridad, el foco que te busca y te termina encontrando antes que tú a él. Mucho antes. Y del más reciente al más antiguo. God/Aeon del primigenio Lib I, que parece hacer mil años pero que es de 2010. Es un tema que me encanta, me parece que tiene mucho gancho pero, tal vez (solo tal vez), para cerrar un concierto… no lo hace muy arriba, no, para nada. Sí es que eso es importante, que tampoco termino de tenerlo tan claro. Dying, dying, dying, in Lebanon. Quedan los bises que esperamos, ahora sí, que sean los previstos.


IMG_8462


Do you feel anything at all? Ancient Astronauts abre los temas “de regalo”. Un poco tópica, es una canción impresionante, que requiere además de un esfuerzo vocal suplementario. Igual que The Nazarene, la otra incursión de la noche en Goetia IV. Con cualquiera de estas dos si se puede cerrar arriba. She waits alone impatiently… pero queda The Eclipse. Con su final en falso incluido y el verdadero tan épico. Would you drive deeper and deeper, Los Nuns en su máximo esplendor, ese que no puede romper ningún (ninguna) imbécil tirando cerveza. Ni ninguna pantalla. Una hora y algo repleta de momentos a recordar. Muchos, a uno o dos por canción, como mínimo. Where everything ends…

Todo terminó así. El festival entero, con esa nota mantenida un poco. ¿Las conclusiones? Más que las conclusiones, que de alguna forma ya han sido apuntadas, los agradecimientos. A la organización, en primer lugar. Tan amables como profesionales, hacen fácil lo difícil. A los que pincharon entre conciertos, les dieron continuidad y demostraron por dónde deberían ir los tiros en cuanto a eso de poner música, si es que hablamos de la misma música, por supuesto. En fin, a todos aquellos que ponen tiempo y dinero sin realmente tener más interés que el de soportar una escena que por sí sola no justifica el esfuerzo, ya que las satisfacciones rara vez vienen de la respuesta del público al que se dirigen. Lo que es más de agradecer, claro. Esperemos que la SGM tenga continuidad y que podamos seguir disfrutándola muchos años.


DEAD CAN DANCE: Anastasis (PIAS 2012)

28/11/12
Han pasado muchos años desde la última incursión discográfica del binomio Perry-Gerrard. Dieciséis, sin ir más lejos, desde Spiritchaser. Años más o menos cubiertos con sus carreras en solitario, cierto es, que, aunque algo irregulares, nos han permitido también grandes momentos musicales. Pero no era lo mismo. Cuando escuchaba una etérea canción de Lisa G. esperaba siempre encontrar la grave y sobria voz de Brendan P. en el siguiente tema. Tras la guitarra acústica de uno de Mr. Perry, siempre anhelaba el timbre dulce y angelical de Mrs. Gerrard. De este modo, la noticia de que 2012 traería nuevo disco y gira mundial de DCD se convirtió rápidamente en un febril deseo de que fuera cuanto antes. Y llegó el momento, agosto lejano, llegó la hora de Anastasis (resurrección –más o menos- en griego). Tres meses después, aquí me veo hablando de un disco que merecería haber sido comentado mucho antes pero, por razones de lo más variado y que no vienen al caso, es ahora cuando llega a estas páginas. Ahora, tras el concierto de Barcelona y cuando la gira 2012 está casi terminada y se anuncian un montón de nuevas fechas para 2013, es el momento. Ahora o ya nunca.

