SGM FESTIVAL: THE DARK SHADOWS + LAS NOVIAS + ANNE MARIE HURST (SKELETAL FAMILY) + GITANE DEMONE, 29 de octubre 2011, Sala Ritmo y Compás, Madrid

29/10/11
Terminaba la Semana Gótica de Madrid con un festival musical de cartel ciertamente impresionante. Mezcla de estilos, edades, etc con el seguro objetivo de contentar al mayor número de gente posible. El día escogido: sábado prehalloween o prepuente si no eres de los que gustan de lo de la calabaza usamericana (me resulta descacharrante que me quieran vender que en España se celebra Halloween a lo bestia por influencia céltico-asturiana-druídica: se celebra por lo mismo que se consumen hamburguesas de extraño color gris, dejando aparte si eso es bueno o malo –lo de la fiesta, lo del sucedáneo de comida está claro-). Digo sábado prefiesta de difuntos, aunque no quisieran (con buen criterio) desde la organización enlazar ambos “eventos”, por aquello de lo idóneo.

El cartel del Festival era lo suficientemente atractivo, había sido publicitado por todos lados por lo que todo el siniestrismo madrileño estaba convocado y existía el precedente de la presencia “masiva” de público en el resto de actividades. Todo presagiaba una “buena entrada” en la Ritmo y Compás, esperaba yo (iluso) que hubiera mucha gente. Pues… poco más de doscientas personas oiga. Terminaré por pensar que efectivamente el siniestrismo madrileño es eso, por más que vea garitos llenos o modelitos por doquier… En fin, para qué abundar en lo de siempre.

Al grano. Con más o menos media hora de retraso, razones ajenas a la organización justifican de sobra los treinta minutos, salen al escenario las australianas The Dark Shadows. Tengo una muchacha al lado que se sorprende de su procedencia, debe ser por la ausencia de marsupio. El trío formado por Brigitte Handley (guitarra, voz y tupé), Carly Chalker (bajo, voz y mechón verde)y Nerida Wu (batería, voz y ojos rasgados), deja claro desde el primer momento que a pesar de su permanente sonrisa y buen rollo, tienen un directo que no es ninguna broma.




Me gustaban ya bastante en disco pero me enamoraron perdidamente sobre el escenario. Rápidas, contundentes y simpáticas hicieron un concierto festivo que sonó de manera impecable además. Repasaron sobre todo su elepé “Darkness Calls” y su último EP 11:11 con algunas visitas a otro de sus Eps, “Invisible”. Así desfilaron Alien Movies, Invisible, Sleeping With A Vampyre, Requiem, Freedom Of Choice, poco a poco tanto las chicas como el “respetable” (más aún por escaso) van entrando en calor. Hay algunos intercambios de miradas, caras de sorpresa entre quienes no conocen a las sombras oscuras esas que están derramando calidad y calidez desde arriba. Calidad por arrobas, fuerza… Suena rockero, suena oscuro, suena de puta madre la verdad, si se me consiente el exabrupto.




Denial, la para mí desconocida Zombie Nation, Dark Shadow, Pesticide, Dave Likes Dolls, Blame, Eisbär, Written In The Snow... rematan el concierto. Espectacular la versión de Grauzone (que aparece en el citado ep 11:11), mucho menos gélida que la original pero fantástica en la reinterpretación de las de las antípodas. Y, ya para terminar, Stand Off, Identity, y Mad at You! cerrando cerca de una hora de espectáculo. La duración estaba prevista pero se me hace cortísimo, desearía que estuvieran otra hora más, aunque tuvieran que repetir repertorio de cabo a rabo. Da la sensación de que a ellas tampoco les importaría estar más rato. Se las nota a gusto y lo acreditarían con creces después, haciéndose fotos, firmando discos (y cualquier otra cosa), charlando… demostrando en definitiva que la simpatía que se les intuía durante la actuación no era impostada. Grandísimo espectáculo en definitiva.

Llegaba la hora de Las Novias (nunca mejor dicho, estaba previsto también que ese fuera aproximadamente el tiempo que tocasen). Iba a verlos por tercera vez (tras el conciertazo que se marcaron en Revolver hace un siglo o siglo y medio -13 de febrero de 1994, por acotar- y el día en el que compartieron escenario con Fields Of The Nephilim) y esperaba que me dejaran con al menos tan buen sabor de boca como en ambas ocasiones anteriores. En breve sacarán nuevo disco (el cuarto), así que era de suponer que habría sorpresas en su actuación. Y así fue.




Abrieron con De Un Sorbo Amargo, del mencionado próximo disco, que sonó tan fuerte y tan bien como cualquier tema de “Ego”, CD que supuso una cierta resurrección de un grupo que tenía por poco menos que desaparecido tras algún intento anterior poco exitoso. A partir de ahí, repertorio conocido con Subtitulado (increíble), Davinia (preciosa), La Sombra Del Mar (añeja y de fuerte sabor, única “concesión” a “Todo/Nada Sigue Igual”), Dejar Atrás y La Verdad De Los Locos (aún más añejas, tenía ganas de volver a oírlas). Ha habido un cierto cambio de gente entre los que se arremolinan en las primeras filas, se nota que una gran parte de los asistentes tienen ganas (y han venido a eso) de profundas voces mañas, guitarras poderosas, bajos contundentes (me quedé con ganas de preguntar a Pedro por la quinta cuerda) y ritmos perfectamente sincronizados (no conocía a Luismi, nuevo batería, pero quedé gratamente impresionado). Desde luego, dudo mucho que alguien se decepcionara. Los cuatro entregadísimos, desgranando nota a nota cada uno de los temas sin dejarse nada para luego.




