HAGALAZ RUNEDANCE: LA MAGIA DEL HIELO

4/2/04



Hagalaz Runedance es el proyecto personal de Andrea Nebel Haugen. Acompañada por diferentes músicos, la mayoría procedentes del Black Metal y del Folk nórdico, orienta los planteamientos musicales e ideológicos de la banda hacia la recuperación de los mitos e ideas de los pueblos paganos que ocuparon el norte de Europa antes de la llegada del cristianismo. En toda la discografía del grupo ocupa un papel preponderante la figura de la mujer y su importancia dentro de todas, o casi todas, las culturas “primitivas”. No tiene nada que ver con el rol, adjudicado por el feminismo al uso, en el que la mujer debe ocupar un papel similar al del hombre en la sociedad, sino que en las culturas nórdicas, la mujer representa la sabiduría, la belleza y las conexiones con la naturaleza y los dioses. Así, diosas como Hel, Frigga o Yggdrasil aparecen constantemente inspirando los textos de las canciones. También Seidr o Skadi aparecen en muchas de las letras de la banda. Otra conexión entre las mujeres y la naturaleza en los pueblos a los que nos referimos viene dada por el ciclo menstrual de la mujer, relacionado con la luna y sus fases. Se creía en una conexión mágica entre ambos con lo que la mujer tenía una importancia básica en los rituales y el chamanismo nórdico ya que era ella la que estaba más íntimamente relacionada con la divinidad.
Respecto de la magia y de la brujería, se vuelve a las raíces de la misma, nada que ver con la idea cristiana medieval que satanizó y persiguió con saña (bastante demoníaca, aunque fuera en nombre de Dios) estas prácticas. Para Andrea Haugen no existe la magia blanca ni negra, buena ni mala, simplemente es magia. Los seguidores de la religión germánica de Asatru elaboran sus rituales y sus reuniones sin perjudicar a nada ni a nadie, es más, la constante preocupación por estar en unión con la naturaleza y sus fenómenos les hacen ser especialmente respetuosos. Por supuesto quedan excluidos los que se dedican a quemar iglesias y esas cosas. Creemos que la venganza no lleva a ningún sitio y que existen formas de lucha por recuperar las raíces que no incluyen las agresiones a nada ni a nadie. El uso de las runas y de la iconografía nórdica no supone más que otra forma de comunicación, de poder bien entendido. Sed bienvenidos al mundo de HAGALAZ RUNEDANCE:
En 1996 publican un primer single llamado When The Trees Were Silenced, seguido en 1998 por el primer álbum del grupo llamado The Winds That Sang Of Midgard’s Fate. En este disco cuenta con la colaboración de Harald Ulvestad, Svein-Tore Dammen, Tomas Thormodsaeter Haugen (componente entre otros de Burzum, Emperor o Satyricon), Jens Olav Haugen, Galdrmann, Bjorn Harald Jensen y Thornbjorn Akkerhaugen. En este trabajo la presencia de los instrumentos de cuerda y la voz, a veces fuerte a veces dulce, de Andrea transportan al oyente a un mundo pasado, cargado de referencias tribales y mitológicas. Los textos incluyen multitud de referencias al chamanismo nórdico así como a la importancia de los sentimientos frente a la rigidez de normas de la sociedad occidental en general y del cristianismo en particular. La naturaleza, en todas sus formas es una constante en todo el disco; invocaciones, reminiscencias rituales y buen gusto llenan todos los minutos del CD.
En 1999 publican Urd-That Which Was, un ep de cinco canciones que incluye tres remixes de temas del primer disco y dos temas inéditos aunque uno de ellos (Wake Skadi) aparecerá posteriormente en Volven, ya en el año 2000. En este disco colaboran Zilla Eidskrem y Anders Hovde. Se incorporan sonidos de viento y unos teclados más presentes que en The Winds… sin por ello perder ni calidad ni sentimiento, manteniendo un estilo personal que les hace únicos. De nuevo los textos se refieren a la mitología, las relaciones humanas y la unión con el mundo natural de donde el hombre jamás debió apartarse.
En el 2002 se publica el que por ahora es su último disco: Frigga’s Web. Participan Kristian Nordeide (de Aeternus y Corona Borealis), Goran Hallmarker y Chris Eidskrem. De nuevo la mitología, los cultos paganos y la naturaleza están presentes en cada una de las diez canciones que lo integran. La décima, The Soul Of A Hound, está dedicada a un galgo que convivía con Andrea y que murió mientras preparaba el disco. El sonido es más “moderno” aunque se siguen tratando los mismos temas. En general, todo el disco está inspirado en la diosa Frigga que es la divinidad encargada de las mujeres y del cuidado de los niños.

En todos los discos se recorren los caminos de la vida y la muerte, desde el nacimiento hasta la eterna pregunta sobre el más allá. El tiempo, la nada, la muerte, el nacimiento de una nueva vida… todo ello mezclado con los animales, los bosques y las creencias que lo relacionan. Los dioses, siempre llamados, no siempre escuchados se reflejan en cada una de las notas, en cada una de las palabras. Los sentimientos contra el orden establecido. Las sensaciones contra los pensamientos. Siempre unidos. Las personas individuales frente al rebaño. Las ideas sobre las ideologías, eso es Hagalaz Runedance.
Aparte de grabar discos, Andrea ha publicado varios libros sobre el folklore nórdico, los ritos chamánicos de esa cultura y el paganismo precristiano. El último de ellos, The Ancient Fires Of Midgard, habla sobre la comunión del hombre con la naturaleza, tal y como la entendían los antiguos pobladores de Escandinavia, y los rituales y tradiciones paganas que desaparecieron, al menos superficialmente, con la entrada del cristianismo. También ha publicado diferentes artículos en varios medios, entre ellos el magazine del primer Arcana Europa. Musical y literariamente, la recuperación de los antiguos mitos y religiones son el objetivo que persigue el grupo. El conocimiento, la sabiduría y la práctica de sus enseñanzas nos hará más libres.
Tanto a través de sus textos, canciones y notas musicales como a través de sus libros y artículos, Andrea Haugen representa desde Noruega la esperanza en un pasado que no sólo no debe olvidarse sino que tiene plena vigencia. Disfrutad oh mortales de la llamada de los dioses...