FRUSTRATION + LINEAS ALBIES + EL FABULOSO COMBO ESPECTRO, EN MADRID, EN ABRIL

23/3/09


IMPERDIBLE, IMPRESCINDIBLE...

LA LUNA EN BOTELLA EN DVD

10/3/09
CartelYa está La Luna En Botella en dvd. En su día se distribuyó poco y mal, así que esperamos que ahora llegué a todos los rincones que merece, es decir, a todos los rincones.

Todos aquellos que no tuvisteis la oportunidad de disfrutarla en pantalla grande, deberíais correr a haceros con un ejemplar (en alquiler supongo que también se podrá conseguir) y los que si la vierais en cine, es buen momento para volver a verla.

ATRIUM CARCERI: Souyuan (Cold Meat Industry 2008)

2/3/09
El sueco éste es de hacérselo mirar. Tres años han hecho falta para poder disfrutarlo, tres años de intenso trabajo para descubrir que Simon Heath lo ha vuelto a hacer. Ya hemos tenido el placer aquí de escribir sobre Ptahil y sobre Kapnobatai y a riesgo de repetir adjetivos debo decir que lo dicho de ambos (en cuanto a lo musical) vale para este Souyuan: ruido, ambientes extraños, frialdad… y belleza, claro. Quizá la frialdad esté más presente en este último disco que en los anteriores, está compuesto como con más “distancia” por decirlo de alguna forma. Paisajes oníricos, atmósferas extrañas… pero vistas desde fuera o esa es la sensación que da. Trabajar con ruido, abriendo y cerrando espacios, logrando que el que se acerca a su música perciba y sienta parecido (lo más parecido posible) a lo que se pretende juntando y separando “melodías” me da en la nariz que ha de ser tremendamente complicado. Suena sencillo, muchos dirán que es solo ruido, no hay demasiada armonía (en la superficie), no existe un concepto “tradicional” de “música”, pero la dificultad estriba en lograr eso desde esos parámetros. Atrium Carceri lo consiguen (o mejor en singular) y hacen que te apetezca sumergirte en la cascada de sonido que es este Souyuan una y otra vez y otra y otra y otra. Durante por lo menos otros tres años…

ORDO ROSARIUS EQUILIBRIO: Onani (Practice Makes Perfect) (Cold Meat Industry 2009)

Llega a mis manos el nuevo CD (aunque se ha publicado en cinco formatos diferentes: vinilo blanco, picture-disc, caja con dvd, digipack y cd normal, aquí hablamos de este último) de los del equilibrio y la orden y el Rosario y todo eso. En este caso, parece que la nueva vuelta de tuerca al erotismo del grupo gira alrededor del onanismo (mejor, de la práctica masturbatoria), a poder ser lo menos solitariamente posible. Pues bueno. Musicalmente no se aleja demasiado de la hermosura decadente y ominosa de trabajos anteriores aunque quizá este Onani sea más pop. Entiéndaseme: no es un disco de canciones pop, simplemente en esa búsqueda constante por llegar a la belleza, en esa especie de deseo de llegar a la perfección, se abandonan levemente las aristas ásperas que en ocasiones poblaron trabajos anteriores y se centran más en un fluir más fácilmente asumible para cualquier tipo de escuchante. No es música comercial, no sonará en radios, ni se pinchará en masivas discotecas. No llenarán en sus conciertos grandes estadios ni los próceres nacionales e internacionales de la crítica babearán públicamente. No sucederá nada de eso, por fortuna. De este modo, podremos seguir pinchando el CD (si es que eso es posible, uno se crío con plásticos grandes y negros) en la más absoluta intimidad, cuando las manos besan pieles y se recrean en los poros. Cuando bocas y ojos se entrelazan en miradas y lenguas. He aquí la perfecta banda sonora, incidental puede pero imprescindible las más de las veces.