Eclipse (impresionante), Yugular (oscura, también anticipo del nuevo disco), Ego (pegajosa en el buen sentido), Imagínate El Aire (extraordinaria interpretación de otro tema del “Sueños En Blanco Y Negro”). Otro concierto intensísimo, otro concierto cortísimo. Es lo que tienen los festivales, lo bueno que ves varios grupos, lo malo, que si te gustan, se te hace corto todo. Quedaba la despedida, quedaba una versión desquiciada: Un Dia En Texas de los ínclitos Parálisis Permanente. Nunca pensé que vería a los de Zaragoza versionando a los del Benavente, pero si hubiera sabido como lo iban a hacer hubiera pedido que fuera antes. Perfecto final con todo el público gritando cada palabra y la banda terminando de vaciarse. Gran colofón a un concierto casi perfecto (como ya dije con The Dark Shadows, lo hubiera sido con una hora más de actuación).


Se baja la pantalla que hace de telón y se intuye enseguida la presencia detrás de Anne Marie Hurst y compañía (Stan Greenwood, Trotwood -Roger Novell-, guitarra y bajo de los originales Skeletal Family y Owen Llewelyn Richards -también a la guitarra- y Rob Caswell –batería- de los nuevos). No han ensayado sonido así que hacen una pequeñísima prueba antes de comenzar a tocar “en serio”. Se retrasa un poco todo pero si es por sonar mejor, merecerá la pena. Un tipo a mi lado aprovecha para subir fotos de los conciertos anteriores al facebook con un netbook de esos. ¡Qué afán! Me fascina cómo ha cambiado todo con eso de internés, las redes sociales, etc, etc. En cuestión de poquísimos años además. Me acerco a la mesa del merchandising, no llevo dinero bastante para comprarme lo que me apetecería así que opto por la austeridad y la contención, que estamos en crisis. Aprovecho para charlar con amigos, de lo vivido y de lo por vivir. Manifiesto mis dudas. Tengo un poco de recelo con este concierto, Skeletal Family me gustan pero tampoco mataría por ellos y me han “amenazado/adelantado” que tocarán algunos temas de Ghostdance, con los que jamás he podido. En fin, veremos a ver.




Y vimos, vaya que sí. Set Me Free (del novísimo, sale el 11 de noviembre, Day Of All Days), Don't Be Denied (de Futile Combat, disco que repasaron con fruición), River Of No Return, Down To The Wire, (ambas de Ghostdance). Ya con cuatro canciones han desaparecido mis temores. La frialdad con la que recibí a la banda se ha deshecho por completo. Es difícil mantenerse frío cuando hay tal cascada de energía desde arriba del escenario. Pasó un poco como con The Dark Shadows, un grupo sonando fenomenal (parece mentira que probaran como probaron), simpáticos y accesibles, cercanos, defendiendo canciones muy bien hechas, con la fuerza y la energía necesaria para llegar a todo el mundo, incluso a los más escépticos. Los dos temas ghostdancianos (como sucedería más tarde con los otros tres que hicieron) sonaron perfectamente conjuntados con el resto, rápidos y contundentes.




El batería se multiplica, las guitarras aúllan como deben y el bajo en su sitio. Anne Marie sigue cantando muy muy bien un porrón de años después y el set elegido ayuda, ayuda mucho: She Cries Alone (fantástica), Grip Of Love (acelerada), Lost In Munich (nueva y muy buena), Move (en la línea), When I Call (tampoco parece de los de la danza fantasma), So Sure (tremenda y por desgracia única de Burning Oil, una pena), Have It All (también nueva, también genial), Promised Land (qué decir, esperadísima y coreada), Hands On The Clock (ídem), Last Train (así, cerrando con tralla). Sensaciones encontradas, lástima por no haber conocido más algunos temas previamente y disfrute grandísimo. Otro gran concierto, en definitiva.

Bueno. Se ha hecho tarde, tardísimo. Llevamos tres horas y pico de concierto, más los previos… las piernas y la espalda se resienten, los años no perdonan. En los huecos (y antes de empezar también) está Nico Creepshow pinchando. Con la maestría habitual, no podía ser de otra forma. Ameniza la espera que aunque no es especialmente larga, a las horas que son sin buenas canciones que sigan sonando se haría un poco pesada. Se acerca el momento Demone y vuelve a cambiar el panorama de quien se acerca a las primeras filas. Hay empujones, por primera vez en la noche, incluso un par de dos me desplazan y se me plantan delante con más cara que vergüenza. Los dejo hacer, animalitos.




