RED VOICE CHOIR: Apparitions (Hungry Eye Records 2009)

6/8/09
Nuevo y por desgracia último (la banda se separa) Ep de los usamericanos Red Voice Choir. Cuatro canciones que sabiendo que son las últimas saben a poco, realmente. Habrá que “conformarse” con los diferentes proyectos paralelos que en principio no abandonan los miembros del grupo. Y entrando en el sonido en sí estamos ante otra apuesta de Hungry Eye. Un nuevo disco que ahonda en el postpunk “moderno”, ese de gente como Black Ice (no podía ser de otro modo) y otros ahijados del sello. Ambientes gélidos, oscuros, opresivos mezclados con inmediatez punk, rabia sorda… en fin, lo de costumbre. Siendo clásico se pueden hacer las cosas bien o no y desde luego que los del sello lo tienen claro, apoyando otra vez a un grupo buenísimo. Run es un trallazo a pesar de ser algo más pausada, Leviathan tiene unas reminiscencias shadowprojectianas (presentes verdaderamente en todo el EP) con la mezcla de voces masculina-femenina que la hacen deliciosa, St. Francis podría ser de In Camera si estos hubieran enloquecido y Nightwatchman se te mete dentro, perforando y rompiendo para construirte otra vez. En fin que como he dicho se hace corto, insuficiente, obligando a repetir la escucha una y otra vez. Y ni por esas quedas saciado… Apparition es una obra magna, tan magna como corta y efímera, por desgracia.

THE HOUSE OF USHER: Angst (Equinoxe 2009)

5/8/09
Para los germanos The House Of Usher no parece haber pasado el tiempo. Tras una espera más bien larga de tres años facturan en este Angst un puñado de temas que perfectamente podrían haber sido publicados hace 15 o 20 años. ¿Eso es bueno o es malo? Pues según. Estamos ante el dilema de siempre, la delgada línea entre mantenerse fiel o experimentar, evolucionar. Repetirse, reproducir esquemas trillados o pegar bandazos en nombre de “el futuro ya está aquí”. Uno que peina ya canas huye con frecuencia de alguno de esos planteamientos. Y es cierto que The House Of Usher han cambiado poco, vive Dios. Siguen aquí presentes todas las señas de identidad de los alemanes, las guitarras totalmente inmersas en eso del rock gótico, los ambientes murcielagosos y la peculiar y subyugante voz del amigo Jörg. Lo que pasa es que han hecho un disco muy bueno, por lo que andar criticando la repetición de esquemas sería de imbéciles. Uno de esos CD que difícilmente dejan indiferente a nadie, al menos si eres de los que como yo aún disfrutas de este palo cuando lo que hay detrás vale la pena. Incluye además, por si el entregar doce canciones imprescindibles en cualquier discografía gótica que se precie de serlo fuera poco, un cuento (otro más) del vocalista (eso sí, en alemán, no se puede tener todo así que habrá que ir practicando el teutón) de dieciocho páginas, lo que no es moco de pavo. En definitiva, si alguna vez esas guitarras punzantes, esos bajos tremendos y esos golpes a los parches que levantarían a un muerto (de hecho lo hacen) te llegaron más allá de la piel, Angst no defraudará en absoluto las expectativas.

LAGARTIJA NICK: Larga Duración (Everlasting Records 2009)

Nunca es tarde si la dicha es buena, o eso dicen. Hace ya tiempo que cayó en nuestras manos este Larga Duración pero por h o por b (más bien por b) no habíamos dicho una palabra aún sobre él. Y eso había de cambiar. Larga Duración es el disco más breve de los granadinos Lagartija Nick. Grabado casi como si fuera una maqueta, buscando simplificar la producción al máximo y redondeando canciones que tienen su razón de ser sobre todo en el directo, los treinta y tantos minutos de este trabajo están llenos de ese pop guitarrero, de ese pop desnudo al que han llegado los de Granada tras un largo recorrido. Podríamos decir que cierra una trilogía (la compuesta por Lo Imprevisto, El Shock de Leia y este mismo) pero con los lagartijos sería aventurar demasiado. Yendo a los temas propiamente dichos, todos son bastante parecidos entre si, salvo el último (En mi nombre) que es más lento, los demás tienen un ritmo similar, el mismo tempo. Las letras, cuidadas como siempre, son quizá más inmediatas, más inteligibles, y es difícil destacar una canción por encima del resto. Para mi gusto, refleja perfectamente cuál es el momento actual del grupo: lejos de la complejidad estilística (tal vez) de antaño, tratando de simplificar al máximo el sonido y recogiendo sus últimas influencias aquí y allá. Para muchos es un disco muy pop, para otros es un paso atrás, para quizás un buen número de personas sea un disco de transición. Para mí es un disco bueno, muy bueno, buenísimo. Y eso, tras casi una decena de trabajos cojonudos es mucho decir.