Anastasis, esta suerte de resurrección, no podía ser un disco más de Dead Can Dance. Dieciséis años son muchos y el ansia y la expectativa, máximas. Salió al mercado en casi cada formato que se te pueda ocurrir (una mezcla, supongo, de bienintencionado mercantilismo y ganas de que todo fan que se precie quede satisfecho): CD, vinilo, digital, ediciones limitadas que combinan unas y otras… Todas contienen ocho canciones, todas empiezan con Children Of The Sun y terminan con All In Good Time, ambas cantadas por B.P. De hecho, hablo de cabeza, creo que es el trabajo con más presencia de la parte masculina del dúo (el muchacho canta en cuatro canciones, en tres lo hace la mocica y en una a medias). Como sucede en todos sus discos, son bastante diferentes los temas “masculinos”, en general más sobrios, oscuros y acústicos, y los “femeninos”, mucho más etéreos y con las influencias tanto étnicas como medievales más marcadas. En el caso de Anastasis también, pero un poco menos tal vez. Los temas Perryanos no son tan folkies como en el pasado e incluyen más incursiones en lo oriental, especialmente en las percusiones. Los de Lisa, mención aparte al gusto por la glosolalia, sí que andan más en la línea habitual (bueno, la que fue de 1984 a 1996). Todas las canciones se podrían comentar juntas pero, a la vez, todas merecen comentarios individuales. En general, pienso que todo el disco (y gran parte de la carrera de DCD) tienen su máxima virtud en su máximo defecto o viceversa: los temas son tan buenos y están tan impecablemente interpretados que nada de lo que oigas después podrá estar a la altura. Aún dicho esto y aún teniendo en cuenta que Anastasis es un trabajo maravilloso, echo de menos un poco más de alma, un poco más de víscera en esa ejecución perfecta que comentaba. Suena todo tan increíblemente limpio que da un poco la sensación de “fácil” cuando probablemente sea dificilísimo. Sí, ya sé que es una exageración. Ya sé que suena a criticar por criticar, a “no tengo nada malo qué decir, no hay nada que criticar, por eso me invento algo”. Puede ser que haya algo de esto, no digo que no. Pero oye, si un grupo te acostumbra a la excelencia absoluta… terminas exigiendo más allá de esa exigencia. Aunque sea por decir.


KOVALSKI, 24 de noviembre de 2012, Sala Barracudas, Madrid

24/11/12
No conocía la Sala Barracudas, bueno, de nombre sí, pero nunca había estado en ella. Programan conciertos con la suficiente frecuencia cómo para que a poquito que andes un poco atento te suene por lo menos. Lo previsto esa noche era la presentación de Punto de Quietud, el flamante primer disco largo de Kovalski. Después de haberme perdido varios conciertos suyos, ni había mejor ocasión, ni podía seguir sin verlos. Era hora de que me demostraran (o no) en directo que lo encontrado en el disco no era casual, que no era el resultado del trabajo en estudio. Ni productor ni nada.


La sala pequeña pero con aspecto de bien preparada para lo que acontecería. El técnico, intentando ajustar todo para que fuera como debía. El grupo, probando, afilando instrumentos y voces. Súbeme esto, bájame aquello, lo normal. Después acupuntura con burger king, extraña combinación. Conversaciones, tensa espera. Nervios no parece haber aunque supongo que los que haya irán por dentro. Ya es la hora, todo está dispuesto. Entrando en la sala, se respira buen ambiente. Hay gente pero se está a gusto. Ocho euros con CD la entrada. Un chollazo.


Kovalski ya salen. Un foco centrado en Alberto (la luz en la voz y una guitarra) y el resto un poco a oscuras. La guitarra de Mario empieza su labor, despacio, como con delicadeza, pero poco a poco se clava donde quiere. Nayra aporta desde las teclas tanto éstas cuando son necesarias como el contrapunto en forma de bajo a tanta guitarra. Detrás, Santi aporrea con buen gusto y mejor hacer. Sin maltratar los parches pero sin dejar resquicio a ninguna duda. El Aire que Quedaba abre el concierto. Poesía pura. Y desatada además. Empieza un poco frío pero a medida que la canción crece, también lo hace el grupo y, si además, a la gente le gusta… Buen comienzo, desde luego.


Tras el “caótico” inicio, el primer single (y videoclip) de Punto de Quietud: Te Reconoceré. Me encanta, me encanta el tema y me gusta mucho cómo lo interpretan, dándole como más empaque, más fuerza. Se empieza a vislumbrar (al menos yo) que aquí hay más que buenas canciones. Cualquier duda que quedara (si es que había alguna) sobre la puesta en escena del rock sin apellidos (ni concesiones) del grupo, está ya absolutamente despejada. En dos canciones, como ha de ser. Pero hay más, mucho más. Los Dueños, Disimulo del Incendio, Ella está viva… todas ellas del disco nuevo, todas ellas redundando en lo dicho. El sonido aunque podría ser mejor es lo suficientemente bueno, al menos en las primeras filas, como para apreciar lo que de los micros sale. Se entienden las trabajadas e inteligentes letras y aunque en ocasiones la descarga es un poco “globo” con algo de exceso en la saturación guitarrera, resulta lo bastante nítido.