Salen a escena los últimos de la noche. Gitane Demone con un vestido de encaje negro, tacón y minifalda, teñida de negro y con cada canción esculpida en la cara. Su hija Zara frente a una sencilla batería de 4 o 5 elementos, Jean-Paul Garnier y su mantilla al bajo y un tipo de aspecto absolutamente normal a la guitarra (desconozco su nombre, si alguien lo sabe…). Comienza el esperadísimo concierto de la diva más diva de todas las divas. Chorro de voz impresionante cautiva de inmediato, ahoga además la importancia de cualquier otro instrumento. Somewhere o I Lost A Friend To Heroin destrozan cualquier cosa preconcebida. Son todo emoción, todo sentimiento. Sigue goteando sangre de la garganta de la Demone, increíble que en ese cuerpito quepa tanto y sea capaz de sacarlo tan fuerte. Como las olas, va empapando al público.





La segunda parte del recital excluye al guitarrista (coge GD el instrumento) y el sombrero y la mantilla de Jean-Paul. Cristales en la frente de las féminas y The Crystelles se apoderan de la Ritmo y Compás. Dejamos la exquisita sobriedad casi jazzistica y entramos en el blues pantanoso y oscuro. Repasan su breve discografía con el bajo disparado en la tormenta y Zara Kand que se atreve con el micro en un tema. Me dice un amigo que lo que le falta a esta tía (a Gitane se entiende) es banda. Y no le falta razón. Quizá también le sobra un poco de indefinición aunque solo fuera para dar el paso de indiscutible reina gótica a reina sin más, un poco recorriendo el sendero trazado por otra diosa: Diamanda Galás. El camino que lleva a poder tocar indistintamente para tíos con cresta o para sesudos intelectuales en un Palacio de Congresos o en un gran teatro. Quizá no quiera decirse por ahí, todo puede ser. De nuevo el escenario derrocha simpatía, G. Demone reparte agua, aunque el calor no aprieta, la noche se está alargando. Son más de las 2 de la madrugada y aunque se acerca el cambio de hora el cansancio está ahí.


Comienza la tercera y última parte del show. Una Gitane despojada del todo, con el vestido abierto por detrás, el alma rota por delante y una parrafada sobre el querido Mr. Williams que deja todo en su sitio, se dispone a rematar la noche casi a capella. Grandísima. Manic Depression me pone los pelos como escarpias y Gloomy Sunday termina de machacarme. Si llega a hacer Tales Of Innocence a más de uno (y de dos y de tres) nos sacan en camilla. Poco a poco las últimas notas de Gloomy Sunday escapan de la garganta de la Demone y poco a poco voy recuperando el habla al mismo tiempo que tomo conciencia de que aquello está terminando ya. Se retira la artista entre aplausos, se encienden algunas luces y vuelve otra vez la música “enlatada”. No es momento para reflexionar o comentar lo vivido, habrá tiempo para todo.





Y al final, como siempre quedan los recuerdos de cuatro grupos que dieron cuatro conciertos inolvidables, y todo lo demás importa poquísimo.

-----------------------------------------------------

Tras el Festival, ahora ya sí, es momento de analizar y de agradecer, sobre todo de agradecer, a De Profundis, a Rara Avis, a Melodías de Sombras, a todos los organizadores de todo, a Billy, Marjorie, Nico, Noelia… a todos los que se me olvidan. Sobre todo a esos, que no se lo he podido agradecer cara a cara. Gracias de corazón por haberlo hecho posible.

AURA NOCTIS, 21 de octubre de 2011, Museo del Romanticismo (SGM), Madrid

21/10/11
Viernes 21 de octubre. En este verano-otoño raro que tenemos, hace más calor que frío en la calle. Busco aparcamiento, no es buena zona pero la suerte suele acompañarme. Enseguida aparece un hueco justo a la espalda del Museo del Romanticismo, marco incomparable (que diría Ansón) del evento de hoy. Todavía es por la tarde, el sol no se ha puesto aún. He quedado en ver a un buen número de personas, algunas de las cuales no conozco personalmente, otras llevo sin verlas veinte años. Pero vayamos al grano.


Tarde de estrenos. Empieza la Semana Gótica y tras una imagino (no llegué a tiempo) estupenda charla de Don Pedro Ortega y la obligada visita a la exposición Ensueño Prerrafaelita me preparo mentalmente para el esperado concierto de Aura Noctis. Tenía ganas de comprobar si lo del día de Rosa Crux había sido espejismo o no, ganas de confirmar si la más que buena impresión que me proporcionaron se desvanecía al actuar solos o, por el contrario, constataban lo prometido. Curiosidad también por el aforo, limitado limitadísimo a un centenar de escuchantes pero…



Prueban sonido. La gente se agolpa en la calle. Sí, habéis leído bien: se agolpa. El aforo se va a quedar corto (ya había sucedido con la conferencia antes citada, un buen número de gente se quedó fuera). Piano de cola, el conocido cello eléctrico, pandero y otro estreno: flauta tenor en las manos de Zevlagh. Empieza a entrar público, efectivamente la capacidad de la sala se ve más que superada. Enfados varios y gente que ocupa puertas y ventanas anexas, a disfrutar como sea. La mezcla de gente supone que haya así, en plan revuelto pero bien avenido, “público de museo” y siniestrismo ad hoc; niños pequeños y venerables escuchantes… un poco de todo.


