NICK CAVE & THE BAD SEEDS: Dig, Lazarus, Dig (Mute 2008)

31/3/08
Y que cada vez que este buen señor saca un disco nuevo me parezca tan bueno como el primero… Con el tiempo, el señor Cueva demuestra que posiblemente haya encontrado la fórmula que le permite sacar un disco tras otro, crear una canción detrás de otra sin que se note que tiene una trayectoria larguísima de la que sentirse orgulloso. Y termina por dar casi lo mismo (yo le sigo echando de menos, no sé la razón) que Blixa Bargeld ya no esté, porque reto a cualquier no superaficionado a los Bad Seeds a ordenar las canciones de estos tipos de los últimos veinticinco años por orden cronológico. ¿Se repiten? Puede que sí. Pero en este caso (y juro que negaré haber dicho esto si se me pregunta) esa repetición es buena. Dig, Lazarus, Dig es cenagoso como Nueva Orleans, tiene un punto kitsch muy de Fear And Loathing In Las Vegas y es rock y es oscuro y es víscera (carnaza a veces) y es alma y es reconocible, muy reconocible. Está a la misma distancia de Grinderman que de The Birthday Party, en un lugar común en el que cabe todo lo hecho por la banda anteriormente. Tal vez se aleje un poco de la parte más tranquila, la del hombre y su piano, la que deleitaba en Abbatoir Blues o en Nocturama (quizá Tender Prey o From Her to Eternity sean referencias más exactas) pero es Nick Cave y son los Bad Seeds de la primera canción a la última y eso por fortuna significa mucho.


BAUHAUS: Go Away White (Cooking Vinyl 2008)

30/3/08
Creo que se me entenderá cuando digo que este es uno de los discos que más complicado me pone el normalmente agradable “trabajo” de comentar. Soy fan irreductible de Bauhaus desde hace una pila de años y he tenido la fortuna de disfrutarlos cuando los creía muertos y de asistir a dos resurrecciones (en directo, algo que jamás soñé). Y ahora resulta que veinticinco años después del último disco, deciden sacar un nuevo trabajo de estudio. Imbécil sería si hubiera pensado que en esos veinticinco años no había pasado nada, que se podía seguir dónde lo dejaron. También es de idiotas creer que a estas alturas Bauhaus van a ponerse a la altura de jovencitos que sacan su primer disco o que empiezan en esto de la música. Pero entonces, ¿qué lleva a esta gente a crear un nuevo disco? Lo de los conciertos lo entiendo pero teniendo carreras más que consolidadas por separado, ¿por qué arriesgarse a manchar la leyenda? No tengo ni idea pero el caso es que llevo casi un mes escuchando este Go Away White y no termino de saber por dónde meterle mano. Lo primero que debo decir es que salvo en contado momentos (Saved, por ejemplo, podría haber sonado en Mask o en cualquiera de los otros discos del grupo) se ha diluido con los años lo que hacía enormes a Bauhaus. Cuesta encontrar la voz maravillosa del señor Murphy sangrando cada palabra, la guitarra parlante de D. Ash se ha tornado mucho más convencional, los bajos y los golpes en los parches de los hermanos Haskins han perdido gran parte de la gracia… No digo con esto que Go Away White sea un mal disco, en absoluto, es un muy buen trabajo (tiene momentos en los que demuestra cien por cien que el que tuvo retuvo) pero suena demasiado moderno para ser un clásico (cualquiera de los antiguos lo es) y demasiado clásico para ser moderno (dudo muy mucho que llegue a los fans de siempre en la misma medida y que haga acercarse a la banda a los neófitos) está a la altura de los en solitario de Peter Murphy o de los mejores de Love and Rockets. Ni aporta nada demasiado nuevo a éstos ni suena demasiado a Bauhaus. Es más, da la sensación de que se han sumado las voces a la música como si refrieras canciones de ambas trayectorias por separado, no hay empaste entre ellas. No estremece o por lo menos a mí, no me estremece. Me duele decir todo esto pero así lo siento. Y lo siento.

HUNGRY EYE Y MT SIMS

19/3/08

Los nuevos trabajos de los geniales Mt Sims van a ser publicados bajo el paraguas del sello Hungry Eye Records (sí, amigos, los que publican los discos de Sixteens, Black Ice, Bellmer Dolls, etc, etc).

En abril aparecerá un EP de 12", A Grave EP, en edición limitada a 1000 ejemplares, en vinilo transparente y con artwork a cargo de Peter Wu.

Proximamente también se publicará el tercer CD de la banda, Happily Ever After, en el mismo sello.

Puedes obtener más información en:
http://www.hungryeyerecords.com
http://www.hungryeyerecords.com/bands/mt_sims/index.html
http://www.myspace.com/mtsims


Tema en exclusiva: Steal this Song (unreleased)
http://www.hungryeyerecords.com/bands/mt_sims/Steal_this_Song.mp3

Videos:
Mt. Sims in Budapest performing "Breaking the Ice" from the forthcoming "A Grave EP"
http://youtube.com/watch?v=6h5p9G0gjeQ


Mt Sims performing "Love's Revenge"
http://youtube.com/watch?v=mGPeKuYmuik

THE DEADFLY ENSEMBLE: A Seed Catalog For Extinct Annuals (Trisol 2008)

5/3/08
El proyecto paralelo de Lucas Lanthier (Cinema Strange) ha parido de nuevo. Otra vez se encuentran por aquí las peculiares visiones de lo fantástico y lo grotesco, los sonidos a medio camino entre el decadentismo añejo de principios del XX y la siniestra sensibilidad propia de los tiempos que corren (cuando se tiene esa misma, lógicamente). Cierto es que si prestas especial atención a los últimos discos de los del cine extraño no verás en este proyecto tantas diferencias. De hecho, sí, este A Seed Catalog For Extinct Annuals podría perfectamente ser el sucesor de aquel Quatorze Exemples. La culpa tal vez sea de la voz, tan peculiar y personal o de la languidez instrumental o del ambiente entre sórdido y macabramente atractivo. En cualquier caso, esta nueva colección de canciones oscuras y glamurosas deleitará los oídos de cualquier aficionado al género (aunque este que escribe no tenga ni pajolera idea de cómo definir con exactitud el sonido del combo) y como siempre no dejará frío al resto: es un disco tan odioso como cualquiera de los precedentes de C. Strange o de D. Ensemble y tan amable como ellos. Dependerá esta vez de quién lo escuche, pues los de Mr. Lanthier (en cualquiera de sus cada vez más múltiples reencarnaciones) son incapaces de provocar indiferencia.