DOLORES: Disco Póstumo (Origami Records 2011)

29/11/11
Esperaba con ganas este Disco Póstumo. No tanto por las referencias que de él se hacían (se parecen a los Cure, sobre todo en The Head On The Door, suenan como unos My Bloody Valentine vitaminados, Joy Division en luminoso…) como porque lo que conocía de ellos a través de ese estupendo invento que es el Bandcamp me había parecido espectacular. Un correo me avisaba: puedes descargarte el disco de la web de su sello. Me faltó tiempo. Trágome el miedo (no sería la primera vez que un adelanto buenísimo es todo lo que ofrece un grupo en su primer disco) y me dispongo a paladear los diez temas (de los que cuatro ya estaban en el adelanto). No sé que es lo que hace especial este disco, no se por qué me gustan todas las canciones por igual. Tal vez la personalísima voz de Teresa Cobo (cráneo privilegiado que también dibuja la portada del álbum), combinando agudos y graves superpuestos sabiamente, tenga la culpa. Tal vez las inteligentes letras, por más que a veces suenen algo confusas cubiertas por un muro de sonido y distorsión, sean responsables. Tal vez sean las bases rítmicas, los bajos saturados o las guitarras ora luminosas, ora punzantes, las causantes. Desde luego no son los parecidos citados ya que la mayoría me parecen cuando menos, dudosos. No veo cabezas en el muro por ningún sitio, saben dónde tienen los zapatos sin necesidad de mirarlos constantemente y son infinitamente menos gélidos y menos sincopados que cualquier referencia al afterpunk clásico. ¿Ochenteros? Mucho. Especialmente las voces. ¿Oscuros? También. Influencias diversas y en ocasiones evidentes, claro que sí, absurdo sería negarlo, pero no caen nunca en burdas copias. Pero es que sobre todo, buenos, son muy buenos. Y ahí, ahí dónde se pierden tantísimos proyectos, ahí, en esa especie de Olimpo raro es dónde Dolores destacan sobre el resto y dónde confirman (a mí por lo menos) que puede que estemos ante uno de los mejores discos de este 2011. Ahí, en la calidad de las canciones. Son diez composiciones brutales, muy bien llevadas a cabo además. Son diez temas incontestables. Pero, pero, ¿y los peros? Pocos. Algo de confusión en la mezcla final que puede hacer perder algún matiz, algo de espesura en el sonido unas pocas veces y poco más. El resto, más que recomendable.

ODA RELICTA: Lux Aeterna (Gradual Hate 2011)

28/11/11
Compuesto originalmente en 1988 por Mykhayil A.Shukh en el 75 aniversario del Holomodor ucranio, Lux Aeterna es un réquiem homenaje a esos millones de muertos provocados por el tantas veces obviado totalitarismo estalinista. Este recuerdo ha sido regrabado y en parte reescrito por su autor y por Olegh Kolyada el año pasado aunque es ahora cuando, de la mano de Gradual Hate y Twilight Records, ve la luz en forma de disco. Casi media hora de composición para soprano, bajo y tenor en las voces y piano y órgano en lo musical, sin olvidar el fantástico coro de niños de la Escuela Musical de Donetsk. Casi media hora dividida en nueve “temas” que tratan de alguna manera de reflejar y rendir tributo a todas esas víctimas de la espectacular (en el peor de los sentidos) hambruna que asoló Ucrania (paradójicamente conocida como “el granero de Europa”) entre 1932 y 1933, provocada por señor ese del mostacho. Mucho más cerca de la música clásica que de los estilos que suelen ser comentados por estos lares, Lux Aeterna es un trabajo que dudo que deje indiferente nadie. La combinación entre la estupenda composición y lo excelso de la interpretación hacen de este CD algo más que recomendable. La música, tantas veces en un segundo plano, las voces llenas de emoción transmitida, el coro de niños…