Alguien dijo (parece ser) que las canciones son lineales. Alguien sordo, imagino. Serán lo que sean, pero ¿lineales? Ni en los ritmos, ni en la melodía ¡ni en ningún sitio! La única pega que alguna vez le he puesto a Kovalski (casi por poner alguna, por aquello de que no todo puede ser bueno), aquello de la voz de terminar los versos con el mismo deje, hoy parece solventado; no tengo la misma sensación al escuchar las canciones en directo. En absoluto. Ciegos con Pistolas, modalidad eléctrica. Estupenda. Cierra con broche de oro la primera parte del concierto. Ha aumentado considerablemente el calor de la sala, el público corea las letras, la banda parece cómoda y todo eso se transmite. Imposible no darse cuenta, improbable el no disfrutarlo.


Siguiendo con el profuso repaso al disco que da motivo (como si fuera necesario) al evento, Breve Introducción al Sistema, Emboscadas e Invierno Nuclear. Cada una en su velocidad, cada una golpea con un tipo de fuerza distinta, en grado y clase. Cada una, bien vale una entrada. Como el resto. Y eso que Emboscadas me llega menos, probablemente más por estilo que por cualidades. Está claro que el final se acerca, el repertorio está ya casi completo. Pero faltan dos imprescindibles. Por lo menos. Entre tanto, llega la primera sorpresa de la noche, en forma de versión de los Beatles. Un Old Brown Shoe tan redibujado (a Dios gracias, toda vez  que no me gustan los Beatles) que no parece de los de Liverpool. Como debe ser una versión, en mi humilde opinión. Y encima de una de las menos típicas, no sé si les habría perdonado un Let It Be… ¿Y para cerrar? Sucio y Violento. Buen colofón. Perfecto para terminar bien arriba.


Con todo Punto de Quietud revisado, se despiden brevemente para en seguida acometer los requeridos bises. Sin bajar del escenario (el camerino queda fuera, sin acceso desde ahí) y sin escenificaciones tan frecuentes como francamente innecesarias, Tu Silueta abre fuego de nuevo. Con la batería multiplicándose y las guitarras dibujando por encima en ese punteo infinito… para desembocar en el que para mí es el mejor tema de Caótica, Eres Electricidad. Guitarrero, cuasi punk, acelerado además para la ocasión y al mismo tiempo con ese aire pop en la estructura, especialmente en el estribillo. Impresionante canción e impresionante como lo trabajan. Queda “el más grande” en palabras de Alberto (Mario asiente en silencio). David Bowie, Hallo Spaceboy. Coescrita con Eno (no debería ser necesario decir más), es del Bowie de los noventa, el de Outside en este caso, tal vez no su mejor momento (para mi gusto) pero es que ¡este pollo no tiene “momento” malo! Buenísima la versión también, a lo que íbamos, que me disperso.


En definitiva. Kovalski demostrando que lo suyo va en serio. Que el rock todavía tiene cabida, que no hace falta disfrazarse ni copiar nada ni a nadie, que el que se lo pierda, se lo pierde. Que se puede cantar en español y que queda mejor si te curras las letras. Que no conozco el futuro, no sé cuánto recorrido tienen ni cuánto éxito les espera pero si sé el que merecen. TODO. Ah y confirmo que no es casual, que no es producto ni resultado de las bondades del estudio, que el cuarteto es realmente bueno, muy bueno.

VÍDEO AVANCE DEL NUEVO DISCO DE AURA NOCTIS: VITAE PROELIUM

23/11/12
VITAE PROELIUM a la venta el 10 de diciembre de 2012 

Vídeo Avance:

 


NUEVO VIDEO DE OPIUM TEA (TXARLY USHER Y PEIBOL LAZARO): AGNUS DEI

21/11/12
OPIUM TEA, el nuevo proyecto musical de Txarly Usher (Ex- La Casa Usher, Los Carniceros del Norte) y Peibol (Covered Faces) presenta su tercer single: Agnus Dei.


 *3er Single "Agnus Dei".




Para más información visita: http://www.facebook.com/opiumtea.band


LES FLEURS DU MAL: Knife In My Back EP (Malicious Release 2012)

Los suecos (llevamos una muy buena racha de grupos escandinavos más que solventes) Les Fleurs Du Mal presentarán en breve su primer Cd largo -o eso esperamos-. Mientras tanto, nos tenemos que conformar con degustar este segundo EP (tras el estupendo I del año pasado) que en sus tres temas da buena cuenta de lo que el dúo ofrece: rock gótico, clasicote pero bien hecho. Rock gótico de ese que te retrotrae a los Sisters of Mercy (de cuando los Sisters eran los Sisters, claro). Pero sería muy injusto reducir lo que los hermanos Grim hacen (sí, amigos, yo también pienso que no es casual) a la mera copia de los sempiternos gothfathers de tantos y tantos grupos. El dúo se permite esta licencia, no parece importarles en absoluto el que (sobre todo en los ritmos) pueda pesar el recuerdo, les da igual. En realidad es solo el saborcillo que te viene a la garganta en cuanto echas oído a su música, en seguida te das perfecta cuenta de que Les Fleurs Du Mal son bastante más, no estamos ante Eldritch 2.0, ni mucho menos. Ni en las voces, menos forzadamente guturales, ni en las guitarras, bastante más variadas, ni por supuesto cuando entran en liza los teclados. Solo es un deje en el ritmo.

¿Qué ofrecen entonces los de Estocolmo? Pues como ellos mismos dicen, Rock Noir. A espuertas. Y eso que tres canciones son muy pocas para valorar (para bien y para mal) cualquier grupo, de ahí que tengamos ganas ya de un disco largo que saborear. The Knife In My Back es el tema que abre el EP. Guitarrera, épica, pero menos extrema de lo acostumbrado en el género, tiene más aire ochentero que de los noventa. Strigoi System, sigue ciertamente en la misma línea, un poquillo menos acelerada pero no mucho, cadenciosa sin exagerar, gótica murcielagosa, pero (tal vez sobra el pero) con un aire melancólico, especialmente en la voz. El tercer tema, que cierra el mini Ep, Run Together (Ake live bootleg), demuestra por dónde van los tiros en cuanto a lo que esta gente puede dar de sí en directo. Reforzados por músicos de apoyo en guitarras (recuerdan a los Cult de la mejor época, la amorosa) y bajos (un poco Lucretianos), espero disfrutarla en estudio en ese próximo álbum. Un gran tema. En definitiva, Knife In My Back es un muy buen aperitivo, pero se queda realmente corto, te deja con ganas de más, de mucho más.


HORROR VACUI: In Darkness You Will Feel Alright (Legion Of The Dead/Avant 2012)

20/11/12

Lo mejor del deathrock italiano es que tiene la sana costumbre de ir por libre. Lo mejor de ir por libre es que te permite, sin renunciar a identidad alguna, bucear en estilos afines sin que por ello cambies un ápice el objetivo que te plantees. Horror Vacui se permiten este lujo, porque saben y porque pueden. De lo más profundo de un squat, como sus “primos” Belgrado, facturan un afterpunk que de puro furioso entronca con el deathrock más ácido de allende los Apeninos y encima lo hacen sin despeinar una cresta más que lo imprescindible. In Darkness You Will Feel Alright (gran título, tan obvio como acertado, dado de lo que estamos hablando) es un ejemplo de cómo metiendo en la coctelera los palos citados y añadiéndoles unas gotas de rock gótico del de toda la vida y toneladas de entraña, se puede hacer un disco más que apañado.



Horror Vacui no inventan la rueda, ni lo pretenden. Lo suyo va por otro lado. Dejemos de lado experimentos, apartémonos de todo lo que no sea esencial, seminal incluso. Queden las fusiones estilísticas, las influencias diversas, las confluencias de géneros para quien las quiera. Lo de los de Bolonia es más puro, de gusto añejo (buen gusto) y talante decidido. Alguno lo llamará estancarse en el pasado, por glorioso que resulte, otros lo definen como purismo. Yo no lo defino de ningún modo, me limito a deleitarme con ello cuando está bien hecho y, en este caso, lo está. Así, el filo de las guitarras, las contundencias rítmicas, las voces como marcan los cánones y la velocidad en la ejecución, consiguen un objetivo más que digno: divertir al personal. Divertirlo además, sin una pizca de humor. Letras serias y música seria (poco común en este tipo de grupos, reconozcámoslo), de esa que debe hacer pensar. Ahí sí que se nota lo punki, en un clarísimo activismo político en lo lírico. La diversión está en el ritmo bauhausiano que se imprime a cada tema, bailable pero sin excesos febriles. Diez canciones (incluyendo Intro y Outro) más un buen puñado de extras en forma de demos (concretamente seis), componen un CD que sin lugar a dudas ha de ser pieza clave para el aficionado oscuro en este 2012 que en breve nos abandonará (con permiso de los mayas y sus malinterpretadas profecías). Diez canciones entre las que no quiero destacar ninguna: si te gusta una, lo harán todas. Y claro que en la oscuridad se siente uno bien. Damos fe.



CHESHIRE CAT (THE BOUNCING): Show Its Tail (Alone Prod. 2012)

19/11/12
Desde siempre hemos mantenido (a veces contra viento y marea) que una de las virtudes que más valoramos a la hora de acercarnos a un grupo es su originalidad. No es lo único, evidentemente, que valoramos, pero sí que es una de las características más importantes (para nosotros) en un artista que se precie de serlo. En muchísimas ocasiones nos hemos quejado de que es precisamente esa falta de creatividad tan generalizada la que lastra de un tiempo a esta parte a casi toda la escena de la que normalmente nos ocupamos. Por todo esto, tenía muchas ganas de echarme a las orejas este Show Its Tail. Comprobar que se puede ser oscurísimo sin obviedades y lugares comunes. Confirmar que el punk no precisa costras. Reafirmarme una vez más que el futuro será diferente o no será, que estando todo o casi todo inventado, sin ese plus de ofrecer algo distinto, no se llega a ningún sitio. Y, ya puedo decirlo sin lugar a dudas, estas dos muchachas del gato de Carroll son diferentes a cualquier otra banda que haya podido escuchar. Pero, por otro lado, es obvio que la originalidad sola no es bastante.

Un bajo y una batería, la voz femenina con coros del mismo sexo y poco más. Bueno, y talento, claro. Por arrobas. Qué se puede hacer con estos ingredientes, escasos, escasísimos aparentemente, es algo que tal vez te estés preguntando, puesto que sigues leyendo a estas alturas. Pues solo con eso imagino que poca cosa. Ahora bien, si le añades teatralidad (Lyric), oscuridad, sensualidad, decadencia, buen gusto cabaretero, pasión por lo que haces (y por lo que escuchas, aquí, con esta receta, hay deathrock (In The Factory o The Rain), hay afterpunk (Cheshire Cat o Master!), hay dark cabaret, hay rock’n’roll…), canciones que se sostienen por si solas y un bastante largo etcétera, pues hablamos de otra cosa. Inclasificable por otro lado, como debe ser. Es como si cogieras a Gitane Demone (ay, Borderline) y la tuvieras seis meses con una dieta musical a base de los más pantanosos usamericanos (sí, los que estás pensando, los que en su momento se “asociaron” en el sello Hungry Eye), Bauhaus y el deathrock californiano. Después le dices que solo puede apoyarse en un bajo y cien mil efectos y ¡voilá! Algo así y algo completamente diferente a lo dicho. Esa aparente (o no tanto) contradicción es, para mí, una de las grandes notas positivas de Cheshire Cat (The Bouncing), cada vez que los escucho me suenan diferentes, cada vez me recuerdan a influencias distintas, me saben de otra forma. Si solo fuera por eso, ya sería bastante, pero hay mucho más que espero que descubras tú mismo.