Comienza el espectáculo, para mí hay demasiada luz, para la cámara demasiada poca. Hidden Faces, D.E.S. (Desde El Silencio), Breaking Thoughts y Furor et Luctus. Cada cosa en su sitio, suena fenomenal. El piano de cola en las manos de vertiginosos dedos de Olga, el virtuosisimo cellista de Pilar y el aporte imprescindible de Zevlagh se combinan (de nuevo) perfectamente con las voces, que a pesar de la evidente disfonía de Mrs Molina no desmerecen en absoluto. El público ensimismado guarda silencio (alabado sea Ctulhu, no pensé ya yo que sería posible disfrutar de un concierto sin runrún de fondo) cuando debe y se deja las manos al finalizar cada tema. A ellos les gusta, a mí me gusta y se ve que al grupo también. Los pequeños problemas de ajuste en los volúmenes se solucionan enseguida.


Los tres viajes a continuación. Hay quien dice que el mejor es el segundo: para mí son un todo. Un todo estupendo. Todo sigue su camino, sigue fluyendo. Virtuosismo sí, alma también. Ambos imprescindibles… La mujer del cuadro de detrás del escenario parece disfrutar también. Se acentúa el silencio y aumentan los aplausos. Comienza El Cantar De Las Hojas. Inédita en grabaciones hasta el momento, precioso tema. Enlazado con Progresiva, la belleza inunda sin más toda la sala. Miro atrás un momento. Veo una mezcla de deleite y sorpresa en algunas caras. Está bien eso, que no todo sea asombro y que no venga el placer solo.


Ad Occasum Tendimus Omnes y su mantra golpetean dulcemente. Este tema tiene la virtud (y el defecto) de pegárseme irremediablemente cada vez que lo escucho. Me dura días, de ahí el defecto (y la virtud). Con la conocidísima Marcha Fúnebre de Chopin encadenada a Solitude se satisfacen (todavía más) las expectativas de los más clásicos. Con las abundantes percusiones y flautas (especialmente con la citada tenor) se recompensa a los más “modernos”. Y lamentablemente, tiene pinta de que se acerca inmisericorde el final. Tiempo y repertorio limitados. Ya sabes.

Queda Fantasía. Suena preciosa, como no podía ser de otra forma. Quedan bises? No, no hay bises. Otra vez se hace corto. Y eso es bueno aunque prefiera conciertos más largos. Al fin y al cabo, no ha terminado nada, quedan conversaciones, quedan despedidas, quedan cervezas y kilómetros en coche. Quedan visitas a Mordor y quedan sensaciones, sobre todo quedan sensaciones. Que son ganas de nuevos conciertos, en otros marcos o en el mismo, en otros momentos, con otras canciones, ¿otros instrumentos?, otras voces y las mismas. Y queda, claro, el sempiterno recuerdo de la belleza, el buen gusto y la seguridad de que no será la última vez. O en eso confío.

ULTERIOR + MAYA, 20 de octubre de 2011, Sala Nasti Club, Madrid

20/10/11
Al principio una apuesta. Un envite de esos que quieres perder pero que sabes que ganarás. Una conversación con amigos que se convierte en varias conversaciones con diferentes personas. Desde la calle se escucha música dentro del Nasti. Están probando sonido por lo que no hay prisa para entrar. Fluye la charla, “joder como ha cambiado el tiempo, ¡qué frío! y tú en manga corta”, “la miel es buenísima para las heridas”, “está todo fatal, no se vende un disco, los conciertos vacíos de público… y la gente repitiendo las mismas tonterías que hace veinte años”, “ese pollo, ¿es el de Ulterior? ¡Qué va! No se parece en nada”, “¿Sabes que no tocan La Unidad del Dolor?” Esa me sorprende más. Rumores variados, desconocimiento de la razón real. Poco importa el motivo aunque sí que fastidia que no toquen, tenía ganas de verlos.

Entramos en la sala, escasa de luz como siempre. Le cuento a una amiga la apuesta, está de acuerdo conmigo, supongo que por dentro piensa que debería haber apostado también ella… empezamos a contar gente. Veintitrés personas. ¿Contamos a los del local? No es necesario. Me enfado en broma con otra persona, ha tenido la “indecencia” de entrar y salir un par de veces, así no hay quien cuente… en definitiva, más de veinticinco y menos de treinta personas para ver un concierto un jueves por 10 euros. Ya os lo sabéis amigos: la crisis, los exámenes, el trabajo, la luna en la quinta casa y Saturno en el quinto coño. Lo de siempre.


Y cuando esperábamos que Ulterior se asomaran al pequeño escenario de la sala, resulta que no es así. Dos tipos se acercan y toman posiciones en una pequeña batería (1 caja, un timbal, 1 platillo, bombo y chaston) y una guitarra y un micro respectivamente. El aspecto de ambos y lo “minimalista” de la instrumentación no permiten (no a mí al menos) adivinar nada de lo que ofrecerán. Pero, silencio, que empiezan… Está todo demasiado alto, la guitarra distorsionadísima, la voz resulta ininteligible, los ritmos quizá demasiado “sencillos”… Pero, y es un pero importantísimo, tiene un algo que me gusta. No sé lo qué es. No suena bien, el Nasti casi nunca suena bien, no conozco las canciones, no conozco al grupo (no sabía que existieran), pero me da exactamente igual. Me gusta como suenan, me gusta el morro que le echan, me gusta cómo tocan, me gusta que “se lo crean” y que transmitan. Sí, eso tan fácil y tan difícil, tan intangible. Eso de estar a gusto con lo que se hace, sin imposturas y que salga el Sol por dónde quiera…

Veinte minutos- media hora después, el cantante se despide tímidamente. Anuncia una “banda alucinante”. A esas alturas no me hago idea de cuánto. Me acerco a la cabina a preguntarle a quien pincha por el nombre del grupo. La propia Lily Escalofríos me contesta que ella tampoco los conoce. Poco después será el propio Magín (a la sazón cantante en cuestión) que se llaman Maya, que no tienen nada publicado pero que tienen Myspace y que son underground. Desde luego que sí. Y muy buenos, añado. Comento con mi derredor la actuación recién vivida, la sensación, casi unánime, es parecida a la mía. Mientras, suenan XMal Deutschland o Malaria. Lily tiene buen gusto pinchando, algo lógico por otro lado a poquito que se conozca su trayectoria. Retiran batería y guitarra, todo está preparado.

Un clon del cantante de Deacon Blue a la guitarra, un escocés (los otros tres son ingleses) con muchísima pinta de escocés al bajo, el “portador del vodka” al Macintosh (con la manzana tapada con cinta americana, claro que sí, el que quiera publicidad que la pague) y los teclados y un rubio ramone de gafas de sol ochenteras al micro. Cuatro británicos, cuatro músicos dispuestos a comerse el mundo desde el exiguo escenario: Ulterior en escena. Abren con el megahit (y mi tema favorito, uno que es facilón para estas cosas) Sex War Sex Cars Sex. Y después van desgranando el resto, suenan todas, Dream Dream, Big City Black Rain, Sister Speed, etc. El sonido, que ha sido tan sumamente desagradecido con los esfuerzos de Maya, mejora sustancialmente. Ya no está todo tan alto, ni mucho menos, y, pese a que las dos o tres primeras canciones no terminan de sonar como deben, después aumenta la nitidez y todo fluye mucho mejor.



Mr. McGregor se desgañita (en realidad los dos McGregor lo hacen), se tira al suelo, baila, se resbala pero sigue danzando como poseído. Simmons y Ellis hacen lo que pueden para contribuir a la tormenta, cada uno a lo suyo, eficazmente, sin alardes innecesarios. Suena todo estupendamente, los veintitantos que suponen el escaso público disfrutan el espectáculo, bailan con más o menos fortuna y no pierden detalle. Los temas se suceden con algún timidísimo “Thank You” casi susurrado. Hasta que en unos treinta o treinta y cinco minutos, Honey se marcha con un gesto. Se queda un acople infinito, recuerdos de los Jesus & Mary Chain y los Reid manteniendo el acople en el Revólver, hace un siglo.

Bises. Escasos también. Alargan el concierto unos diez minutos más. De nuevo el recuerdo de los Reid, aunque en aquella ocasión hubo incluso incidentes al final, creo que en este concierto no hay suficiente gente con ganas de liarla además de que, en general, tenemos ya todos una edad. El concierto, uno de los de la noche, termina. Un poco con sabor agridulce por la duración y por…



El otro concierto:

Decía que: “Veinte minutos- media hora después, el cantante se despide tímidamente. Anuncia una “banda alucinante”. A esas alturas no me hago idea de cuánto”. Salen al escenario Ulterior. Del bajista, guitarra y teclados lo dicho. El cantante… Honey… afectadísimo, en todos los sentidos. Al principio pluma, enseguida, mala educación a borbotones. Supongo que para él, es un tema de actitud. Actitud. Mal entendida claro. A ratos he pensado que se cabreó por la respuesta del público, por el escaso número de espectadores. Pero, eso no justifica insultos, seudoescupitajos, cerveza tirada, patadas al pie del micro dadas con bastante mala leche… no es el primero. El frontman de Oasis iba de lo mismo y antes otros mil. Y ojo. Se puede ser arrogante, se puede ser imbécil encima de un escenario pero hay ocasiones en las que se cruzan todas las rayas, y me cabrea. Me jode porque era una ocasión estupenda para haberse metido a todo el mundo en el bolsillo, para haber convertido el evento en algo irrepetible y único. Pero, no. No así. Así lo más que va a conseguir es que algún día dé con alguien igual de idiota que él y le abran la cabeza. Al final, en vez de salir con los Reid en la cabeza, salí con los Horrors…



En definitiva, muy bien los sorprendentes Maya. Y los otros, cojonudos si te quedas en lo que sonaron, si se te olvida que tocaron menos de una hora y la jodida actitud del cantante. Si no se te olvida…



Texto y foto Maya: Avatar
Fotos Ulterior: Kindgott

THE MISSION + GENE LOVES JEZEBEL, 18 de octubre de 2011, Sala Heineken, Madrid

18/10/11
GENE LOVES JEZEBEL. No los conocía y sólo puede ver cuatro temas del final de su actuación – cuestiones laborales-, pero me agradaron. A pesar de que no me parecen que hagan nada diferente, lo que tocan lo hacen muy bien. Temas ligeros, muy ochenteros y bailables, con buenas melodías. El frontman, con sus típicas gafas oscuras, se lo trabajó mucho para animar la música y la gente respondió en consonancia. Pero lo mío eran “los Mission”…



THE MISSION. GIRA XXV ANIVERSARIO. Con un poco de retraso la pantalla de la sala nos recordaba el motivo del concierto. Un gran 25 con notación romana, acompañado de una música orquestal muy cutre, para mi gusto, iniciaban el evento del martes.