No quiero destacar ningún tema, los nueve forman un todo para mí indivisible, no se entiende Lacrimosa sin un Kyrie Eleison un par de cortes antes, no se disfruta lo mismo Agnus Dei sin Requiem Aeternam. Eso suele ser así en cualquier disco de algún modo conceptual pero en casos como el que nos ocupa es absolutamente imprescindible entender la obra como un todo. Y ese todo es realmente emocionante. No es, con toda probabilidad, un disco oscurísimo en lo estilístico, ni siquiera el más oscuro de los “réquienes”. No es ni siquiera un réquiem como los “habituales”. Pero no me cabe duda de que para toda persona sensible musicalmente hablando (y entiendo que es indispensable esa sensibilidad para deleitarse con la “música oscura”, en cualquiera de sus facetas) esta Luz Eterna es, sin titubeo ninguno, un disco más que recomendable. Habrá a quien le fascine por el gusto neoclásico. Habrá a quien le atraiga por lo que tiene de hermético en su propuesta. Habrá también, seguro, quien se acerque a Oda Relicta por el momento histórico terrible que lo inspira. Todos ellos estarán en el camino correcto y todos estarán en el equivocado, pues solo con esa sensibilidad antes citada ya es suficiente para complacerse muy mucho con esos casi treinta minutos de ARTE.

DEVOUT Y BRAIN OVER DUST EN DICIEMBRE EN MADRID

17/11/11


Noche de ebm, electrodark y synthpop con los grupos mas destacados del momento en la capital.

Sábado 3 Diciembre 2011 - 21:00 H.

DEVOUT, presentacion oficial de su disco "LOVE FOR THE UNUSUAL"

http://www.myspace.com/devoutofficialmusic

BRAIN OVER DUST
http://www.brainoverdust.com/

Sala: Cafe La palma, c/ La Palma, 62
[M] noviciad, san Bernardo, Plza. España

Entrada: Anticipada 10 €, Taquilla 12€
(Incluye regalo promocional DEVOUT mas cerveza o refresco)

Venta de Entradas:

Cafe La Palma y Entradas.com
www.entradas.com/entradas/evento.do?idEvento=207226&entidad=1

Próximamente también en Diskpol y Rara Avis


http://youtu.be/J0UAcIg8wx8

Melodias de Sombras

www.melodiasdesombras.info
www.facebook.es/melodiasdesombras
www.myspace.com/melodiasdesombras
www.tuenti.com/melodiasdesombras
www.youtube.com/melodiasdesombras

EXPOSICIÓN PANTHEON Y CONCIERTO DE EL LUTO DEL REY CUERVO



LAGARTIJA NICK, 05 de noviembre de 2011, El Sol, Madrid

5/11/11
- Buenas noches
- Buenas noches
- ¿Se puede aparcar aquí?
- Hombre, poderse no se puede, pero… allá tú.
- Me refiero a si es frecuente que venga la grúa o que te pongan una multa o algo de esto.
- Pues si viene un ministro y quiere aparcar…
- Ya, pero ¿suelen venir ministros los sábados a estas horas?
- Es que si te digo que aparques y luego te multan…
- Pues no te echaré la bronca, no te preocupes.

Con el coche malbien aparcado camino hacia El Sol, el de la calle Jardines, el “astro rey” hace rato que duerme. Cuando llego están probando sonido. Zona de Conflicto y Crimen, Sabotaje y Creación, si la memoria no me falla. Ajustes en las voces, pequeños arreglos en cómo se oyen entre sí y todo queda dispuesto. ¿Cómo queréis las luces? ¿Os pongo estroboscópicas desde el principio? ¿Se escucha bien desde ahí? Todo perfecto, todo acordado. Ya fuera, cañas y montados de lomo sin lomo, torreznos y palabras. Conversaciones variadas que amenizan la espera. En fin, la vida.


Ya en la sala otra vez, más vida. Llega la hora del concierto, muchas caras conocidas entre el público. Buena entrada en El Sol, como es habitual. Curiosidad por el setlist, ¿sorpresas? Veremos. Se apagan las luces, se encienden las gargantas. El bajo comienza su sonar en comunión con las baquetas. Aúlla la guitarra… Crimen, Sabotaje y Creación. Magnífica. Para mí, de las mejores del último disco de ¿no lo había dicho? Sí, de Lagartija Nick. No había visto nunca usar un e-bow con un bajo, aumenta el “ambiente”, la atmósfera. Le siguen, como en el de la Caracol, Tan Raro, Tan Extraño, Tan Difícil, Ahora y Mi vida Anterior, en un primer bloque. Me encanta como revisitan Hipnosis, actualizándolo aunque no haga mucha falta porque es un disco que a pesar de los años transcurridos, no ha perdido vigencia. Es difícil adjetivar impresiones y más cuando no es la primera, ni la segunda (ni siquiera la décima), vez que lo has de hacer con un tema en concreto o con una sensación determinada. Eso sí, me gustó muchísimo Ahora con ese ritmo que dispara los pies. Las luces estroboscópicas (no recuerdo que sean muy habituales en otros conciertos de los de Graná) acentúan la sensación. Fotos desde las primeras filas, un tipo grabando video…



El segundo bloque, ya con Gibson sustituyendo a Fender en el bajo, se abre con Anoche Soñé Demasiado. El homenaje a los Electric Prunes parecía cerrar un cierto círculo.Pero resulta que no, al final sigue abierto. Continúa, fluye, No Lo Puedes Ver, Disneyworld, Panorama Nº 5 y Tiempo De Exposición. Hipnosis de nuevo y Zona de Conflicto dándose la mano. En otros momentos, la combinación de ritmos y épocas me había descolocado un tanto; en éste, me parecieron perfectamente ensambladas, sin bajar en ningún momento un concierto que ya había empezado altísimo. Suena todo muy bien, ensamblados como de costumbre y, para mí, más nítidos que otras veces en la misma sala. La misma distorsión habitual, el bajo igual de saturado, la batería, cómo no, enloquecida (trozos de baqueta saltan en un momento dado, me acuerdo de que si una lágrima puede matar, una astilla ni te cuento, decido no ser aprensivo) pero… suena menos confuso todo. La guitarra de Mr. Lapido multiplicándose por quince mil, en un claroscuro continuo. El muro de sonido es en este caso un marco que hace destacar las canciones, sin “comérselas”. Menos impreciso, menos borroso, sin ambigüedades.






Tercer bloque y Úsame. Buffff. No puedo con esta canción. Decir piel de gallina no es suficiente. Decir lo buena que es tampoco. Decir que estuve un rato con la voz jodida tras ella es solo destacar una pequeña consecuencia. Para mi gusto, por si sola vale una entrada y justificaría todo el concierto. Pero no, va seguida por Yo, Día Y Orden. Y el problema es que de esta podría decir lo mismo… Luego Zona de Conflicto y Nuevo Harlem. Ya todo tiene un calor y un color, ya todo está allí dónde querías. Y esperas que no termine. Y empieza a sonar la en mi opinión mejor canción del último disco, sí, los que leéis esta página ya sabéis cuál es: Supercuerda. Oscurísima y perfecta. Letra y música, otra que justifica una entrada. Rondamos ya los cuarenta y cinco o cincuenta minutos de concierto y la tropa sigue coreando y bailando como al principio, curiosamente, es la primera vez que veo más gente cantar las “nuevas” que las “antiguas”, por parte de algunos, por lo menos. Se deben estar haciendo clásicas ya.

Universal. 20 Versiones. El Signo De Los Tiempos. Satélite. Para cerrar el concierto. Para cerrarlo a lo bestia, bien arriba. Las cuatro voceadas por el público de detrás de mí. Sobre todo Universal y Satélite. Sudor, mucho sudor, arriba del escenario y abajo. Mucho esfuerzo en hora y algo. Como siempre, es corto aunque quedan todavía los bises. También es cierto que no sé si se puede tocar mucho más tiempo a ese ritmo. Infernal Eric pero también tremendos Víctor y Antonio. La gente quiere más y lo hace saber. A voces, por supuesto. Y hay más. En un primer bis, Vuelo Nocturno y Estratosfera. Vuelo Nocturno suena un poco raro, como si estuviera poco rodada, no termina de llegar dónde debe (en comparación con las demás), desconozco la razón. Estratosfera es otro cantar. Una barbaridad de canción llevada al límite una vez más. Vuelta al camerino. Todo ha terminado o eso parece.

Pues no, faltan canciones. El trío sale de nuevo a interpretar La Curva De Las Cosas y Sólo Amnesia y Esa Extraña Inercia. La Curva, muy pedida por la muchachada, no deja indiferente a nadie y las otras dos… perfecto broche. Al final cerca de hora y media larga de concierto. Al final, la misma entrega de siempre. Al final, otro concierto que recordar durante años. Al final… al final, más cervezas, más conversaciones y más ganas de hablar, de concretar lo concretable y de plantear lo que quede. Y esta vez no hay peros. Ninguno.

- ¿Ves? Al final no ha pasado nada. No te han multado ni ha venido la grúa.
- Muchas gracias. Te has librado de una buena bronca…

¡NUEVO DISCO DE DOLORES!

3/11/11
La semana pasada se pre-estrenó en la sección "Tentaciones" de Elpais.com el disco de debut de Dolores, Disco Póstumo (Origami, 2011). El 14 de noviembre es la fecha señalada para su estreno oficial y lo queremos hacer regalandolo durante un mes a través de tu web. Si quieres que la gente se lo pueda descargar a través de tu web lo único que tienes que hacer es pegar el código del archivo adjunto en tu post.

Además de la edición digital ponemos a la venta a través de la web de Origami Records una edición especial en vinilo transparente azul y otra en CD.

Dolores presentarán su disco en la sala Siroco de Madrid el 28 de enero y también a través de la web de Origami puedes comprar las entradas anticipadas por 10 € o con vinilo por solo 16 €.



Texto: Origami Records

ESPLENDOR GEOMÉTRICO + CLOCK DVA, 01 de noviembre de 2011, Sala Matadero, Madrid

1/11/11
Con casi 40 minutos de retraso comenzó uno de los conciertos más inesperados (no por ello menos esperado) que se podían dar en la capital. El nombre de Clock DVA dice más bien poco a una mayoría, pero para aquellos que gustan desde hace unos años de la electrónica más bien underground llama poderosamente la atención ver dicho nombre en un cartel de concierto.



Antes de entrar en detalles de lo que aconteció, no puedo pasar por alto un detalle determinante en la realización (y éxito) de un concierto: el entorno. No había estado en el Matadero y tanto mi colega/acompañante como el que suscribe nos quedamos encantados con las instalaciones. Parecían hechas a propósito para el tipo de concierto que se avecinaba: naves industriales prácticamente intactas y espaciosas, estética cruda y funcional, suficiente amplitud como para estar en un concierto sin apreturas con un volumen de público razonablemente grande… En definitiva, un espacio muy apto para conciertos, de esos que Madrid adolece y tan necesitados estamos.

Como comentaba, con un retraso considerable se presentaban en escena Clock DVA. Banda que ha pasado por varios estilos, desde una cold wave correosa en sus comienzos con presencia de guitarras, a una suerte de IDM/ambient en la actualidad con supresión total de instrumentos acústicos. He de reconocer que hacía mucho que no los escuchaba, y no sabía muy bien lo que iba a ver/escuchar. Precisamente esa ignorancia hace que a veces te apetezca más ver a un artista, y por lo que pude constatar bastante gente compartía mi estado de curiosidad.

Aparecen tres figuras vestidas de inmaculado y científico blanco que parecían salidas de una nave espacial. Cada uno detrás de un portátil, disparan sonidos (¿lo hacen? Ya dudo de que realmente "toquen" algo y no esté todo totalmente grabado) y Adi Newton, el único miembro original de la banda, tras unas oscuras gafas es quien lleva la voz. Sólo pude reconocer The Hacker y Fractal 9, que destacaron sobre las demás por unas bases mucho más contundentes, EBM de la antigua escuela que facturaron a mediados/finales de los 80. Las proyecciones rayaron a buena altura, tres grandes pantallas situadas a los lados y encima del escenario disparaban imágenes fractales, retratos de los años cincuenta con fotomontajes superpuestos algo más siniestros, fragmentos de películas antiguas…

Terminó el concierto pasados 50 minutos, que se hicieron largos. Demasiados temas ambient tirando a chill out para mi gusto. Tras una corta pausa, que mucha gente aprovechó para salir a fumar, empezaron a rugir los altavoces. Esplendor Geométrico entraban en escena con unas bases realmente potentes y sin medias tintas. Si algo me gusta de ellos es que son, como Arturo Lanz ha comentado en más de una entrevista, primitivos y viscerales. Dicen que más que música avanzada hacen sonidos primigenios y estoy totalmente de acuerdo.


Saverio y Arturo saben muy bien lo que se hacen. El sonido es mucho más limpio que en Clock DVA, aparte de ser obviamente mucho más contundente. A un tema "instrumental" le sigue otro en que Arturo Lanz sale al frente y en ocasiones grita o sólo se agita de manera compulsiva. El amigo que vino conmigo nunca había visto a EG y les había escuchado más bien poco. Flipó al ver la manera que tiene de actuar Arturo Lanz, y no es para menos. Se desgañita, vive el sonido con todo su cuerpo e incluso a veces agobia verle como hace una garganta profunda con el micro. Entonces inspira, espira, mientras un ritmo pontentísimo nos hace vibrar a todos, y me vuelve a venir a la cabeza la idea del primitivismo de Esplendor. Tecnología, sí, pero con una base que mira a los sonidos más antiguos y básicos que ha producido el hombre.

Como curiosidad, decir que la imagen que uno se puede esperar de Esplendor Geométrico es radicalmente distinta de lo que es en realidad. En una época en la que muchas bandas venden más imagen que sonido, llama poderosamente la atención ver a dos tipos de lo más corriente meter tantísima caña. Saverio siempre permanece en un discreto segundo plano y cuesta ver más allá de su reluciente calva y camiseta negra, pero Arturo, que viene a ser el frontman, podría ser perfectamente el portero de tu casa o el compañero de trabajo de unos cuarenta y pico años con mujer y tres hijos pequeños que no destaca en absoluto. Y ahí le tienes, dando mucha más guerra que niños de veintipocos años que parecen sacados de un holocausto zombi o nuclear, del tipo Combichrist o Feindflug.

A un tema desgarrador le sigue otro, casi sin pausa. El público se ha animado definitivamente, muchos pegan botes de manera desaforada y otros asisten con curiosidad a un espectáculo que recomiendo ver alguna vez si gustas de sensaciones fuertes. Las proyecciones en este concierto fueron algo distintas de las que les he visto en otras ocasiones, mucho más lineales ya que eran fragmentos largos de películas musicales chinas o el discurso de un disidente japonés. Me sigue llamando la atención el sonido de la "sala" ("nave" sería más acertado), bastante bueno y limpio para el volumen atronador al que está la música.

El concierto concluye tras un par de bises, escena curiosa en un concierto de una banda de este tipo ver cómo salen del escenario y vuelven en un par de ocasiones para lanzar más metralla sónica hacia el público. Creo que ha sido demasiado corto (unos 50 minutos, quizá algo menos) y les he visto más comedidos de lo que estuvieron en Ritmo y Compás hace un par de años. Arturo estaba algo más tranquilo que en aquel concierto, y aún así estuvo como se le espera, desenfrenado y pasional con lo que hace. Y en los tiempos que corren esta entrega tan sincera se agradece mucho.



Para concluir, un buen concierto de pura potencia y rabia sonora, auténtica y nada prefabricada. Ya me hubiera gustado ver por allí a gente que se considera de gustos extremos en lo electrónico y escuchan música que no le llega a la altura del betún en radicalidad, poder y pegada a Esplendor.
Y señores, no hay que irse a Alemania o países del norte de Europa para tener algo extremo y de calidad. Larga vida a Esplendor Geométrico.
Texto y fotos: Kindgott