TROBAR DE MORTE: Beyond The Woods- The Acoustic Songs (In The Morningside Records 2011)

28/12/11
trobHasta la caída en mis manos de su último trabajo, “Beyond The Woods, The Acoustic Songs” no había escuchado nada de los catalanes Trobar De Morte. Ahora es una de las mejores sorpresas de este final de año y Trobar De Morte una referencia a seguir.

“Beyond The Woods” es un álbum recopilatorio. Han reunido sus, imagino, mejores temas y los han grabado con instrumentos acústicos. Después de investigar los cortes originales y constatar que eran buenos, el nuevo tratamiento es obvio que los eleva de categoría.

Fuera de contexto, la escucha de esta obra evidencia que Trobar De Morte son un proyecto que, bajo la batuta de Lady Morte, destila creatividad y saber hacer en los arcos, cuerdas, vientos y demás instrumentos que asoman con mayor o menor presencia en esta ventana a mundos de ensueño.

Si relacionamos el disco con su trabajo previo, aún sin ser un experto, creo que estamos ante un paso fundamental de la banda. Puede ser un punto de inflexión si profundizan en esta vertiente acústica o cuanto menos, se han puesto un listón muy alto para los futuros trabajos. Si se mantienen en este nivel podríamos estar hablando de una de las mejores bandas del panorama.

No es un trabajo para acérrimos o puristas del folk más crudo dado que las melodías son más sofisticadas y con un evidente tinte pop. Tampoco estamos ante una banda que busque el exceso técnico o apabullar al oyente con extraños instrumentos de aquí o acullá para ocultar una evidente carencia creativa que se intenta subsanar con la matemática del tecnicismo. Las letras también se alejan del tópico folk, que versa sobre temas costumbristas, para acercarse al imaginario fantástico sin cerrarse a un solo saco conceptual: Trobar De Morte habla sobre el mito artúrico, elementos feéricos, dioses celtas, etc. Trobar De Morte quiere transmitir sensaciones ajenas a lo cotidiano y lo consiguen.

En mi opinión, este trabajo es una gran obra que no debe dejarse pasar por cualquier gustoso de la música en general. Además, es el mejor remedio para acercarse al universo de Trobar De Morte y también un bonita vía de escape.


Texto: Arriaz

CONCIERTAZO EN MARZO, A CARGO DE DE PROFUNDIS

22/12/11

Próximamente, más información.

MOONSPELL + AVA INFERI, 2 de diciembre de 2011, Sala Heineken, Madrid

14/12/11
He de reconocer que Moonspell me gustó mucho cuando los descubrí, allá por el año 96. Y con el mismo entusiasmo con el que escuchaba Wolfheart e Irreligious, también reconozco que a partir del Sin/Pecado me daban bastante pereza, y a partir del Butterfly Effect ni me molesté en escuchar sus discos. Moonspell es un grupo de esos que tienen nombre, que casi todo el mundo de la escena oscura y/o metalera conoce… y también de esos que se te "olvidan". Tienen temazos, tienen incluso discos bastante potables en general, pero no sé si es por el sonido tirando a monótono que han ido desarrollando con el tiempo, se hacen cansinos de escuchar continuamente.



Eso no ha sido obstáculo para que acudiera con bastante entusiasmo a verlos en la recientemente renombrada Sala Marco Aldany. Este último nombre ha despertado más de un sarcasmo, por cierto. Arena, Heineken… llamémoslo el antiguo Discoplay. El hecho de ser un concierto basado en los dos primeros discos de los portugueses, antes mencionados, era un aliciente grande para aquellos que ya les conocimos en directo a partir de su tercer trabajo. Sin duda alguna son lo más preciado de su discografía, y apetecía rememorar temas que hacía tiempo que no escuchaba.

9


Una entrada abarrotada, casi lleno en el interior, recibió a los teloneros Ava Inferi. Con toda sinceridad he de comentar que los grupos de metal con cantante soprano al frente me producen más sopor que otra cosa, y este caso no fue distinto. No sonaron mal, y la muchacha, que más tarde se uniría a Moonspell como corista en algunos temas, tenía una voz agradable. Pero cuando vas predispuesto a que algo no te guste, rara vez termina convenciendo.

Unos 50 minutos después comenzó el plato principal de la noche. Llamaba la atención la enorme batería que presidía el escenario, se comía buena parte del mismo, así como el doble teclado que quedaba al lado izquierdo. Los acordes de Wolfshade inauguraban el concierto, como no podía ser de otra manera. El carismático líder de Moonspell, Fernando Ribeiro, hizo entrada y con una voz potentísima entonó las primeras frases. Todo el conjunto sonaba a la perfección, creo que es de las primeras veces que puedo decir eso de esta sala. Alfonso, el promotor, me comentó que Moonspell había traído varias mesas de sonido y un ingeniero dedicado, y he de decir que se notaba.