Abriendo la marcha con unas pintas propias de tiempos pasados – gorro, gafas, etc- llega Hinkler, le sigue Adams, más calvo que un balón de playa y el batería, cuyo nombre no recuerdo y que me sorprendería a lo largo del directo. Con la llegada de Hussey se inició el concierto y en aquellos momentos encomendaba mi alma al diablo: “ como el sonido sea tan malo como en el de Murphy, me voy y no vuelvo a la sala esta en mi vida”. ¡Pero no! Los primeros acordes de “Beyond the Pale” sonaron perfectos y aunque con el volumen un poco elevado, la cosa marchó como es debido. Este, por cierto, uno de mis temas favoritos de la banda más pop del gótico inglés y que insufló energías al momento con un público aún fresco y entregado.



“Hands Across The Ocean” llegaría para inclinar la balanza a favor de la banda y pronto captó mi atención el batería por su gran presencia a las baquetas y contundencia contra los parches. Una potencia increíble que me hizo pensar que el sonido era tan alto para equilibrar bombos y cajas, que sonaban como si de un bataca metal se tratara. A mi es que me pirran las percusiones furiosas.

Con “Garden Of Delight” cambian la imagen del fondo del escenario y Hussey aprovecha para echar un trago, aunque será “Severina”, a continuación, la que arranque el jolgorio general con coreadas más o menos acertadas del personal.



Para mi sorpresa “Butterfly on a Wheel” se inicia con una percusión programada. Poco a poco el batería irá incluyendo, aquí y allá, ciertos toques en un desarrollo del tema que quedó muy chulo, para acabar con todos los músicos haciendo de las suyas en uno de los temas más light a la par que esperados por el público.

Continúan con “Stay with Me” y en el décimo tema nos lanzan el “Wasteland” donde Hinkler se explaya con la guitarra en una versión muy contundente y pesada que me recordó algunos parámetros típicos de la música metal. Una versión que me pareció muy grande. Con “Deliverance” finalizan el concierto, dejándonos a todos con la miel en los labios.

Ya se da por hecho que hay que hacer bises y así Hussey, con su guitarra, en un tema acústico e intimista, interpretó “Like a Child Again”. Muy a cuento a tenor de la media de edad del público. “Like a Hurricane” y “Tower of Strength” son los otros dos temas de este primer bis. Por supuesto, con Tower of Strength hay torrecita y una moza se sube a los hombros de alguien para contornearse con este pedazo de corte de “los Mission”.



Y si aquí hubieran cortado, pues mira que bien. Porque el rebis no estuvo a la altura. No tanto por los temas: Blood Brother y 1969, como por el hecho de que la edad no pasa en balde y se veía menos contundencia en general. De hecho, la última canción – 1969 – quedó un poco embrollada.

En fin, un buen concierto que nos permitió ver los estragos del tiempo en los cuerpos – que no en la música – y disfrutar de una banda estrella del movimiento siniestro de hace no se cuantos mil años. Por cierto, Hussey no desdeñó algunos comentarios sobre el Real Madrid, que jugaba en ese momento – aunque gracias a las neuronas el fútbol me la pela – y sus preferencias sobre la ciudad de Madrid frente a Barcelona… anécdotas.




Texto: Arriaz
Fotos: Eva Darkstar

RECORDATORIO: CONCIERTO DE INAUGURACIÓN DE LA SGM A CARGO DE AURA NOCTIS

17/10/11

RECORDATORIO: PROGRAMA GENERAL DE LA SEMANA GÓTICA DE MADRID


Programa General SGM



VIERNES 21 DE OCTUBRE

Lugar: Museo Nacional del Romanticismo de Madrid.

19:00 horas
SGM Art. Conferencia "La llegada del Prerrafaelismo a la cultura gótica" a cargo de Pedro Ortega (Asociación Cultural Mentenebre).

20:00 horas
Teatrífico. Concierto de cuerda de piezas del Romanticismo a cargo de la gran chelista canadiense JULIA KENT.

21:00 horas
SGM Art. Apertura de la exposición: "Ensueño Prerrafaelita. Una mirada gótica a la belleza decimonónica" en la cafetería del Museo Romántico.


SÁBADO 22 DE OCTUBRE

Lugar: Museo Nacional del Romanticismo de Madrid.

11:00 horas
Teatrífico. "Circuito del terror", espacio para niños a cargo de la Editorial Bruño.

12:30 horas
Teatrífico. "Circuito del terror", espacio para niños a cargo de la Editorial Bruño.

16:00 horas
Encuentro de Literatura. Espacio dedicado a la literatura juvenil a cargo de la Editorial Bruño.

17:30 horas
Plataforma G. Conferencia de la antropóloga Vicky Hurtado: "Vestir de negro: tradición y modernidad". (Museo del Romanticismo de Madrid)

18:45 horas
Encuentro de Literatura. Presentación de la novela de terror "Matar a un vampiro" del escritor Javier Herce.

19:30 horas
Plataforma G. Mesa redonda: "Moda gótica: compromiso e impostura".
(Museo del Romanticismo de Madrid)

23:00 horas
Plataforma G. Pasarela Gótica.
Pronto más información sobre el lugar y la venta de entradas.



DOMINGO 23 DE OCTUBRE

Lugar: Museo Nacional del Romanticismo de Madrid.

12:00 horas
Ventana Oscura. Mesa redonda: "La influencia de la literatura gótica en las nuevas series de televisión" a cargo de Carlos García Miranda, escritor y guionista de "El Internado".

17:30 horas
Ventana Oscura. Mesa redonda: "La influencia de la literatura en el nuevo cine gótico" a cargo del escritor y crítico de cine Jesús Palacios.

19:00 a 21:30 horas
Ventana Oscura. Proyección de cortometrajes góticos de nuevos realizadores y posterior coloquio con los realizadores sobre las obras presentadas y la situación de la producción audivisual.


MARTES 25 DE OCTUBRE

Lugar: Museo Nacional del Romanticismo de Madrid.

18:00 horas
SGM Art. Conferencia magistral: "Fausto: El devenir de un gótico" a cargo del doctor Miguel Salmerón Infante.

19:00 horas
Encuentro de Literatura. Mesa redonda: "Lo gótico en los cuentos de hadas". A cargo de Espido Freire, Sofía Rhei y Carlota Echevarría.

20:30 horas
Encuentro de Literatura. Presentación del sello editorial "Fábulas de Albión" a cargo de Marian Womack y Miguel Cane.

21:30 horas
Teatrífico. Recital de canciones inéditas del Romanticismo Español a cargo de la Fundación Ana María Iriarte.


MIÉRCOLES 26 DE OCTUBRE

Lugar: Museo Nacional del Romanticismo de Madrid.


17:30 horas
Encuentro de Literatura. Mesa redonda de doctorandos: "El Romanticismo en la literatura gótica".

19:00 horas
Encuentro de Literatura. Mesa redonda: "El espectro del Romanticismo en la literatura y la obra de arte". Dirige el escritor Ignacio del Valle con Luis Antonio Muñoz (músico), Tomás Baleztena (pintor) y Alicia Aza (poeta).

20:30 horas
Encuentro de Literatura. Presentación de la nueva novela de Ismael Martínez Biurrun, "El escondite de Grisha", a cargo de Pablo Mazo de Editorial Salto de Página.

21:30 horas
Teatrífico. Recital de canciones inéditas del Romanticismo Español a cargo de la Fundación Ana María Iriarte.


JUEVES 27 DE OCTUBRE

Lugar: Museo Nacional del Romanticismo de Madrid.


17:30 horas
Encuentro de Literatura. Mesa redonda de doctorandos: "El Romanticismo en la literatura gótica".

19:30 horas
SGM Art. "La muerte en la pintura romántica española" a cargo de Asunción Cardona Suanzes (Directora en funciones del Museo Nacional del Romanticismo).

20:30 horas
Encuentro de Literatura. Presentación de libro.

21:30 horas
Teatrífico. Muestra de Danza Gótica.


VIERNES 28 DE OCTUBRE

Lugar: Museo Nacional del Romanticismo de Madrid.


18:00 horas
Encuentro de Literatura. Conferencia magistral: "Textualidad patológica: Montaje de la perversión en Psicosis, de Alfred Hitchcock". A cargo del doctor Julio Ángel Olivares.

19:15 horas
Encuentro de Literatura. Mesa Redonda: "Endiabladamente, diabólicamente, endemoniadamente: El diablo en la cultura". Con Juan Ramón Biedma, Alfonso Mateo-Sagasta, Francisco Pérez Fernández y Javier Márquez Sánchez.


20:45 horas
Encuentro de Literatura. Presentación de la novela "Antirresurrección" de Juan Ramón Biedma, con los escritores Carlos Salem y Pedro de Paz.


21:30 horas
Teatrífico. "Sobre elixires dolientes", recital de poemas góticos y del Romanticismo a cargo del poeta Julio Ángel Olivares con el acompañamiento del arpista Víctor Moreno.


SÁBADO 29 DE OCTUBRE

SGM Festival.

Lugar: Sala Ritmo & Compás

21:00 horas

Apertura de puertas.

21:30 horas

Inicio del SGM Fest, con las actuaciones en directo de: Las Novias, Skeletal Family y Gitane Demone (Christian Death).

Desde la 01:00 am hasta las 06:00 am



Aftershow Party nada más finalizar los conciertos del festival.

Descubre más.

RECORDATORIO: SGM FESTIVAL: RITMO Y COMPÁS, MADRID, 29 DE OCTUBRE DE 2011


PETER MURPHY + MICHAEL SHAPIRO, 3 de octubre de 2011, Sala Heineken, Madrid

3/10/11
Sobre el previo (telonero), no diré mucho. Un pavo con una guitarra e imagen de seductor, voz potente y haciendo lo que ya se ha hecho once millones de veces, fue todo lo que ofreció el telonero de Murphy.

Y pasadas las 9:30 entra en escena el alabado para recrearnos con un concierto en tres actos, aunque por entonces, no lo sabíamos.



PRIMER ACTO.

Con una chaqueta para ocultar la evidente barriguita Peter inicia su periplo por temas de sus últimos discos. Discos que distan de parecerse a lo que todos conocemos como Peter Murphy: el de hace 20 años. Prueba de ello, para mi disgusto, es que aquello parecía un bar con el irredento ex Bauhaus dando saltos y brincos a modo de parodia de lo que hizo hace tantos años. Si, digo un bar porque la gente no paraba de hablar. Y como ya es norma de la casa, en la Sala Heineken los dos primeros temas del grupo estrella son para probar sonido, ergo entre las prácticas del becario que tienen frente al equipo de sonido y la algarada del personal, aquello parecía un rastrillo a media mañana.

La calentura acucia y Murphy decide continuar sin la chaqueta. Como si no nos hubiéramos dado cuenta, subiéndose la camiseta nos enseña su barriguita y un pezón, que se toquetea con furor mas, no contento con ello, se lo deja acariciar por el entregado público masculino de la primera fila, por si sale leche, digo yo. Con el susodicho debidamente endurecido por las friegas, se acerca al altavoz con el micro en ristre y en consecuencia, el acople ilumina la triste música, aunque no está en el tono. Lo más cachondo es que Murphy se sorprende, como si no supiera que pasan esas cosas…



Después de un rato en que sólo los mas férreos seguidores del inglés atienden al espectáculo y la algarabía tapa la música, lo que no había presenciado en toda mi vida, se acerca el final del primer acto. Murphy se tropieza con algo del escenario y sin saber muy bien por qué, el bajista, a su diestra, le empuja con furia con el consecuente desequilibrio del artista estrella. Pero no cae, mas algo le dice al del bajo que no le gusta ni un pelo y éste, el del bajo, se marcha del escenario…

SEGUNDO ACTO.

Peter Murphy sin bajista acomete los temas más famosos de su carrera, los de hace un follón de años. La reducción en el volumen de la charla del personal atestigua que estos temas si son conocidos. “All Night Long” despierta, por fin, las simpatías del público y la verdad es que el tema gana sin bajo. Le sigue “Cuts You Up” y acaba con “A Strange Kind of love” que alterna, a modo de sampler, con el “Bela Lugosi´s dead”, muy chulo el invento, si no fuera porque apenas se oye algo entre los murmullos y el pobre sonido de la sala. Los casi treinta pavos que ha costado el concierto han sido amortizados. Pero Murphy no lo sabe, así que nos regala el “Passion of The Lovers”, llegando al fin del acto segundo.


TERCER ACTO.

Murphy se despide y marcha del concierto. Tras una espera inusualmente alta, vuelve al escenario con bajista incluido para los típicos “bises”. Algo ha pasado en los camerinos, para bien. Un repaso a sus temas estrella del Deep y con inclusión de Ziggy Stardust anuncia su despedida no sin agradecer la cálida bienvenida recibida en España y el achuchón al pezón.

Al menos me pude pillar mi siempre ansiada camiseta, esa del “Bela Lugosi´s Dead”, tan chula ella.



Texto: Arriaz
Fotos: Eva Darkstar

THE HOUSE OF USHER: Pandora´s Box (Equinoxe 2011)

2/10/11
Tras Angst (2009) los alemanes The House Of Usher vuelven a las andadas con esta caja de Pandora que imagino no defraudará a sus más acérrimos (en cualquiera de sus acepciones: Acérrimo, ma. (del sup. de acre; lat. acerrĭmus). 1. adj. Muy fuerte, vigoroso o tenaz. 2. adj. Intransigente, fanático, extremado) seguidores. No lo hará porque al fin y a la postre es el mismo disco que llevan publicando desde hace veinte años. Ya decíamos cuando comentamos Angst que esto podía ser bueno o malo, según como se mirase. En aquella ocasión zanjábamos la cuestión apoyándonos en que estábamos ante un conjunto de canciones muy bueno, por lo que el “detalle” de que estilísticamente fuera “lo de siempre” nos parecía un mal menor. En esta que nos ocupa, el problema es que las canciones no me parecen tan buenas, no me parecen tan redondas, tan bien terminadas.

Es indiscutible que los de Jörg Kleudgen (a la sazón único componente que queda de la formación original) saben lo que se hacen, saben sacarle partido al instrumento que manejan y tienen gran dominio sobre todo lo que supone esto del gótico clásico: guitarras aulladoras, bajos contundentes, voz oscura, ritmos en la línea de lo apuntado… Vamos lo de siempre. Y, en este caso, ese es el problema. Creo que es por “culpa” de las composiciones, excesivamente lineales y monocordes. Entiendo que es difícil, por no decir imposible, mantener el nivel durante dos décadas en cualquier disciplina artística. De ser originales ya ni hablamos. Entiendo que es complicado incluso conservar la ilusión y sé positivamente que hay docenas de bandas con muchísima menos trayectoria que los germanos estos, que hace tiempo que se rindieron a la repetición de fórmulas. Los hay que lo han hecho incluso sin recorrido previo, así a pelo. Pero en este caso me duele más porque estamos ante uno de los escasísimos grupos que aún andan en activo de la muy prolífica escena alemana guitarrera de los 90. Por eso y porque tienen discos buenísimos, creo que debo ser exigente con ellos. Y este Pandora’s Box, francamente (aunque solo es mi opinión), no está a la altura.