CHRISTIAN DEATH: American Inquisition (Season of Mist 2007)

9/11/07
Ha pasado mucho tiempo (cinco años) desde la última vez que hubo noticias de los Christian Death de Valor. Desde el infame “Lover Of Sin” y su deplorable recuerdo no habían vuelto a prodigarse en plástico y para los muchos (o al menos para mí) que nos arrepentimos en su momento de habernos comprado aquel disco (aunque escuchando Born Again anti Christian tendríamos que haber sido más cautos), este American Inquisition nos producía más recelo que ilusión. Las incursiones del señor Kand en los guitarrazos “cradleoffiltheros” y el doble bombo eran tan desacertados (incluso para los amantes de ese palo) como deleznables, tan absurdos como insultantes hacia un legado de grandes, enormes, discos como los que nos había entregado en el pasado. Pero bueno, dejemos glorias y desengaños caducados y centrémonos en este American Inquisition. En primer lugar cabe decir que abandona la senda (afortunadamente) del del amante del pecado y de algún modo retorna lo desatendido cuando se inició ese camino. ¿Quiero decir con esto que vuelve a estar a la altura de Atrocities, The Scriptures, Sex, Drugs and Jesus Christ o incluso el irregular All The Love/All The Hate? No, en absoluto. Ni Maitri es Gitane Demone (ni por asomo), ni es fácil repetir semejante repertorio, ni la (siempre extensa) creatividad de Valor parece dar ya para tanto. Retoma discos como Prophecies, Pornographic Messiah o, hilando muy fino, Sexy Death God. Es decir, vuelve un poco a la segunda mitad de los noventa. Con el sonido modernizado (llegan en ocasiones a parecerse un poquito al último Marilyn Manson) y mejorando algunos aspectos, como la producción sobre todo. ¿Qué tenemos aquí, entonces, en suma? Pues un disco digno, correcto, escuchable sin alharacas y casi casi disfrutable (algunas canciones son realmente buenas, otras bastante flojas, especialmente en las que entra en “funcionamiento” la excepcionalmente bien dotada –aunque seguramente para otros menesteres- garganta de Maitri). Lejos de los mejores trabajos de V.K., pero sensiblemente superior a los últimos.

0 comentarios: