SOROR DOLOROSA: Blind Scenes (Beneath Grey Skies 2011)

21/8/11
Los franceses Soror Dolorosa me tenían más que engañado. Había visto fotos de ellos y estaba seguro (prejuicios por las pintas) que eran la enésima copia sisterciense, bien con toques nephilianos u otros más guitarreros. Encima el supergótico nombrecito… No fue hasta hace relativamente poco que al llegarme la recomendación de una amiga no especialmente dada a ese sonido me incitó a acercarme a ellos. Y la sorpresa fue mayúscula. Mucho más cerca del gótico francés de los 90 (Corpus Delicti, Lucie Cries vienen constantemente a la mente a poco que prestes un poco de atención) que de los del sombrero y el guardapolvos, mucho más cerca de la melancolía de unos And Also The Trees o de unos Chameleons (menos pop que estos últimos) que de los de la voz gutural. Soror Dolorosa tienen un punto pesimista y decadente, combinan lo que antaño se llamaba Cold Wave o incluso Dark Wave con un aire moderno aunque lastrado por unos bajos más cerca del afterpunk que del nuevo siglo. Lo bueno es que lo combinan todo maravillosamente bien lo que les hace resultar, pese a las referencias, de lo más originales y recomendables. En este su primer disco largo (tienen un EP anterior, Severance, asimismo muy recomendable), SD se recrean en los pasajes lánguidos, en la tristeza de unos bajos marcados que en ocasiones me recuerdan a unos inspirados Cure (Crystal Lane es ejemplo patente), en guitarras que dibujan más que hieren y en una voz que manejando perfectamente las combinaciones de graves y agudos redunda en el carácter dramático de las canciones. ¿Cómo se puede sonar ochenterísimo y actual a la vez? Realmente no lo sé pero estos franceses lo consiguen. Como consiguen sonar a todo lo citado resultando diferentes. Como consiguen pintar melodías que se adhieren al escuchante y no lo abandonan durante días. Y eso que son solamente ocho canciones, largas sin exagerar, pero ocho canciones. Ocho temas llenos de niebla, hojas, tristeza, lluvia fría… ya sabéis. Todo además hecho con elegancia y “savoir faire” de ese que a veces se gasta en el país galo. “Pa” que veáis queridos niños lo malo malísimo que es juzgar por las pintas…

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Pinta bien. Salud.