Wolfshade fue continuada por el segundo corte de Wolfheart, y así hasta concluir el disco, incluyendo un tema "extra" del mismo, Ataegina. No me detendré en cada tema, pero sí he de hacer mención especial a dos: Trebaruna y Alma Mater. Antes de comenzar ambos, Fernando dedicó unas palabras al público. Comentó el origen de este tour, hizo alguna pequeña broma ("hay más portugueses en el mundo, aparte de Cristiano Ronaldo y Mourinho"), y agradeció en numerosas ocasiones el apoyo del público español. Esto se repitió más veces a lo largo del concierto, nunca había visto a una banda ser tan agradecida con el respetable. Da gusto ver artistas de un cierto renombre actuar de esta manera y dar importancia a quien realmente encumbra a una banda, que es su público. Esto, sumado a cómo animó a la gente "para lograr la mejor interpretación de Alma Mater jamás tocada" y algún otro detalle, creó un ambiente inmejorable entre público y banda. Por cierto, ese Alma Mater fue ciertamente especial, divertido, intenso y participativo.



La noche continuó con un incompleto repaso a Irreligious, faltaron temas como Herr Spiegelmann pero los principales brillaron. Potentísimo Mephisto, no menos intenso Opium, y una gran interpretación de Full Moon Madness. Tras ésta, Moonspell hizo repaso a otros temas de su repertorio; en este momento yo esperaba haber escuchado algo de Sin/Pecado o The Butterfly Effect, pero ellos prefirieron hacer hincapié en unos pocos temas de sus discos más recientes. Eligieron Memento Mori, Finisterra y Scorpion Flower. Esta última fue una grata sorpresa, la cantante de Ava Inferi a duo con Fernando Ribeiro en una canción más melódica que las dos anteriormente citadas.



La voz de Fernando Ribeiro fue uno de los puntos fuertes del concierto. No han sido pocos los conciertos de metal a los que he acudido y he visto la mayor pega en la voz, y me alegra decir que en este caso fue lo contrario. En temas como Wolfshade, Finisterra o Mephisto mostró que es un vocalista como la copa de un pino. El resto de la banda estuvo a un buen nivel, pero Moonspell tampoco es que sea un grupo muy técnico o con unos arreglos excesivamente complicados, todo sea dicho.
En resumen, gran concierto de los lusos, pocas sorpresas pero todo lo que tocaron se ejecutó impecablemente. Esto, sumado a la ejemplar actitud y el buen ambiente generado harán que esta noche sea recordada con un buen sabor de boca.

Texto y fotos: Kindgott

CORVUS CORAX: Sverker (Behßmokum Records 2011)

2/12/11
“No son las bozes articuladas en igual número çerca de todas las gentes, porque la dispusición de los aires e sitio de las tierras disponen estos instrumentos por diversa manera. A unos dilatándoles la canna, e por eso fablan de garguero; a otros, faziéndoles la boca de grant oquedat, e por eso fablan ampuloso; e a otros, faziendo las varillas de poco movimiento, e por eso fablan zizilando. E ansí de las otras diversidades“ De El arte de trovar, de Enrique de Villena (1420)

Et acaesció que los muy gérmanicos trobadores del latino cuervo fizieron et puvlicaron otro trabaxo. Et acaesció que fablando con unos et con otros, todos dixéronme que non, los unos por onrados, los otros tanbién, que non fablarían de Sverker. Eso que sin dubda vien entiendo que paréscele un grant disco a todos ellos. Es que tras de oir aqueste disco de Corvus Corax por aquella manera, pensava yo que me avría Dios merced de’l et podría aver la su gracia porque ganase la gloria del Paraíso. Empero non, o non solo. Pues al mío entender es más de lo mesmo. Para bien et para mal, sin dubda ninguna. Pues fíxate tú que la dozena de cantares que lo contienen tienen los mesmos sonidos de siempre. Mesmas gaitas, mesmos vikingaços aporreando tambores. Mesmas guitarras, mesma passión et mesmo sentimiento festivo. El lado amable del medio evo. Mas en aquesta ocasión quiça ai un posso de tristeça en algunos cantares poco presentes en otros discos. Aunque son los menos. En general, todo son saltos, todo es desenfreno. Non judgaré aquesto io, non sea menester.

Assí, Sverker es un trabaxo muy bueno, espezial mente si gustas de gaitas, timbales et otras percussiones, flautas et vozes roncas en germánica lengua. Aun siendo un grupo fundamental mente de directo et siendo prezisa mente allí dónde destacan, Alvar Fañez podrá dar fe, aqueste disco es delos que se aperciben mucho et se disfrutan tanbién en casa.

“Aunque otra cosa no respondiéssemos para provar que la poesía consiste en arte, bastava el juyzio de los claríssimos autores que intitularon de arte poética los libros que desta facultad escrivieron, y ¿quién será tan fuera de razón, que llamándose arte el oficio de texer o herrería, o hazer vasijas de barro o cosas semejantes, piense la poesía y el trobar aver venido sin arte en tanta dinidad?” De Arte de poesía castellana, de Juan de la Encina (1496)

ROME: Die Æsthetik Der Herrschaftsfreiheit (Trisol 2011)

1/12/11
Uffff. Antes de nada, debo reconocer (de nuevo) que Rome, dentro de su estilo, me parecen con mucho de lo mejor que se puede encontrar hoy día. Incluso en cualquier época y en cualquier estilo. Además son un proyecto inusualmente prolífico e increíblemente cuidadoso en cada uno de sus trabajos, todo cuidado al milímetro. Van a disco por año (con el añadido de singles y EPS) desde el año 2006 y no han dado, todavía aunque espero que nunca, palos de ciego. Por ello, cuando supe de la existencia de este impronunciable Die Æsthetik Der Herrschaftsfreiheit, la duda normal que me habría asaltado con cualquier otro grupo al conocer las dimensiones del mismo, se disipó casi totalmente. Tres discos, treinta y seis canciones (que se dice pronto) en una preciosa y mimada caja con tres libros de cuarenta páginas cada uno. Y encima, en edición limitada y numerada a 999 ejemplares. Repito uffff. ¿Joya para coleccionistas? ¿Recopilatorio para sacar pasta? ¿Suicidio comercial? No, amigos, no. La excelsa obra, otra más, de Mr. Reuter extendida hasta extremos que pocos grupos podrían asumir. Se podría pensar que se hace pesado, tanto disco, tanto tema, tanto libro, pero es que resulta que una de las virtudes de los de Luxemburgo es la variedad dentro de un estilo que fuera de éstos lleva bastante tiempo muy encorsetado. Y es que en este Die Æsthetik Der Herrschaftsfreiheit hay un poco de todo. De todo lo que ya aparecía en Nera o en Nos Chants Perdus (o en cualquier otro disco de esta gente). Es decir, a ratos Dark Folk del de guitarra acústica y voz masculina y seria (pero del bueno), a ratos pop oscuro y melancólico (me sigue recordando en ocasiones a And Also The Trees), a ratos timbales marciales y a ratos algo que podríamos quizá meter en el enorme saco del Dark Ambient. Todo esto consigue que el magno trabajo no se haga nada pesado y se disfrute paladeando cada acorde, cada canción en su medida, sin que aturulle tal despliegue artístico. Destacar canciones es una solemne estupidez, toda vez que incluso me atrevería a afirmar que como mejor se digiere esta especie de tríptico oscuro es todo seguido, sin interrupciones, con una botella de vino (¿Oporto?) como única compañía (y una copa, claro, no vas a beber a morro). Con poca luz, si es “real” (puede servir una chimenea) mejor que mejor. Perro a los pies opcional. En resumen y por no cansar, Die Æsthetik, etc es una compra para mi ineludible y si tienes suerte y puedes hacerte con el pack especial (incluye camiseta, chapitas y postales) todavía mejor.

CHRISTINE PLAYS VIOLA: Innocent Awareness (Afmusic 2011)

Siempre que me aproximo a una banda de las de la península Itálica me pasa igual, imagino que lo suyo será el deathrock clasicorro de escuela usamericana. Afortunadamente (aunque es uno de mis “subgéneros” preferidos) últimamente me equivoco siempre. Y con Christine Plays Viola pues también. Y mira tú que clásicos son un rato clásicos y dígame usté si eso hoy en día es defendible y cuénteme vuecencia si debo ser crítico con ellos solo por ese motivo. Pues en este caso no, no y más no. Digas lo que digas y opinen usté y vuecencia lo que opinen. Y ¿por qué? ¿Por qué si ha habido tantos discos, tantos grupos puestos a caer de un burro fundamentalmente por eso? Ehmmm, pues… porque nunca ha sido por eso. Porque se puede ser clásico, se pueden buscar los referentes sónicos en la década que cada cual a bien tenga. Pero, ayssss, hay que hacerlo bien. Hay que ser capaz de conjugar lo añejo con lo moderno, hay que tener la suficiente creatividad como para que cada acorde no sea un bostezo y hay que poder hacerlo sin grietas, sin dejar resquicio alguno a la autocomplacencia. Si a todo eso le añades una indudable (en este caso) destreza instrumental e interpretativa, pues te encuentras con que por ahí poco puedes criticar este Innocent Awareness.

¿Por dónde entonces? Pues en mi opinión, por ningún lado. Obviamente te puede gustar más o menos. Evidentemente puede ser que el estilo de los trasalpinos estos no te seduzca, pero me atrevería a afirmar que si adoras los ambientes fríos, las guitarras punzantes, los bajos pulsantes, las voces inquietantes (demasiados –antes) que manejan registros insospechados, siempre siempre adecuados al momento, si disfrutas con los teclados ominosos pero apenas intuidos y con las atmósferas siniestras, estos Christine Plays Viola te van a encantar. Y pensaras como yo que da exactamente igual que el estilo esté trillado, que da lo mismo que haya quien piense que esto ya lo ha oído antes, porque no será cierto. No es verdad que ya lo hayas escuchado, ese otro disco que tienes en mente no es tan bueno. Es peor, mucho peor.